Hoy es miercoles 24 de abril de 2019 y son las 22:04 hs. ULTIMOS TITULOS: Adriana Salgueiro y una operación exitosa / La AABE transfirió cinco inmuebles a municipios para la construcción de viviendas sociales / Murió Jean-Pierre Marielle, gran figura del cine francés / Quién es el nuevo presidente de Corteva para la región Cono Sur / La llamativa foto de Elisa Carrió tras las críticas por sus dichos sobre De la Sota / Mucho antes de conocerlo, la novia de Sergio Denis buscó pareja en televisión / Premios Martín Fierro 2019: Susana Giménez, Mirtha Legrand y Marcelo Tinelli confirmaron su presencia / Otro paso para llegar con la harina de soja a China / San Isidro: lanzan una aplicación que unifica todos los llamados de emergencias / Inundaciones en Chaco: "De la soja solo pudieron salvarse algunos lotes" / Puerta a puerta: la odisea en la Aduana por un chocolate que se volvió viral / Marco Lavagna: su plan para enfrentar a Larreta, sus aliados massistas y el factor Lousteau / Tras la suba de hoy, el dólar amenaza con impulsar la inflación en abril y mayo / Marcela Tinayre sobre Jorge Rial: "No sabía que era vengativo" / Bolsonaro visitará la Argentina el 6 de junio / Por un nuevo desplome en las importaciones, en marzo hubo superávit comercial / Una familia porteña necesitó $10.248 más que en marzo del año pasado para no ser pobre / La Suprema Corte bonaerense reclamó más fondos al gobierno de Vidal / José Alperovich, sobre su comentario machista: "No sé qué molestó pero pido disculpas" / Control de precios en 1950: "No es para el mal de ninguno sino para el bien de todos" /
16 de agosto de 2017
GUSTO A POCO Y OLOR A VIEJO
En Colonia Vela el día es tan soleado como ventosa la noche. En un despacho lleno de gente hay varios cuadros que cuelgan de las paredes. El del libertador, el de un brigadier, el cuadro del General, y el cuadro del flaco que bajó otros cuadros.

Por Willy Crock


En el escritorio central del despacho estaba sentada "ella". "Ella" es la que le pidió a un colaborador que apague la televisión porque estaba cansada de ver bailar cumbia, y festejar mentiras a sus rivales desde los "cuarteles de invierno".


Los medios llamaban a las florerias para comprarle coronas, y ciudadanos unidos la esperaban a la salida del despacho.


Era la época infame, la del fraude, la del 2017.


"Ella" decidió pasar tiempo sentada con su nieto frente a una computadora, cuando uno de sus allegados abrió la puerta de la oficina y la convenció de encender la TV. La paliza ya no era tal, y faltaban contar votos. Eran los de los electores que desde los cuarteles sólo conocían para denigrar y ejemplificar cuando hablaban de negros.


Pasó el tiempo, el nieto ya se refregaba los ojos y la abuela concedió en que lo mejor era que vaya a dormir.


Pero había algo raro, ¿Que no le había pegado ninguna consultora? No, eso era lo más normal del mundo. ¿Que el mandamás de la zona portuaria de Colonia Vela había reconocido ser el tercero y con su discurso lustrar las botas de los que estaban en Cuarteles de Invierno? No, eso era pan de todos los días…


Hablando de eso, el panadero del pueblo también era uno de los ciudadanos unidos que festejaban cada mini micro mini actualización del 0,0001% de los votos.


Pero volviendo a lo anterior, algo raro había... y hasta se podía sentir en el aire.


Un tufo a viejo, a cambiar futuro por pasado, a volver a la época de vacas flacas, esas que contaban los sufragios a punta de pistola.

 

Las horas pasaban y la tendencia se confirmaba, la paridad entre el propietario de la fábrica más grande de Cervezas Artesanales, y vigilante principal de la cárcel de menores; y “ella” cada vez era más grande.

 

Muchos, indignados, se fueron a dormir pensando que habían secuestrado su voto. Es que ya se había secuestrado goles, e inclusive desaparecer personas, ¿Por qué no desaparecer votos?.

 

Otros, y esto es preocupante, también se fueron a dormir felices. Y eran muchos, según los guarismo el tercio de la sociedad para ser exactos.

 

Pero a estos últimos también se les secuestró los votos, se les mintió, se les hizo creer que lo que su pantalla le mostraba desde los cuarteles de invierno festejando era una realidad irreversible.

 

De madrugada, salió a hablar ella. Denunciando lo que sucedía en ese pueblo, y en ciudades hermanas, agradeciendo y pidiendo perdón. Porque entendió que Colonia Vela no iba a dejar de ser colonia mientras pase esto, que como consecuencia la otrora fortaleza agrícola se iba a marchitar antes de tener brotes verdes. Que la economía del pueblito la manejaban unos pocos que no participaban de la contienda, porque el poder real mirá desde arriba al ciudadano. Y que lo mejor para contrarrestar tanto odio es votar a quien te permita seguir votando.

 

Luego, “ella” se retiró y otro colaborador le dijo “Por qué saliste a hablar? Podrías haber esperado hasta mañana y hacer una conferencia, los números no están claros aún”.

 

A lo que “ella” le respondió “números?, mirá por la ventana ¿No ves que ya amanece?”

 

El hombre la volvió a interpelar “Sí, y…?”

 

“Que va a ser un día peronista”.

 


COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet