Hoy es miercoles 24 de abril de 2019 y son las 21:58 hs. ULTIMOS TITULOS: Adriana Salgueiro y una operación exitosa / La AABE transfirió cinco inmuebles a municipios para la construcción de viviendas sociales / Murió Jean-Pierre Marielle, gran figura del cine francés / Quién es el nuevo presidente de Corteva para la región Cono Sur / La llamativa foto de Elisa Carrió tras las críticas por sus dichos sobre De la Sota / Mucho antes de conocerlo, la novia de Sergio Denis buscó pareja en televisión / Premios Martín Fierro 2019: Susana Giménez, Mirtha Legrand y Marcelo Tinelli confirmaron su presencia / Otro paso para llegar con la harina de soja a China / San Isidro: lanzan una aplicación que unifica todos los llamados de emergencias / Inundaciones en Chaco: "De la soja solo pudieron salvarse algunos lotes" / Puerta a puerta: la odisea en la Aduana por un chocolate que se volvió viral / Marco Lavagna: su plan para enfrentar a Larreta, sus aliados massistas y el factor Lousteau / Tras la suba de hoy, el dólar amenaza con impulsar la inflación en abril y mayo / Marcela Tinayre sobre Jorge Rial: "No sabía que era vengativo" / Bolsonaro visitará la Argentina el 6 de junio / Por un nuevo desplome en las importaciones, en marzo hubo superávit comercial / Una familia porteña necesitó $10.248 más que en marzo del año pasado para no ser pobre / La Suprema Corte bonaerense reclamó más fondos al gobierno de Vidal / José Alperovich, sobre su comentario machista: "No sé qué molestó pero pido disculpas" / Control de precios en 1950: "No es para el mal de ninguno sino para el bien de todos" /
5 de junio de 2015
Avaricia
El sistema continuamente coloca en peligro a la democracia. Ésta depende de la buena voluntad de sus componentes, pero la avaricia política suele plantear dudas sobre los caminos a seguir.

Por Gabriel Princip

¿Es útil la alternancia política? ¿Sirve que dirigentes empresariales, deportivos y políticos se aferren a sus cargos cuando la alta exposición demuestra sus falencias reñidas con la moral y las buenas costumbres?

La alternancia sólo le sirve al poder económico. ¿Por qué? Sencillo, el gobernante no se acomoda al sillón que ya tiene que irse. La gestión queda al margen pues el tiempo se agota.
El gobierno eterno tampoco es útil. Aquí la avaricia hace punta y obnubila la visión de los dirigentes. Pero que entendemos por avaricia. Es un pecado capital y además es el deseo de poseer cada vez más riquezas sin compartir. Otra definición es el afán desordenado de poseer riquezas para atesorarlas.

Avaro es Josep Blatter que durante dos décadas desprestigió al fútbol mundial. Su gerente para la Argentina solía decir en su anillo, “todo pasa”. Ésta vez no pasó y la avaricia del suizo no supo impedir su declinación absoluta.

Avaro son los Estados Unidos que a través del poder de fuego somete países, sueños, ilusiones y progreso. Además de armar guerras en el tercer mundo, exportan economistas para que no quede un dólar de la deuda sin pagar. Pero nadie se planta y grita que los americanos tienen la mayor deuda externa del planeta. Tal es así que no se puede mencionar en radio por razones de tiempo.
Avaro es el poder económico que tiene como único objetivo que las mayorías empobrecidas mantengan a las ricas minorías automáticas. Plantean modelos económicos de ajuste y recesión con un marcado color antipopular. Obligan a la diferencia de clases y ponen en blanco sobre negro que el mundo es solo para unos pocos donde los nacionalismos no tienen razón de ser. Donde el trabajador es un esclavo remunerado y las clases altas tienen a Dios como su vocero.

Avaros son los confundidos de clase. Aquellos que se originan en el conventillo o en el potrero alcanzaron el cero kilómetro y hoy creen que la señora de Noble los invita a un coctail. No se dieron cuenta que a pesar de su progreso económico deben coincidir con las clases medias bajas y bajas. Estos le convidan un mate, la oligarquía instrumenta las herramientas para que no dejen de pagar impuestos y ni se arrimen a la puerta de su clase.

El planeta rinde culto a la avaricia. Aquí también se le rinde pleitesía y la clase dirigente es una clara muestra. Pero ¿quién es más avaro? Algunos dirán la derecha, otros la oposición o también el gobierno. Podemos probar quien es más avaro o sea quien quiere proteger lo que posee sin compartir absolutamente nada.

Y si, podemos aclarar los tantos. Aquel que traiciona una idea para privilegiar su candidatura y que esta no sea aceptada por el soberano, es un avaro. Aquel que alquila su convicción para que llegue al poder alguien que piense en forma opuesta, es un avaro. Aquel que conforma listas sin tener en cuenta la historia de cada uno, es un avaro. También es avaro el delegado gremial que se transforma en empresario utilizando a la masa obrera solo para acrecentar sus intereses ¿Y quién no lo es, quien no entra en este pecado capital? Aquellos que dieron la vida, que no duermen, que trabajan día a día y que arriesgan su nombre, su calma y su paz por el bienestar general. Los nombres y apellido se los debo, mejor dicho para no incurrir en un error usted complete este pensamiento, usted no sea avaro y ponga los nombres respectivos.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
OPINIÓN
La soberbia
Comentarios:

RadiosNet