Lunes 26 de Octubre de 2020

Hoy es Lunes 26 de Octubre de 2020 y son las 04:37 ULTIMOS TITULOS: Oficializan la designación de Cantard somo secretario de políticas universitarias / Alerta por la crecida del Río de La Plata en la costa del área metropolitana y La Plata / Turquía anunció la detención de un sospechoso del atentado en Estambul / El gobierno nacional concedió un anticipo financiero de $3.500 millones a la provincia de Buenos Aires / Indagan a los recapturados por policías baleados en Ranchos y por fuga del penal / El Gobierno designó a los nuevos titulares de la ANSV, la DNV y la CNRT / Francisco: "La lealtad y la fidelidad no están de moda" / El río Paraná descendió 7 centímetros en Victoria, tras llegar ayer a su pico máximo / Dos muertos al chocar una moto contra un paredón de contención del Puente Alsina / El papa Francisco pidió rezar por las víctimas del atentado en Estambul / Macri derogó el decreto que dispuso devolver el 15% de la coparticipación / Por seguridad cambiaron de celda ocho veces en cuatro días a "El Chapo" Guzmán / Buen tiempo y una máxima de 29 grados en la Ciudad / Macri anuncia la construcción de la autovía en la RN 5 / Independiente y San Lorenzo empataron en la apertura del Torneo de Verano 2016 / "El mundo no busca un líder en Moscú o Beijing, nos mira a nosotros", dijo Obama sobre el Estado de la Unión / Buen triunfo de Ferro sobre Weber en la Liga / La AFA resolvió que el 30 de junio a las 18 se celebren las elecciones / El ministro de Trabajo bonaerense reunió a intendentes y sindicatos para conformar Comisión de Empleo Municipal / Garavano recibió a las Madres del Dolor /

  • 17.2º
  • Nublado

COMUNAS AM

7 de mayo de 2015

MARTA ROJAS: Las campanas de Juana la loca.

Con este título sugerente, y una historia narrada de forma atrapante -a pesar de tratarse de la colonización española- irrumpió en la Feria Internacional del Libro, la célebre periodista cubana, Marta Rojas, autora del libro de referencia. La trayectoria de Rojas por el periodismo y las luchas revolucionarias, como testigo de los juicios a Fidel y los asaltantes al Cuartel Moncada, en 1953, atrajo la atención de muchos visitantes al Stand de Cuba.

Por Gabriel Russo.

¿Cómo fue su recorrido a partir de la Revolución cubana y que termino en la guerra de Vietnam?-

La presentación de mi libro ha sido excelente. Durante la Feria del Libro en cada lugar  ha tenido muy buena aceptan, tiene una estructura interesante. Da a conocer muchos elementos de tres continentes, Europeo, Latinoamericano y del Caribe.

El inicio de la “creación”,  del mundo por los españoles,  la relación que Tuvo tanta España como Europa  en la formación de las dos  primeras islas que se colonizaron  que eran La Española y Cuba. Comienza en el siglo XVI y termina en el XIX. El narrador, es un lector de tabaquería. Un personaje muy peculiar en Cuba. Un individuo autodidacta, que todavía existe como figura social  y cultural en la Isla. Ellos les leen a los tabaqueros.  Ese es el que lleva la trama de toda esta historia.

Las Campanas de Juana La Loca, es porque ella quería las Minas del Cobre, que fueron las primeras  que se descubrieron en el Nuevo Mundo, ubicadas en Santiago de Cuba. Ella las quería  para hacer campanas  para las nuevas tierras que se descubrieran en América. Y su hijo, Carlos V las quería  para  la artillería de guerra. Una contradicción.

La novela es circular. Comienza con ella y termina con ella. El lector de tabaquería  va paseando  por distintos personajes. Incluso aparecen  fragmentos de canciones de Silvio Rodríguez. La trabajé mucho durante varios años y me divirtió mucho.

 

¿Empezaste en la década del ’50 en la Revolución Cubana. Nos llama la atención que  te animaras a cubrir como cronista ,la Guerra de Vietnam?

Empecé cuando apenas acaba  de estudiar Periodismo. Cuando  la época del Frente Nacional de Vietnam del Sur, ya yo trabajaba en el periódico Revolución que era el órgano del Movimiento 26 de julio, organizado por Fidel.  La Dra. Melba Hernández, una de los combatientes del Moncada  era la presidenta del Comité de Solidaridad con Vietnam  y  me pide que yo le divulgue  el tema Vietnam. Empiezo a involucrarme en la solidaridad, pero  le digo que me hace falta la vivencia. Ella habla con los vietnamitas, y estos me invitan a que vaya como Corresponsal de guerra. Por primera vez fui a Vietnam del Sur, con los yanquis allí  en 1965. Entro por Cambodia, y un lugar que los yanquis le decían Pico de Pato. Estoy 4 meses. Después regreso. Y todos los años viajo  a Vietnam como corresponsal de guerra, durante diez años  lo hice por tiempo,  en dependencia de la situación. Hasta  1975, que fue la Victoria de Vietnam. Llegue a Saigón  6 días después de la victoria y pude ver el gran desfile  hoy Ciudad Ho Chi Min.

¿Un día  de guerra que veías?

Terrible, como es la guerra, los bombardeos   intensos. Pero los  norteamericanos no sabían que  los vietnamita tenían otro país por debajo de latierra, que es el camino Ho Chi Min (túneles, y por esas vías se llegaba de un pueblo a otro por debajo de la tierra). Fueron etapas muy  fuertes  pero interesantes. Le tenía más miedo a las ranas y serpientes que a los bombardeos- había mucha humedad en esos túneles. Pero los vietnamitas  me decían que cuando sintiera el ruido del avión, ya  habían tirado la bomba. Ahí empecé a dejar de preocuparme. Eso me permitió vencer el miedo.

Es muy interesante destacar el estoicismo del pueblo vietnamita, como la sabiduría  que les permitieron vencer a un imperio  que tenía todos los medios modernos, en cuanto a la aviación, minas personales. Napalm, fósforo vivo.

Lo que más me conmovió  fue una vez que yo pasaba por un lugar, de noche, junto a un grupo de vietnamitas y vi una luz muy grande iluminando la noche. Pregunté y me dijeron: eso es un hospital, me llevaron allí y  los  cuerpos de las personas quemadas  con napalm, agente naranja y fósforo vivo despedían una luz como si se quemaran de adentro hacia afuera. Muchos de ellos quedaron totalmente mutilados. Para mí,   quemarse con napalm era más horroroso que morir de un  tiro. Todavía hay  gente desfigurada  y por generaciones han mutado. Eso fue la guerra biológica más dura que la regular, con tiros y bombas.

¿Dijiste que el pueblo  vietnamita es muy  inteligente?

Sí, en el conocimiento  y la perseverancia. Los norteamericanos tenían que ir con enormes mochilas  con ropa, coca cola,  en cambio los vietnamitas luchaban con sandalias y short,  los campesinos les tenían preparados abastecimiento, básico, té y arroz. No necesitaban  tener  esa retaguardia, esto les permitió una gran movilidad.  No les importaba tanto que murieran los norteamericanos sino  que  quedaran  heridos. Porque por cada herido  necesitaba 4 hombres para cargarlos, y eran  4 hombres menos. Procuraban no  matar  sino  atraparlos  heridos. Así diezmaban muchísimo las tropas norteamericanas. Es uno de los elementos interesantes de la estrategia de lucha del vietnamita.

¿Vos cubriste la entrada de Fidel a La Habana?

Por primera vez  vi a Fidel en el juicio del Moncada en el `53, después cuando salió de la cárcel y más tarde  cuando salió de la prisión. Fidel  reúne a las masas a lo largo  de la Isla. Fidel llegó a la Habana en esa caravana y el 8 de enero pronuncia un discurso memorable. Fue algo alucinan  la entrada de él a La Habana.

La tiranía de Batista fue sangrienta. Murieron más de 20 mil personas. Solamente en el Cuartel Moncada, que fue lo primero, fueron asesinados, con los testículos extraídos, los  ojos, torturas  horrorosas.

¿Cuántas veces intentaron matar a Fidel Castro?

Desde el Moncada. Y dijeron Fidel Castro muerto. Y todavía  está vivo.

¿Tuvo más de 600 atentados Fidel  puede ser?

Contados, más  de 600. Incluso yo estuve en una oportunidad, cuando el viaje de Fidel a Chile que estaba el Presidente Salvador Allende. Un individuo en una cámara, tenía una bomba para matarlo, pero el tipo se acobardó, y lo sacaron orinado de allí, no se atrevió a tirarla. Esa una de las espectaculares  casi muertes  de Fidel Castro.

En el hotel Habana Libre- antes llamado Habana Hilton- los servicios de la CIA tenían comprado a un barman  del hotel donde Fidel acostumbraba a tomar café. El hombre en el momento de echar el veneno en el café a Fidel, se arrepintió y salió corriendo. Pudo haberlo matado. De las cosas más sutiles, sobres con veneno. En la pesca submarina otro agente lo iba a matar con un arpón en el fondo del mar.

¿Puede preverse un cambio económico en el  acuerdo con EEUU?

Creo que sí,   pero para eso nos tienen que  ayudar los amigos de A Latina, para que exijan que nos quiten el bloqueo. Con las relaciones solo, no  se vive. Todavía Cuba no puede utilizar el sistema bancario internacional, porque  es norteamericano en casi todo el mundo. Lo principal ahora para una progresión normal de relaciones es  levantar el  bloqueo. Ahora la gran hucha es esa. Incluso Cuba no puede todavía depositar dinero en los bancos ni para las tareas consulares. Son cosas  delicadas, puntuales, pero el paso que se ha dado es extraordinario. El presidente Obama ha dicho que fracasó  toda esa política. Durante medio siglo Cuba y el pueblo resistió y fracasaron, y  tuvieron que admitirlo.

 

 

Marta Rojas

Nació en Santiago de Cuba y estudió la carrera de Periodismo en La Habana. Recién graduada fue testigo excepcional de los sucesos del 26 de julio de 1953, el asalto al Moncada por Fidel Castro. Este hecho y el juicio fueron recogidos minuciosamente por la recién graduada en periodismo pero sus reportajes le serían censurados a la revista Bohemia, publicación a la cual los entregó. Inmediatamente después comenzó a trabajar en la Sección en Cuba de esa revista. Aunque se había preparado durante el año de práctica como estudiante para laborar en el noticiero deportivo de la Televisión (Canal 4).

Al triunfo de la Revolución continuaba trabajando en Bohemia e integró poco tiempo después el equipo de periodistas del diario Revolución. Luego ingresó al equipo de Granma desde su creación (1965) Fue jefa de información, de redacción y de la página de cultura. Primera corresponsal de guerra, cubana y latinoamericana en Viet Nam del Sur y Cambodia ( 1965-1975). En ese lapso estuvo nueve veces en Viet Nam, sur y norte. Luego dio cobertura a viajes del Presidente Fidel Castro, entre ellos a Chile, otros países latinoamericanos y dentro de Cuba.

 

A juicio de la colega periodista Stella Calloni, Las campanas de Juana la Lo­ca,  constituye una extraordinaria novela de Mar­ta Rojas, “es  una obra maestra, original, audaz, con un lenguaje que jue­ga a diversos estilos, como juega su imaginación en constantes círculos de tiempo que nos atrapa.

Marta Rojas nació en Santiago de Cuba, lugar que me consta ama profundamente, y del que ella misma recuerda que fue la primera capital de la Isla (hace ahora 500 años). Y fue allí, buscando identidades y raíces, donde comenzó a enredarse en la pasión periodística, en la que ya reveló su condición de narradora y ahora entró de lleno al mágico territorio de la ficción.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios