Hoy es martes 16 de enero de 2018 y son las 22:16 hs. ULTIMOS TITULOS: El retiro de una leyenda: el brasileño Ronaldinho le dijo adiós al fútbol a los 37 años / Se viralizó en Twitter una estafa con una billetera virtual / Daniel Angelici se refirió al presunto escándalo en Boca: "Si se confirman los rumores no nos va a temblar el pulso" / Especialistas recomiendan qué hacer para proteger las cuentas bancarias / "Muere 'El Gráfico'... ¡llora por mí, Argentina!": la repercusión del cierre de la revista en la prensa internacional / Cambios en Carrefour: renunció el presidente de la cadena / Apareció con vida el joven perdido en el cerro Tronador hace 10 días / Bryan Cranston en primera persona: un viajo largo y sinuoso hasta llegar a Breaking Bad / Luis Suárez, íntimo en una entrevista con Gerard Piqué: lo que dijo sobre el mordisco a Chiellini en el Mundial 2014 / Enrique Iglesias y Anna Kournikova presentaron a sus mellizos / Tini cantó en Mar del Plata y 40 mil fans festejaron cada una de sus canciones / El Banco Central confirmó la baja de la tasa de las Lebac / El costo de la construcción aumentó 26,6% en 2017 y superó a la inflación / Gerardo Martino, Daniel Passarella y Ricardo La Volpe, entre los candidatos para dirigir a Ecuador / Andrés Chávez se convertirá en el nuevo refuerzo de Huracán: "Quiero arrancar lo más pronto posible" / En 2017 los alquileres aumentaron por encima de la inflación / NBA: Una noche de agresiones y amenazas en la que tuvo que intervenir la policía en los vestuarios / Matt Damon pidió perdón por sus comentarios sobre los abusos de Hollywood / El detrás de escena de El asesinato de Gianni Versace: de tragedia real ficción / El final de un ícono del periodismo argentino: la revista El Gráfico anunció su cierre /
3 de febrero de 2016
Sin necesidad-Por Kurt Wilkens
El 31 de marzo vencerán 24 mil contratos públicos en el estado nacional en el área del gran Buenos Aires y Capital Federal. El gobierno por los pasillos ya avisó: no habrá renovación, o sea, más de 80 mil personas conocerán el flagelo de la desocupación. ¿Hacen falta estos despidos? Para una economía al servicio del hombre, no. Para el macrismo, eufemismo de la derecha, es imprescindible. De esta manera, ahorra dividendos para pagar intereses de una deuda recién creada sin necesidad alguna.

Así se moviliza la derecha, entre prohibiciones y despidos. Utilizando al hombre como herramienta para negocios cortoplacistas de proyectos personales y de paso, reducimos un país a una factoría. En 2015 pasamos del mejor sueldo sudamericano, la jubilación más alta y la nación con más derechos, a un símil de Puerto Rico camino a una pobreza feliz dentro de la revolución de la alegría.
El formato derechoso es así: Optimiza sus recursos y aumenta la densidad de la maldad, que es proporcional a las horas que permanece despierto el ejecutivo. Y el bastardeo de los símbolos son el escudo necesario para ejercer los más sádicos y finos actos maliciosos que el país tenga memoria.
Por ejemplo, no hay necesidad de la cantidad arbitraria de decretos, menos aún de rifar el Arsat. No es necesario apagar las luces del edificio de desarrollo social que marcaba el esplendor de los rostros de Evita. No es imprescindible cambiar todos las figuras de los billetes por animales tan sólo para desaparecer el billete de 100 pesos, el de Evita.
¿Hace falta descolgar el cuadro de Néstor y el de Chávez? Menos aún hace falta despedir 1 millón 800 mil personas y, sin embargo, se hace con placer. Eso sí, el rotulo de los despidos es no renovación de contratos de ñoquis o militantes de La Cámpora. Aunque no sea verdad, sirve para justificar en los medios.
Pregunta, ¿Hace falta desmalvinizar? ¿Eliminar el billete de 50 pesos que recordaba la gesta, no incluir a los ex combatientes y decir que la reunión con Cameron fue “muy linda”, al tiempo que el inglés ponía la soberanía fuera de toda discusión?
¿Hace falta un Lopérfido para banalizar a los desaparecidos diciendo que no eran 30 mil? Quizás 15 mil, ¿Le gusta? ¿Hace falta este funcionario sin secundario, sin ideas y con mucho odio?
¿Es necesaria tan escasa libertad de expresión, hay alguna necesidad imperiosa de captar y cooptar todos los medios? ¿Hace falta tener un ministro que adule al golpe del 55’? ¿Es necesario cambiar el color de la Casa Rosada? ¿Hace falta ser tan alcahuete del imperio metiéndose en asuntos de otros países? ¿Hace falta tanto odio?
La respuesta a estos interrogantes tiene dos acepciones. Para mantener este gobierno con este plan hace falta represión física e intelectual. “Hay que meter miedo a la gente”, proclamó un dirigente macrista radical. Ahora, nada de lo mencionado es necesario para un gobierno democrático, popular, nacional e inclusivo. El meter miedo es de cobarde e ignorante. Propio de este gobierno.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet