Jueves 29 de Octubre de 2020

Hoy es Jueves 29 de Octubre de 2020 y son las 01:36 ULTIMOS TITULOS: Oficializan la designación de Cantard somo secretario de políticas universitarias / Alerta por la crecida del Río de La Plata en la costa del área metropolitana y La Plata / Turquía anunció la detención de un sospechoso del atentado en Estambul / El gobierno nacional concedió un anticipo financiero de $3.500 millones a la provincia de Buenos Aires / Indagan a los recapturados por policías baleados en Ranchos y por fuga del penal / El Gobierno designó a los nuevos titulares de la ANSV, la DNV y la CNRT / Francisco: "La lealtad y la fidelidad no están de moda" / El río Paraná descendió 7 centímetros en Victoria, tras llegar ayer a su pico máximo / Dos muertos al chocar una moto contra un paredón de contención del Puente Alsina / El papa Francisco pidió rezar por las víctimas del atentado en Estambul / Macri derogó el decreto que dispuso devolver el 15% de la coparticipación / Por seguridad cambiaron de celda ocho veces en cuatro días a "El Chapo" Guzmán / Buen tiempo y una máxima de 29 grados en la Ciudad / Macri anuncia la construcción de la autovía en la RN 5 / Independiente y San Lorenzo empataron en la apertura del Torneo de Verano 2016 / "El mundo no busca un líder en Moscú o Beijing, nos mira a nosotros", dijo Obama sobre el Estado de la Unión / Buen triunfo de Ferro sobre Weber en la Liga / La AFA resolvió que el 30 de junio a las 18 se celebren las elecciones / El ministro de Trabajo bonaerense reunió a intendentes y sindicatos para conformar Comisión de Empleo Municipal / Garavano recibió a las Madres del Dolor /

  • 12.8º
  • Despejado

CONGRESO

21 de mayo de 2015

Fútbol, negligencia y corrupción: un cocktail mortal

Hace pocos días fuimos testigos de dos hechos lamentables que, aunque independientes uno del otro, desnudan los motivos que azotan al fútbol: la negligencia y la corrupción.

Por: Walter Aguilar- Dip. Nacional por San Luis – Presidente Bloque Compromiso Federal

 El primer caso es el de Emanuel Ortega, joven de 21 años que falleció luego de dos semanas de agonía a causa de una doble fractura de cráneo producida al golpear su cabeza contra el paredón perimetral de la cancha de San Martín de Burzaco. Posiblemente no estaríamos refiriéndonos a esta muerte, si se hubiese cumplido el reglamento de la FIFA de Seguridad de los Estadios.

 Dicho reglamento en su capítulo 32, artículo 2°, establece que el uso de barreras físicas que separen el terreno de juego de la zona en donde se hallan los espectadores no deberá representar un riesgo o peligro para el público o los jugadores. Además de esta reglamentación internacional, localmente tenemos el artículo diecisiete del decreto nacional 1466/97 que ordena a los estadios de fútbol reemplazar los cercos perimetrales actualmente existentes por estructuras alternativas tendientes a mejorar las condiciones de seguridad.

  Asimismo, en los casos en que los estándares de seguridad no ofrezcan seguridad para la vida o la integridad física del público o para el desarrollo normal del espectáculo, el artículo veintidós del mismo decreto, faculta al Ministerio de Seguridad de la Nación a disponer la clausura temporaria o definitiva de los estadios.

¿Entonces, cómo logran los clubes de fútbol que los estadios que no cumplen las normas sigan habilitados? ¿Por qué no se llevan a cabo las clausuras? ¿Por qué no se realizan las obras que en el caso de Emanuel Ortega hubiesen evitado su temprana muerte?

  Podrán algunos argüir que las obras necesarias para brindar seguridad al jugador demandan enormes cantidades de dinero. Dinero que los clubes no tienen y que el Estado Nacional destinaría a atender otros problemas. Sin embargo, todos sabemos que el fútbol es un negocio millonario que, en el caso de Argentina, cuenta además con el apoyo económico directo por parte del Estado nacional a través del programa Fútbol para Todos. Fuentes de financiamiento no faltan, lo que escasea es un manejo transparente y honesto del dinero, que se ve reemplazado por una connivencia interminable entre los dirigentes de las entidades y la política. Connivencia que se acaba de cobrar una nueva vida.

            Y no puedo dejar de mencionar en estas líneas el otro lamentable incidente que azotó al deporte argentino: el papelón ocurrido durante el superclásico disputado entre Boca Juniors y River Plate. Este triste episodio mostró el lado más oscuro del mundillo del fútbol. En una misma noche se registraron un sinnúmero de irregularidades de variada índole, todas ellas en pos de alimentar la inseguridad de la que los argentinos ya tenemos sobredosis.

Así fue que se ingresó y utilizó la pirotecnia prohibida, todo el mundo pudo apreciar como un dronesobrevolaba el campo de juego, se agredió a jugadores con gas pimienta, se destruyó una manga que teóricamente debe proteger a los jugadores, y se apreció la escandalosa pasividad de las autoridades del encuentro y del torneo para tomar las decisiones del caso.

  Por si ello fuera poco, asistimos a la falta de solidaridad del equipo local para con sus colegas contrincantes y tuvimos que oír las loas del Secretario de Seguridad respecto del operativo de control montado por la fuerza que él maneja.

  Llegados a este punto de quiebre deportivo, por ausencia de ley y de moral, vemos que el fútbol refleja cabalmente el estado de situación que se percibe en toda nuestra sociedad. Donde también falta decisión política de acabar con la corrupción y la violencia.

 Hasta tanto no se vuelva a respetar la ley y la autoridad, la corrupción y la desidia seguirán causando heridos y muertos. Sea en el fútbol o en el resto de las actividades que todos diariamente realizamos. Es el momento de realizar cambios y de llevarlos hasta las últimas consecuencias.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios