Hoy es sabado 19 de enero de 2019 y son las 09:41 hs. ULTIMOS TITULOS: La historia de Leandro, el chico que espera un trasplante de corazón desde hace tres años / El mensaje de despedida de la novia del sueco que perdió una pierna tras ser baleado en un asalto / Las cinco obsesiones de Mauricio Macri en la carrera electoral / Las películas que no te podés perder, según Catalina Dlugi / El lateral que iba a ser de selección, perdió el rumbo y ahora llegó a San Lorenzo / Independiente empezó el año con una sonrisa: derrotó a Gimnasia en Mar del Plata / Otro horizonte para el golf: de deporte elitista a vehículo de inclusión social / Para River, se terminan los festejos y empieza la hora de jugar por los puntos / Rafael Nadal siempre está: avanza en Australia y suma 250 triunfos en los Grand Slams / Mohamed: lo que aprendió del básquet y el fútbol americano, y los técnicos que lo marcaron / Sandro Mareco eligió el camino más lento en el ajedrez, pero ya está dejando una huella / Antonio Mohamed: ?No miren mis goles en YouTube, pregunten qué clase de persona soy? / River Plate-Defensa y Justicia, por la Superliga: horario, TV y formaciones / Difunden imágenes de Carla, la mujer desaparecida en Pompeya / Allanaron la casa del hijo de una de las turistas israelíes desaparecidas en Mendoza / Vecinos de distintos barrios porteños se manifestaron contra el aumento de tarifas / Nicole Neumann: "Con Jimena Barón tuve y tengo la mejor" / Copa del Rey: Barcelona eludió la sanción y tendrá un duro cruce ante Sevilla / Boca se quedó sin coordinador de inferiores: Burdisso despidió a Claudio Vivas / Especializan a penitenciarios que trabajarán en una cárcel modelo para jóvenes adultos /
9 de junio de 2015
Envidia
Sabemos escuchar criticas muy ácidas en el ambiente político. Dirigentes, empresarios y deportistas consumen minutos en televisión, radio y demás medios para denostar a pares con mejor consideración popular.

Por Gabriel Princip

Para ponerlo en blanco sobre negro suelen aparecer en los grandes medios densas declaraciones de Elisa Carrió, Patricia Bullrich, Laura Alonso, Nelson Castro o Jorge Lanata donde el factor común de su razonamiento suele ser la envidia.
Y si, tienen el deseo de obtener algo que posee otra persona y ese carece, o también expresan un pesar, tristeza o malestar por el bien ajeno. La envidia no se devalúa, siempre permanece estable y es moneda corriente en estos lares.

Pero, ¿por qué envidian y a quienes?. Odian el aplauso al otro, le molesta la popularidad de un par, no duermen por el éxito ajeno.
Y esto los lleva al camino de la mentira, de la falsedad. Crean ventanitas irreales de un Facebook que no existe. Observan un micrófono y se detienen frente a ellos para enhebrar una historia que solo existe en su imaginación con el objetivo de denostar a su adversario hoy convertido en enemigo.

Aquellos que lograron la popularidad eterna fueron victimas de lenguas falaces. También los que alcanzaron la idea de mito sufrieron las mas atroces mentiras.

No debemos olvidar el viva el cáncer del cual fue victima Evita. O las violaciones, crímenes o torturas que existían en la imaginación del ilustrado antiperonismo cuando se referían al General Perón.
De Néstor, ni hablar y de Cristina menos. Términos procaces en las redes sociales e historias ficcionadas en los labios de diputadas que se han transformado en mentirosas seriales hacen de la envidia un factor común.

Pero, ¿Cómo se termina con este pecado difícil? En el día a día y en el barrio se logra cambiando amistades y reuniones pero en la política no se observa la solución. Las declaraciones mal intencionadas y con escasa verdad en los labios políticos son tomadas por los medios que hacen un reality de cada opinión.
Pero, ¿para qué hablo de este tema? ¿Para defender a un gobierno?, No. ¿Para poner la cara por una persona en especial?, Tampoco. Uno reflexiona en voz alta con la utópica idea de que el ciudadano, el escucha, no caiga en la trampa de los subordinados a la oligarquía. No se puede conceder espacio y tiempo a aquellos que hacen de la mala onda una predica y que utilizan la envidia para destruir pequeñas grandes conquistas de todo un pueblo. A aquellos simpatizantes de la actitud negativa que cobran una dieta por faltar a su trabajo preguntémosle sobre sus obras no sobre sus dichos.

Exijamos hechos, no palabras. Y si al menos nada van a hacer por lo menos que se llamen a silencio dejando la envidia en el arcón de los recuerdos.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
OPINIÓN
La ira
Comentarios:

RadiosNet
C