Sábado 24 de Octubre de 2020

Hoy es Sábado 24 de Octubre de 2020 y son las 23:16 ULTIMOS TITULOS: Oficializan la designación de Cantard somo secretario de políticas universitarias / Alerta por la crecida del Río de La Plata en la costa del área metropolitana y La Plata / Turquía anunció la detención de un sospechoso del atentado en Estambul / El gobierno nacional concedió un anticipo financiero de $3.500 millones a la provincia de Buenos Aires / Indagan a los recapturados por policías baleados en Ranchos y por fuga del penal / El Gobierno designó a los nuevos titulares de la ANSV, la DNV y la CNRT / Francisco: "La lealtad y la fidelidad no están de moda" / El río Paraná descendió 7 centímetros en Victoria, tras llegar ayer a su pico máximo / Dos muertos al chocar una moto contra un paredón de contención del Puente Alsina / El papa Francisco pidió rezar por las víctimas del atentado en Estambul / Macri derogó el decreto que dispuso devolver el 15% de la coparticipación / Por seguridad cambiaron de celda ocho veces en cuatro días a "El Chapo" Guzmán / Buen tiempo y una máxima de 29 grados en la Ciudad / Macri anuncia la construcción de la autovía en la RN 5 / Independiente y San Lorenzo empataron en la apertura del Torneo de Verano 2016 / "El mundo no busca un líder en Moscú o Beijing, nos mira a nosotros", dijo Obama sobre el Estado de la Unión / Buen triunfo de Ferro sobre Weber en la Liga / La AFA resolvió que el 30 de junio a las 18 se celebren las elecciones / El ministro de Trabajo bonaerense reunió a intendentes y sindicatos para conformar Comisión de Empleo Municipal / Garavano recibió a las Madres del Dolor /

  • 17.2º
  • Niebla

OPINIÓN

9 de junio de 2015

Envidia

Sabemos escuchar criticas muy ácidas en el ambiente político. Dirigentes, empresarios y deportistas consumen minutos en televisión, radio y demás medios para denostar a pares con mejor consideración popular.

Por Gabriel Princip

Para ponerlo en blanco sobre negro suelen aparecer en los grandes medios densas declaraciones de Elisa Carrió, Patricia Bullrich, Laura Alonso, Nelson Castro o Jorge Lanata donde el factor común de su razonamiento suele ser la envidia.
Y si, tienen el deseo de obtener algo que posee otra persona y ese carece, o también expresan un pesar, tristeza o malestar por el bien ajeno. La envidia no se devalúa, siempre permanece estable y es moneda corriente en estos lares.

Pero, ¿por qué envidian y a quienes?. Odian el aplauso al otro, le molesta la popularidad de un par, no duermen por el éxito ajeno.
Y esto los lleva al camino de la mentira, de la falsedad. Crean ventanitas irreales de un Facebook que no existe. Observan un micrófono y se detienen frente a ellos para enhebrar una historia que solo existe en su imaginación con el objetivo de denostar a su adversario hoy convertido en enemigo.

Aquellos que lograron la popularidad eterna fueron victimas de lenguas falaces. También los que alcanzaron la idea de mito sufrieron las mas atroces mentiras.

No debemos olvidar el viva el cáncer del cual fue victima Evita. O las violaciones, crímenes o torturas que existían en la imaginación del ilustrado antiperonismo cuando se referían al General Perón.
De Néstor, ni hablar y de Cristina menos. Términos procaces en las redes sociales e historias ficcionadas en los labios de diputadas que se han transformado en mentirosas seriales hacen de la envidia un factor común.

Pero, ¿Cómo se termina con este pecado difícil? En el día a día y en el barrio se logra cambiando amistades y reuniones pero en la política no se observa la solución. Las declaraciones mal intencionadas y con escasa verdad en los labios políticos son tomadas por los medios que hacen un reality de cada opinión.
Pero, ¿para qué hablo de este tema? ¿Para defender a un gobierno?, No. ¿Para poner la cara por una persona en especial?, Tampoco. Uno reflexiona en voz alta con la utópica idea de que el ciudadano, el escucha, no caiga en la trampa de los subordinados a la oligarquía. No se puede conceder espacio y tiempo a aquellos que hacen de la mala onda una predica y que utilizan la envidia para destruir pequeñas grandes conquistas de todo un pueblo. A aquellos simpatizantes de la actitud negativa que cobran una dieta por faltar a su trabajo preguntémosle sobre sus obras no sobre sus dichos.

Exijamos hechos, no palabras. Y si al menos nada van a hacer por lo menos que se llamen a silencio dejando la envidia en el arcón de los recuerdos.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

OPINIÓN
Insultos
OPINIÓN
La ira

Comentarios