Hoy es miercoles 17 de octubre de 2018 y son las 06:25 hs. ULTIMOS TITULOS: Un gallo para Esculapio: así empezó la segunda temporada / Se simplificó el trámite para obtener el CUIT y hoy ya no deberá ser presencial / Martín Redrado: "Basta de parches y de seguir apretando al sector privado" / Juegos Deportivos de la Juventud: la agenda argentina del undécimo día / "Sergio Massa es una ameba amorfa", y otras frases de Elisa Carrió / DJ Fiorito, el argentino que patentó el sonido de Ibiza, influyó a Paul Oakenfold y "cambió el curso de la cultura pop" / Se negó a declarar el sospechoso atrapado por el asesinato de la embarazada / Señalan el odio racial como causa del brutal ataque a un gitano en Río Gallegos / Patrimonio: cinco joyas racionalistas para volver a disfrutar en la ciudad / El futuro de la selección: peor que perder con Brasil es demorar las bases de una nueva era / El Top 12 de la URBA: los secretos de San Luis para animarse a soñar con el título / Sus compañeros lo dejaron solo y ahora la pelea desde abajo: la dura historia del polista Fred Mannix / Detrás de los culottes de las Kamikazes: las eligieron como las mejor vestidas del mundo / La AFA, última llave para evitar el papelón del clásico de Rosario por la Copa Argentina / Cuáles fueron las razones que llevaron al juez Carzoglio a rechazar la detención de Pablo Moyano / Elisa Carrió: ?No quiero que las mafias del fútbol gobiernen esta Nación" / Crimen en la autopista: procesaron a un prefecto por homicidio agravado / Julio Conte Grand, sobre la denuncia de filtraciones: "Es información pública" / Juegos Olímpicos de la Juventud: el argentino que pensó que su medalla era de bronce y ganó la de plata / Ley de alquileres: cuáles son sus puntos clave /
27 de agosto de 2015
Los dueños de la pelota. Parte II - Por Gabriel Princip
Ya sabemos que las corporaciones supranacionales reunidas realizan el ordenamiento mundial año a año. Ahora bien, los imperios son colaboracionistas necesarios para que estas corporaciones alcancen el éxito deseado.

Uno de ellos es Estados Unidos o como diría José Pablo Feinmann el complejo militar -industrial. Estos muchachos cotidianamente te dictan, poder mediático mediante, cono será tu vida.
Para ser gráficos, hoy Estados Unidos es el centro del poder comunicacional y esto lo utiliza para la creación de guerras, a su vez que estos conflictos son utilizados para la obtención de petróleo. Su primario objetivo.
Pero, ¿Cómo es que sucede todo tan rápido y tan fácil?
El imperio sabe que el objetivo final es una sociedad única y para ello precisa un mensaje único, en este estamento coincide con el pensamiento del Club Bilderberg suprema corporación dirigida por los Rockefeller. Los medios son imprescindibles para llegar a este fin.
Los medios son aquellos que interpretan realidades, falsean la verdad, pero llegan a la obtención de esta reiterando una y mil veces una mentira. Feinmann certifica que la paranoia es el concepto que manejan los medios para colaborar con el imperio.
En tapas, en radios y en tv escuchará cada rato un mismo caso de inseguridad. Drogas, choques, muertos de aquí y de allá crean el miedo en la sociedad.
En la faz política el sinfín de operaciones de prensa sin ninguna base cierta y reiterada por políticos afines al imperio logran crear un formato paranoico en la sociedad.
Que este político sea narco, que el otro también, que aquel robe boletas, que ese tenga cajas fuertes y que lleve bolsos de dinero sin prueba alguna agregan el odio, la envidia y el fascismo en un público que no tiene archivo. Si se publican mentiras en forma reiterada, la transforman en verdad.
La desmentida tardará en llegar y quien consume jamás anda con un archivo o chequeando fuentes para desmentir a los profetas del odio.
Así funcionan los medios y son colaboracionistas imperiales. Éste los necesita para cambiar gobiernos y para justificar conflictos.
Cuando cayó el muro de Berlín, Mariano Grondona dijo: “Es la toma de la Bastilla del siglo 20”. Se equivocó: no cayó un rey sino un sistema. Ganó el neoliberalismo y no vino a darnos bienestar, libertad, democracia y paz entre los hombres de buena voluntad. Ocurrió todo lo contrario. Guerras civiles, una economía única y para pocos y Estado Unidos se lanzó en la búsqueda de otra excusa para seguir inventando guerras.
El imperio fue preparando el terreno para nueva conquistas. Ahora serían los árabes. Y la excusa perfecta fue el 11 de setiembre de 2001 cuando en una conspiración interna y externa caen las Torres Gemelas. Nunca se supo el número real de víctimas como así también solamente en los primeros meses se creyó la versión oficial. Los árabes fueron usados porque a partir de allí Bush, el presidente que se había impuesto en comicio fraudulento, utilizó la paranoia en su país para ir a la conquista del mundo.
Creada la paranoia, el miedo en la gente determina dos cosas: el miedo infinito o que también por miedo salga a conquistar el mundo y esto hizo Bush.
Desde el 2001 en adelante, aparecen sistemáticamente en los medios conflictos, atentados, guerras civiles, primaveras y todas árabes. Y para universalizar todo, el musulmán, así de paso se los usa en el conflicto con los israelíes. Todo esto sirve para la venta de armas, el apoderamiento del petróleo y llegar al objetivo final que es una sociedad única.
El tema da para más y seguiremos en esta idea. Pero recuerde que luego del crimen de Lincoln, el asesinato de Kennedy, Pearl Harbor y las torres gemelas, la derecha hizo y deshizo en la conquista del mundo. En los últimos años más sobre todo cuando Bush dijo que Dios “no era neutral, era norteamericano”. A partir de allí Irak, Siria, Irán y todo el pueblo árabe sufrieron las consecuencias. También algo paso en América Latina. Pero la seguimos después.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet