El desalojo fue seguido por la demolición de las construcciones precarias.El predio se encuentra emplazado en la esquina de La Pampa y Ciervo de Los Andes, donde antiguamente funcionaba un basural, conocido como «La Containera».En el lugar -donde se registraban esta mañana algunos incendios de las últimas casillas y de precarias carpas- camiones de gran porte y excavadoras continuaban con el desalojo, junto a personal del servicio de Buenos Aires Presente (BAP).

Graciela Sosa: «No sabemos adónde vamos a dormir con nuestros hijos» 

Graciela Sosa, una de las voceras de las familias del asentamiento, dijo a la prensa: «Ahora no sabemos adónde vamos a dormir con nuestros hijos. Hace más de tres meses que estamos en el asentamiento. Armamos el asentamiento porque no tenemos un lugar para vivir».

«El terreno (que se había) tomado es un espacio clave para el avance de la urbanización y un paso más hacia la integración social, ya que está destinado a la construcción de una escuela para los chicos del barrio. Una vez en funcionamiento, contará con nivel inicial y primario y tendrá capacidad para que asistan alrededor de 210 alumnos», señaló el escrito oficial.

El predio se encuentra emplazado en la esquina de La Pampa y Ciervo de Los Andes.

En precarias carpas, con unos 200 chicos en el asentamiento, con bajas temperaturas, ollas populares y fogones, las mujeres y algunos pocos hombres ocupantes del predio se mantuvieron hasta este jueves en uno de los costados del Barrio 31.

Los vecinos que acampaban en el lugar cuentan con el apoyo de distintas organizaciones sociales, entre ellas, el Movimiento Somos Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), el Movimiento Popular La Dignidad y el CTD Aníbal Verón.

El Gobierno de la ciudad de Buenos Aires y la Fiscalía 11 del distrito porteño desalojaron a unas 100 familias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *