Hoy es jueves 27 de febrero de 2020 y son las 13:20 hs. ULTIMOS TITULOS: "Me parecía mentira y dormí como nunca": el recuerdo de Maradona sobre el debut con la selección argentina a los 16 años / Así murió Braian Toledo: el informe policial que da detalles sobre el accidente / Luis Novaresio, de vacaciones con familia ensamblada: su novio, su hija y la madre de la niña / Alberto Fernández recibe a Nora Cortiñas tras la polémica por el rol de las Fuerzas Armadas / Violencia religiosa en la India: 33 muertos en graves enfrentamientos / Cómo será el nuevo programa de Guillermo Andino / Carlos Tevez habló acerca del homenaje de Boca a Diego Maradona: "Hay que dejar los egoísmos de lado" / Puesta a punto: cómo fueron los ensayos de Zeta Bosio y Charly Alberti para la gira Gracias Totales / Canicoba Corral defendió las jubilaciones de los jueces: "Es para proteger la independencia" / Nicolás Gil Pereg denuncia torturas e insiste en que es un "gato salvaje" / VIDEO de LN+: cómo era el entrañable vínculo entre Braian Toledo y su madre Rosa / Coronavirus: qué medidas toma América Latina ahora que el covid-19 ya llegó a la región / Coronavirus: Japón suspendió las clases para evitar contagios / Un alcalde italiano se contagió el coronavirus: "A alguien tenía que ocurrirle" / El atleta Braian Toledo murió en un accidente motociclístico / La muerte de Braian Toledo. Las conmovedoras palabras de su novia, la deportista Sofía Lamarque / De Villa Carlos Paz a la tapa de Playboy: la reaparición de María del Mar, la ex mujer de Matías Alé / Dólar turista hoy: a cuánto cotiza el jueves 27 de febrero / Abuso sexual. José Alperovich denunció que su sobrina fue "manipulada" por opositores para destruir su carrera política / Julio Piumato le respondió al Gobierno: "Que digan quiénes son los jueces que cobran 770 mil pesos de jubilación" /

12 de junio de 2015
Odio al odio
Cierta mañana de un día no específico en un lugar no determinado en el mundo se reunieron el amor y el odio. El ambiente no era el mejor, tampoco el peor, solo era.

Por Gabriel Princip

En la mesa de negociaciones el amor le propuso al odio trabajar unidos y organizados por el bien común. El odio, sin entender que estaba haciendo, escuchó insólita oferta. Pensó, meditó y expresó: “No veo el negocio, por más que quiera no lo veo. Tenés que entender que yo tengo un costo muy alto en el día a día. Debo proteger intereses creados, medios de comunicación, profesionales de la mentira y un ejército agitador de hechos que no suceden. Agrégale a este gasto los pequeños negocios que tengo con la mentira, la desazón, la tristeza y la derrota. No te quiero mentir pero no lo veo, no lo veo”.

“Pensalo”, acotó el amor, “y démonos unos días los dos para reunirnos nuevamente. Al fin y al cabo nos necesitamos, vos no podes vivir sin mí y viceversa”.
El amor, responsable de millones de almas, rápido de reflejos citó en su despacho a la alegría, el buen humor, la generosidad, la paz , la grandeza y la victoria.
Mientras el amor hablaba con alegría y buen humor, el odio hacia lo propio con la mentira y la tristeza.
Ambos sabían que en la próxima reunión debían acordar pero alguno de los dos cedería. El amor estaba convencido de lograr derrotar al odio en la mesa de negociaciones para felicidad de un pueblo.
Para ello, debía exponer en forma clara, concreta y concisa para someter al odio. El plan A era la derrota total del odio, el plan B que éste convenza a sus aliados de bajar sus candidaturas. En cualquiera de las dos variables el odio, no le debería lealtad al mal, su creador, para que los intereses creados y profesionales de la mentira sigan su derrotero en otro ejido más lejano y en apariencias mejor logrado.

Finalmente la reunión se llevó a cabo. El amor y el odio llegaron a la mesa chica de la negociación con sus respectivos aliados. La mentira, la tristeza, la desazón y la derrota se sentaron junto al odio.
Enfrente, el amor junto a la alegría, el buen humor, la grandeza, la paz y la victoria. Sendos grupos expusieron sus razones para poder captar el humor social de un pueblo. La lucha había comenzado.
El odio dijo al amor: “No tienes esperanza. Intervengo en el país con los medios de comunicación, un ejército de actitud negativa y como frutilla del postre, acaparo las mentes ya confundidas con los profesionales de la mentira y tu pueblo tambalea. Luego inyecto mal humor, tristeza y derrota y hago añicos tus fantasías de felicidad. En una palabra, ríndete”.

El amor sin alterarse, levanto la vista, miró profundamente al odio con alegría, y dijo: “Puedes invadir el territorio con tus aliados, puedes inundar de mentiras y mal humor cabezas alteradas y hasta puedes ahogar alguna esperanza con tu ejercito de actitud negativa pero hay algo que no comprendes, no entiendes y por eso te pido que te rindas”.
El amor muy sereno explicó: “Este pueblo no cambia de idea, a pesar que tu antecesor el mal hizo su trabajo a destajo, la alegría, el buen humor se humanizó en miles de almas jóvenes que quieren progresar, económica y afectivamente. Por su parte, la generosidad y la paz captaron al Papa, que gracias a la victoria espiritual empoderó a millones de espíritus. Te la hago corta, te das por vencido”.
“Nunca”, contestó el odio.

“Entonces me voy. Te dejo, te abandono, hace la tuya, no cuentes más conmigo”.
“No esperá, no te vayas, está bien, me rindo”, expresó.
Y el odio capitulo. Los aliados del odio no sabían ni entendían porque el odio abandonó la lucha. Los aliados del amor si lo sabían. Mientras tomaban un café, la victoria expresó: “¿Viste? Al final el amor es más fuerte”. Y la alegría agregó: “Si, el amor triunfó”. “Si y ¿Sabés por qué?”, acotó la grandeza. “Por qué a pesar de la derrota, el odio siempre necesita al amor: La relación amor- odio. Siempre existió. No pueden vivir separados de ahí proviene algo indispensable para la felicidad y es el poder del amor”.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
OPINIÓN
Insultos
Comentarios:

RadiosNet