Hoy es miercoles 20 de junio de 2018 y son las 03:02 hs. ULTIMOS TITULOS: Aerolíneas alertó a sus usuarios por una serie de concursos engañosos / Alejandro Katz: ?El Gobierno tiene poca voluntad de explicar lo que hace" / Con Abel Pintos, Babasónicos y Las Pastillas del Abuelo, el Estadio Obras festeja sus 40 años / Vanesa Durán: "Hoy facturo $155 millones, pero hace 20 años dormía en un auto" / Dybala, ese megasuplente estrella por el que todos preguntan en Rusia / El Grupo de los 4: los novatos que Sampaoli impulsa para levantar a la selección / Mundial Rusia 2018. Alarmas encendidas en los DT argentinos: todavía no pudieron ganar en el Mundial / Uruguay-Arabia Saudita, Mundial Rusia 2018: horario, TV y formaciones / España-Irán, Mundial Rusia 2018: horario, TV y formaciones / Portugal-Marruecos, Mundial Rusia 2018: horario, TV y formaciones / Cristiano Rattazzi: "Sería una derrota para el Presidente volver atrás con las retenciones" / Celia, la mamá de Lionel Messi, habla sobre las críticas: "Nosotros lo vimos sufrir y llorar" / Rosario: balearon la casa de la exmujer del juez Vienna, vinculado a la causa Los Monos / Oscar Macías, el diputado acusado de plagio, se defendió: "No hubo mala voluntad" / Se casó en la cárcel el exbaterista de Callejeros Eduardo Vázquez, condenado a perpetua por el femicidio de Wanda Taddei / Abusos en Independiente: allanaron la casa de Hernán Ranieri, el último representante de prensa de Ricardo Fort / Rescataron a tres hermanitos abandonados en Grand Bourg / Andy Freire presentó su renuncia a la Legislatura / Día de la Bandera: Macri canceló su visita a Rosario por miedo a disturbios / Se enfriaron las negociaciones para lanzar Cambiemos en la Ciudad /
3 de febrero de 2016
Sin necesidad-Por Kurt Wilkens
El 31 de marzo vencerán 24 mil contratos públicos en el estado nacional en el área del gran Buenos Aires y Capital Federal. El gobierno por los pasillos ya avisó: no habrá renovación, o sea, más de 80 mil personas conocerán el flagelo de la desocupación. ¿Hacen falta estos despidos? Para una economía al servicio del hombre, no. Para el macrismo, eufemismo de la derecha, es imprescindible. De esta manera, ahorra dividendos para pagar intereses de una deuda recién creada sin necesidad alguna.

Así se moviliza la derecha, entre prohibiciones y despidos. Utilizando al hombre como herramienta para negocios cortoplacistas de proyectos personales y de paso, reducimos un país a una factoría. En 2015 pasamos del mejor sueldo sudamericano, la jubilación más alta y la nación con más derechos, a un símil de Puerto Rico camino a una pobreza feliz dentro de la revolución de la alegría.
El formato derechoso es así: Optimiza sus recursos y aumenta la densidad de la maldad, que es proporcional a las horas que permanece despierto el ejecutivo. Y el bastardeo de los símbolos son el escudo necesario para ejercer los más sádicos y finos actos maliciosos que el país tenga memoria.
Por ejemplo, no hay necesidad de la cantidad arbitraria de decretos, menos aún de rifar el Arsat. No es necesario apagar las luces del edificio de desarrollo social que marcaba el esplendor de los rostros de Evita. No es imprescindible cambiar todos las figuras de los billetes por animales tan sólo para desaparecer el billete de 100 pesos, el de Evita.
¿Hace falta descolgar el cuadro de Néstor y el de Chávez? Menos aún hace falta despedir 1 millón 800 mil personas y, sin embargo, se hace con placer. Eso sí, el rotulo de los despidos es no renovación de contratos de ñoquis o militantes de La Cámpora. Aunque no sea verdad, sirve para justificar en los medios.
Pregunta, ¿Hace falta desmalvinizar? ¿Eliminar el billete de 50 pesos que recordaba la gesta, no incluir a los ex combatientes y decir que la reunión con Cameron fue “muy linda”, al tiempo que el inglés ponía la soberanía fuera de toda discusión?
¿Hace falta un Lopérfido para banalizar a los desaparecidos diciendo que no eran 30 mil? Quizás 15 mil, ¿Le gusta? ¿Hace falta este funcionario sin secundario, sin ideas y con mucho odio?
¿Es necesaria tan escasa libertad de expresión, hay alguna necesidad imperiosa de captar y cooptar todos los medios? ¿Hace falta tener un ministro que adule al golpe del 55’? ¿Es necesario cambiar el color de la Casa Rosada? ¿Hace falta ser tan alcahuete del imperio metiéndose en asuntos de otros países? ¿Hace falta tanto odio?
La respuesta a estos interrogantes tiene dos acepciones. Para mantener este gobierno con este plan hace falta represión física e intelectual. “Hay que meter miedo a la gente”, proclamó un dirigente macrista radical. Ahora, nada de lo mencionado es necesario para un gobierno democrático, popular, nacional e inclusivo. El meter miedo es de cobarde e ignorante. Propio de este gobierno.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet