Hoy es miercoles 24 de abril de 2019 y son las 21:02 hs. ULTIMOS TITULOS: Quién es el nuevo presidente de Corteva para la región Cono Sur / La llamativa foto de Elisa Carrió tras las críticas por sus dichos sobre De la Sota / Premios Martín Fierro 2019: Susana Giménez, Mirtha Legrand y Marcelo Tinelli confirmaron su presencia / Otro paso para llegar con la harina de soja a China / San Isidro: lanzan una aplicación que unifica todos los llamados de emergencias / Inundaciones en Chaco: "De la soja solo pudieron salvarse algunos lotes" / Puerta a puerta: la odisea en la Aduana por un chocolate que se volvió viral / Marco Lavagna: su plan para enfrentar a Larreta, sus aliados massistas y el factor Lousteau / Tras la suba de hoy, el dólar amenaza con impulsar la inflación en abril y mayo / Marcela Tinayre sobre Jorge Rial: "No sabía que era vengativo" / Bolsonaro visitará la Argentina el 6 de junio / Por un nuevo desplome en las importaciones, en marzo hubo superávit comercial / Una familia porteña necesitó $10.248 más que en marzo del año pasado para no ser pobre / La Suprema Corte bonaerense reclamó más fondos al gobierno de Vidal / José Alperovich, sobre su comentario machista: "No sé qué molestó pero pido disculpas" / Control de precios en 1950: "No es para el mal de ninguno sino para el bien de todos" / Diversidad. El desafío de las empresas de ser un reflejo de la sociedad / Alfredo Casero opinó sobre el libro de Cristina Kirchner y el exabrupto de Elisa Carrió / Los 10 mejores momentos de las películas de Marvel / Fariña rechazó que su declaración haya sido guionada, como dijo su exabogada /
30 de agosto de 2016
Paso a paso
Por Gabriel Princip.
Con pasos cortos y avanzando en el tiempo, la derecha gubernamental pierde oxigeno rumbo a las elecciones de término medio. El tarifacho fue un duro golpe a la mandíbula de Mauricio Macri aunque no se transformó en una medida popular.

El problema en sí es el plan económico. Alejandro Grimson en su editorial de Tiempo Argentino manifestó: “La implementación de un modelo neoliberal sólo está en sus inicios. Porque no llegaron para la libre venta de dólares. Cambiaron con habilidad su estrategia política para transformar las estructuras económicas, sociales y culturales de la Argentina. Y si lo consiguen, podrán hipotecar el futuro. De ahí la asombrosa belicosidad verbal. La “guerra sucia” cultural”.

Y Grimson no se equivocó. El quid de la cuestión es un modelo asesino donde su arma letal es el ajuste. El pensador chileno Manfred Max Neef dijo: “El neoliberalismo es comprar lo que no hace falta con dinero que no tenemos para impresionar a gente que no le interesa”. Y esta regla de oro está ubicada en la mentalidad del gobierno donde solo se habla de materialismo cambiando frivolidad por cultura, inclusión y participación.

Pero el tarifacho sin audiencia pública trató de darle una nueva oportunidad al gobierno. Queda claro que la sociedad no se benefició con el fallo de la Corte sino que quedó en el campo de la incertidumbre. Todos sabemos que habrá una audiencia el 12 de setiembre, que no es vinculante y que dará la herramienta al gobierno para que aumente las tarifas con un techo del 400 por ciento y donde las PYMES no podrán resolver su oscuro final.

También sabemos, encuestas mediante, que el 77 por ciento de los consumidores cree que las tarifas originales son las adecuadas y que el 50 por ciento cree que es responsabilidad del gobierno de Macri. Según la consultora Abeced, en el país hay 520 mil empresas, de las cuales el 96 por ciento son pymes que representan el 45 por ciento del empleo sobre 16 millones de ocupados, con una informalidad del 35 por ciento o sea 5.600.000 personas. Según IDECOM, las pymes son el 90 por ciento del trabajo informal. Según el Energas, el aumento del 500 por ciento alcanza a 400 mil usuarios, que consumen el 7 por ciento de la producción del gas.

Este terrible aumento alcanza en mayor medida a los textiles, vidrieros, gastronómicos, metalúrgicos, papeleros, cerámicos y usinas termoeléctricas. Sólo en el sector textil hablan de 25 mil puestos de trabajo en riesgo.

El tarifacho está en lista de espera. Sólo consiguió una postergación para el recrudecimiento de la pobreza argentina. Roberto Caballero, escribió el 21 de agosto: “En otras palabras, le explicaron a Mauricio Macri y su ministro de Shell, que avanzar con el saqueo del bolsillo ciudadano que se propusieron les exige, legal y mínimamente, llamar a audiencias públicas. Que, además, no son vinculantes. Con algo de sensatez y pedagogía jurídica le demostraron que las cosas pueden hacerse mal o peor, como se venían haciendo desde el gobierno deteriorando la expectativa social, incluso del sector de la sociedad que lo votó”.

Solo un 10 por ciento está de acuerdo con los tarifazos, que serán aquellos funcionales a la oligarquía. Nadie del arco político, ni de la justicia aprueban un aumento desmedido, incluso algunos legisladores Cambiemos comenzaron con la autocritica explicando que nunca la economía debe estar delante de la política, algo que tenía en claro Néstor Kirchner. Esta película financiada por Shell ya la vimos y fue aquella del campo.

Roberto Caballero dijo: “Ésta es una 125 al revés, donde esta vez el Estado, en vez de aumentar las retenciones al sector concentrado del agro para derramar sobre la sociedad una parte de la riqueza generada, procura lo inverso, aumenta los precios de las tarifas para expoliar los bolsillos ciudadanos y entregarle esa riqueza al sector oligopólico de la energía. Lo que el estado dejó de percibir por las retenciones es casi la misma plata que le demanda mantener subsidios y tarifas al alcance de la gente. Es una decisión de la política económica con perjudicados y beneficiarios concretos. Las empresas son las que ganan, la sociedad es la que pierde”.

El precio de cada factura tendrá una definición antes que culmine este segundo semestre que se había prometido como de despegue. El mejor equipo en los últimos 50 años habla de un 2017 de festejos. Claro que entre la inflación que seguirá aumentando, la estanflación que parece consolidada, los Gómez Centurión coimeando en la aduana, una vicepresidente que puede tener el mismo final que su par K y un timbreo amarillo que en su contenido se desarrolla como un Pokemon de la política, el resultado de las elecciones de término medio son una crónica de un final anunciado. Paso a paso la derecha está cimentando las bases de un nuevo fracaso. Así como en el 55´ la persecución ideológica y la política a favor de la oligarquía tuvo una duración de tres años con un final desastroso, aplicando el mismo método, el macrismo tendrá similar final.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet