Hoy es martes 24 de octubre de 2017 y son las 04:24 hs. ULTIMOS TITULOS: El argentino que conversó con Lenin durante la Revolución en Rusia / "Agente buchón": así Patricia Bullrich controla a la Gendarmería / El impuesto a la soledad / Alfombra roja en Comodoro Py para el desfile kirchnerista / Un vaso de agua no se le debería negar a nadie, pero... / Mitre y López, cara a cara / Para Macri es casi una elección a pedido / Me pescaron viendo porno / Futurología libre de humo / Incidentes en el consultado de Chile en una protesta por la muerte de Santiago Maldonado / Restauran la Torre Saint, icono de la arquitectura porteña / Un robot barman es la nueva estrella de un bar en Las Vegas / San Antonio-Toronto: la "ruleta" de Manu Ginóbili, protagonista en el tercer triunfo en fila de los Spurs / Una campaña propone cenas sin pantallas para promover el diálogo familiar / Cinque Terre: recorré la magia de Italia / Los cambios que entendió Cambiemos / Premios FIFA The Best. Todos los votos: a quiénes eligió Sampaoli, el sufragio de Messi y Cristiano, y las elecciones más insólitas / Bledsoe, el jugador de la NBA que pidió irse de Phoenix por Twitter y después dijo que quería salir de la peluquería / River-Lanús, en vivo: cómo ver online el partido de semifinales de la Copa Libertadores 2017 / Los Pumas: Emiliano Boffelli fue nominado por la World Rugby como 'Jugador Revelación de 2017' /
6 de octubre de 2017
“UNIRSE DEBAJO DEL MISMO PARAGUAS GREMIAL”
Daniel Rodríguez habló en su rol de secretario general de la Federación de Obreros Especialistas y Empleados de los Servicios e Industrias de las Telecomunicaciones de la República Argentina (FOEESITRA) con Comunas, acerca de las problemáticas aparejadas a la posibilidad de acentuar la flexibilización laboral.
Por Rodrigo Marcogliese

¿Cuál es su mirada de la actualidad del movimiento obrero?
Evidentemente hay diferentes vertientes que hoy intentan unirse para poder parar las avanzadas del Gobierno. Desde mi punto de vista deberíamos estar todos debajo de un paraguas sólo como siempre fue la única CGT. Evidentemente cuando hay tres o cuatro corrientes, cada uno pone la mira sobre lo que más le convenga y por ahí lo que más conviene es aportar a la unidad.
 

Ustedes integran la vertiente del MASA, donde comparten el espacio con gremios de actividades que poco coinciden con los telefónicos. ¿Cómo se da este equilibrio?
Dentro del MASA nos encontramos muchos gremios con distintas actividades totalmente disímiles, pero luchamos contra las mismas problemáticas, por ejemplo la flexibilización, despidos, caída en el poder adquisitivo. Nosotros ingresamos en el Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA), pero nunca nos fuimos de la CGT. Si bien somos críticos de la cúpula estamos dentro de la central.

 

Puntualmente, ¿Cuál es la mayor problemática que tienen los telefónicos?
Por el momento no estamos sufriendo el tema de despidos, gracias a Dios. Tenemos el inconveniente del tremendo avance tecnológico, y a veces te deja en la calle la tecnología. Cuesta mucho reconvertir la mano de obra y capacitar a la gente. También tenemos la discusión del día a día sufriendo lo que puede llegar a ser la flexibilización, o la pantalla puesta por las empresas llamada “Retiro Voluntario” que en realidad son despidos encubiertos. Nos encontramos pendientes de la fusión entre Telecom y Cablevisión, porque se conoce muy poco de cómo será. A las empresas les es más fácil y barato tener gente trabajando en otros países o call center, y tercerizar nuestro trabajo.


Teniendo en cuenta lo sucedido con el “Pata” Medina de la UOCRA La Plata, ¿Qué le parece el accionar del Gobierno con respecto a algunos dirigentes gremiales?
Creo que si dejas de lado esa problemática en particular, es una cuestión de disciplinar a los sindicatos, de marcar los límites. El despliegue policial hizo que el día después del hecho, el común de la gente pensó que todos los sindicalistas somos chorros, y no es así.

¿Puede llegar a imponerse acá la reforma laboral que se implementa en Brasil?
Definitivamente no se puede dar acá, es imposible que este modelo llegue a la Argentina. Primero porque encontraría una gran oposición por parte del gremialismo, y además dentro del Congreso hay gente que tampoco está de acuerdo con esa medida más allá de su pensamiento político.

 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet