Hoy es miercoles 20 de junio de 2018 y son las 03:01 hs. ULTIMOS TITULOS: Aerolíneas alertó a sus usuarios por una serie de concursos engañosos / Alejandro Katz: ?El Gobierno tiene poca voluntad de explicar lo que hace" / Con Abel Pintos, Babasónicos y Las Pastillas del Abuelo, el Estadio Obras festeja sus 40 años / Vanesa Durán: "Hoy facturo $155 millones, pero hace 20 años dormía en un auto" / Dybala, ese megasuplente estrella por el que todos preguntan en Rusia / El Grupo de los 4: los novatos que Sampaoli impulsa para levantar a la selección / Mundial Rusia 2018. Alarmas encendidas en los DT argentinos: todavía no pudieron ganar en el Mundial / Uruguay-Arabia Saudita, Mundial Rusia 2018: horario, TV y formaciones / España-Irán, Mundial Rusia 2018: horario, TV y formaciones / Portugal-Marruecos, Mundial Rusia 2018: horario, TV y formaciones / Cristiano Rattazzi: "Sería una derrota para el Presidente volver atrás con las retenciones" / Celia, la mamá de Lionel Messi, habla sobre las críticas: "Nosotros lo vimos sufrir y llorar" / Rosario: balearon la casa de la exmujer del juez Vienna, vinculado a la causa Los Monos / Oscar Macías, el diputado acusado de plagio, se defendió: "No hubo mala voluntad" / Se casó en la cárcel el exbaterista de Callejeros Eduardo Vázquez, condenado a perpetua por el femicidio de Wanda Taddei / Abusos en Independiente: allanaron la casa de Hernán Ranieri, el último representante de prensa de Ricardo Fort / Rescataron a tres hermanitos abandonados en Grand Bourg / Andy Freire presentó su renuncia a la Legislatura / Día de la Bandera: Macri canceló su visita a Rosario por miedo a disturbios / Se enfriaron las negociaciones para lanzar Cambiemos en la Ciudad /
6 de noviembre de 2015
Reflexiones de un Abogado Penalista - Por H. L. Carribero
Es muy cierto eso según lo cual todo puede evitarse, salvo las consecuencias.

Es por ello que el buen abogado nunca miente. Solo necesita mostrar las verdades de manera diferente. Esto que es una consecuencia del ejercicio profesional puede convertirse en un abuso desdichado del uso incorrecto del un derecho. Todos los derechos deben ser ejercidos de buena fe.

Después de todo el sentido común es el mismo sentido de la verdad.

Desde siempre he rechazo la estigmatización del que miente. No es sano ni generoso rotular al que miente como un mentiroso. Basta con decir que ha mentido sobre determinado tema, en determinada ocasión, y en determinado día, eso es suficiente. Sin perjuicio de ello, todo el mundo tiene derecho a reivindicar su conducta, la mejor manera de hacerlo es reconociendo su error y ofreciendo disculpas. Es de buena persona reconocer los errores y ofrecer las disculpas correspondientes. Pero también es de buena madera aceptar las disculpas sinceras. No son de mi agrado las personas que no saben aceptar disculpas. A estas personas las atiendo, y nada más.

Una de las conductas más miserables del ser humano es el desprecio por el prójimo. Nadie obliga a que nos ocupemos de aquellas personas con las que no queremos ni deseamos tener relación. Pero tampoco nadie nos obliga a despreciarlos públicamente, sólo para saciar el ego y los pensamientos morbosos. El desprecio merece la más severa condena. Lo mismo ocurre con la burla, más adelante dedicaré unos párrafos a la esto último.

Es difícil encontrar algo más complejo, en el mundo, que las relaciones humanas. Los celos, los rencores, los amores y la envidia, entre otros sentimientos y emociones.

Una vez un médico amigo, en un asado de día sábado, me dijo: “Cuidado con tomar medicamentos para la ansiedad. La mayoría de las veces no se trata de ansiedad, sino de emociones negativas. Las emociones no se medican, se procesan”.

Siempre lo recuerdo, en especial ahora que el clonazepan se consume como caramelo.

Destaco de la profesión la constante relación y vinculación con personas de todo tipo. Eso me enseña a conocer las costumbres del ser humano, sus vicios y sus debilidades. Todos los días de aprende algo nuevo. Son pocos los días que no converso con alguien que jamás antes había visto. Esto es gratificante, las relaciones humanas, los diálogos las charlas informales pero respetuosas sobrevuelan mi oficina de manera constante. Creo que hay pocas profesiones en el mundo que permiten conocer a tanta gente como lo hace el ejercicio de la abogacía.

En mi caso, la soledad y la libertad han sido mis más fieles compañeras en el ejercicio de la abogacía. De manera conciente puedo afirmar, sin dudarlo, que estoy enamorado de la soledad y la libertad, desde que comenzó mi carrera. De la misma forma, el buen humor es la premier regla para trabajar muchos años en la profesión de abogado penalista. Un abogado sin buen sentido del humor, se consume a sí mismo en poco tiempo. Quiero decir que en dos años se sentirá agotado por las preocupaciones, y se distraerá en forma uniforme con las cosas que memos importancia tienen, dejando de lado las más trascendentes para él y para su cliente.

Hugo López Carribero, Abogado penalista.

Autor del libro “Asesinato perfecto, en el pueblo de los infieles”.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet