Hoy es miercoles 17 de octubre de 2018 y son las 07:20 hs. ULTIMOS TITULOS: Un gallo para Esculapio: así empezó la segunda temporada / Se simplificó el trámite para obtener el CUIT y hoy ya no deberá ser presencial / Martín Redrado: "Basta de parches y de seguir apretando al sector privado" / Juegos Deportivos de la Juventud: la agenda argentina del undécimo día / "Sergio Massa es una ameba amorfa", y otras frases de Elisa Carrió / DJ Fiorito, el argentino que patentó el sonido de Ibiza, influyó a Paul Oakenfold y "cambió el curso de la cultura pop" / Se negó a declarar el sospechoso atrapado por el asesinato de la embarazada / Señalan el odio racial como causa del brutal ataque a un gitano en Río Gallegos / Patrimonio: cinco joyas racionalistas para volver a disfrutar en la ciudad / El futuro de la selección: peor que perder con Brasil es demorar las bases de una nueva era / El Top 12 de la URBA: los secretos de San Luis para animarse a soñar con el título / Sus compañeros lo dejaron solo y ahora la pelea desde abajo: la dura historia del polista Fred Mannix / Detrás de los culottes de las Kamikazes: las eligieron como las mejor vestidas del mundo / La AFA, última llave para evitar el papelón del clásico de Rosario por la Copa Argentina / Cuáles fueron las razones que llevaron al juez Carzoglio a rechazar la detención de Pablo Moyano / Elisa Carrió: ?No quiero que las mafias del fútbol gobiernen esta Nación" / Crimen en la autopista: procesaron a un prefecto por homicidio agravado / Julio Conte Grand, sobre la denuncia de filtraciones: "Es información pública" / Juegos Olímpicos de la Juventud: el argentino que pensó que su medalla era de bronce y ganó la de plata / Ley de alquileres: cuáles son sus puntos clave /
2 de noviembre de 2015
Los cuentos y las cuentas - Por De Renzis
Cristina Elizabeth Fernández tiene fecha de vencimiento.

El 11 de diciembre, de una u otra forma, termina parte de un relato, con sus aciertos y sus desaciertos, como ocurre en la vida de cualquier mandatario.

Cierto día, en su departamento de la calle Díaz Velez, entrevisté a Apold. Hablamos de varias cosas con el hombre fuerte del manejo de la difusión de los primeros tiempos del peronismo. En un costado de la biblioteca se observaba un libro de Goebbels, el ministro de propaganda de Hitler.

Y ante mi requisitoria, Apold me contestó: “… cuando los alemanes entraron en Francia, los franceses estaban más impresionados por la campaña publicitaria de Goebbels que por los Panzers…”

Y agregó: “… una mentira, cuando se repite muchas veces, se transforma en una verdad, por lo menos en la acción política”.

Los Bush, hombres de la CIA norteamericana, ocuparon la presidencia de los estados Unidos. Y el mismísimo Putin fue agente de la KGB rusa.

He ahí espías que llegaron a lo máximo en sus países.

En el nuestro es al revés. Se ha bastardeado la inteligencia y la contrainteligencia y se ha subestimado a las operaciones de otros, optando desde el regreso a la democracia, en instalar la mentira como pensamiento.

Alfonsín nos engañó con que “con la democracia se comía”, por lo menos, no lo fue con la suya y el país explotó.

Menem confesó que si decía lo que iba a hacer nadie lo hubiera votado. Fuimos engañados.

Pero nunca se construyó un relato tan falso como el que tiene fecha de vencimiento.

Es falso en cuanto a la legitimidad de origen. Ni Néstor ni Cristina presentaron nunca un habeas corpus por los desaparecidos. Y al revés, Alicia Kirchner, la ahora gobernadora de Santa Cruz, fue funcionaria del Proceso.

Como lo fue Eduardo Menem.

A la Alianza que hoy se critica, diciendo que Cambiemos es la nueva Alianza, pertenecieron Diana Conti, la vieja militante del PC, la actual ministra Deborah Giorgi, la electa diputada Nilda Garré, el ex jefe de gabinete Abal Medina, el subsecretario general de la presidencia, López, por nombrar simplemente algunos. Sin detenernos en que Boudou y Echegaray, al igual que Massa fueron de la juventud de UPAU de Alsogaray.

El ministro de Economía, y ahora diputado electo, de supuestas ideas de izquierda, quedará en la historia con la inflación más alta, con el Banco Central sin reservas, con un endeudamiento oficial que supera los doscientos mil millones de dólares, y será señalado como el responsable de la creación de la nueva deuda interna.

Las paritarias libres, un acierto aplaudible del gobierno, terminaron con un Kicillof queriendo poner un techo del 25%. Después llegaron hasta el 29%. Fueron libres, pero no tanto.

Daniel Scioli, que votó por Alfonsín, y después por Menem, es criticado por representar la década del 90. Por si no lo saben, Cristina votó la primera y la segunda vez, a Carlos Menem.

Y en 1973, a Isabel, aunque no le guste, y aunque diga que la votó con la boleta del FIP por izquierda.

Los cuentos, el relato falso, el mirar la paja en el ojo ajeno, en no querer reconocer que todos venimos de algún lado, producen fatiga y cansancio en los que peinamos canas, sobre todo en aquellos que nos movilizamos en contra de las privatizaciones, mientras Parrili era el miembro informante del proyecto de Dromi, asesor durante todo el kirchnerismo, de Julio De Vido.

Néstor y Cristina aplaudieron la privatización de YPF. Y ahora los pibes de la Cámpora nos quieren convencer que la revolución empezó con ellos.

Hasta que el Estado volvió a hacerse cargo de Aerolíneas denunciamos su desguace y desmantelamiento. Y dejamos que bajo la mentira de la privatización, el Estado argentino se la regalara al reino de España. Después, los mismos españoles se la dieron a un grupo privado que terminaron, hoy, todos presos. Ese mismo grupo privado, o por lo menos uno de ellos, financió el último proyecto periodístico de Lanata, antes de su pase a Clarín.

Los que juegan de progresistas y revolucionarios, ante tanta sangre derramada de los que tuvieron convicciones, deberían guardar respetuoso silencio.

El sistema no nos permite elegir, sino que nos lleva a optar. El recuerdo de la administración radical  es lamentable. No se crean que el nuestro quedará en la historia mucho mejor.

Piensen que Daniel Scioli, donde gobierna, perdió en 70 municipios, que Aníbal Fernández perdió en Quilmes, y Sabatella en Morón. Es decir, donde los conocen más, no los votaron.

Macri no es mejor que Scioli. Ni los votos son apoyando un proyecto que no se sabe cuál es. La gente castigó por el cansancio.

De los cincuenta mil millones de dólares que Kirchner ahorró, y de una inflación controlada, su esposa nos deja el relato del desendeudamiento y la realidad de una deuda interna y otra externa que nos compromete.

Ocho millones de argentinos que no votaron por ninguno de los dos, tienen el futuro de más de cuarenta millones en sus manos.

De esa masa de votantes a quienes ningunos de los dos supieron convencer, estará la decisión para saber si Daniel o Mauricio el 11 de diciembre se escucharán mucho más que Cristina. Como en los cuentos de hadas, todo relato tiene su fin.

Es cierto lo que dice la presidenta: “no es magia”.

Es la realidad, que es la única verdad.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
OPINIÓN
El agua
Comentarios:

RadiosNet