Hoy es miercoles 22 de enero de 2020 y son las 04:35 hs. ULTIMOS TITULOS: Australian Open: los 100 puntos de Diego Schwartzman y la primera vez de Guido Pella / Bienvenidos a bordo: Guido Kaczka se equivocó en vivo y estallaron las burlas en las redes sociales / Dólar turista hoy: a cuánto cotiza el miércoles 22 de enero / Dólar blue hoy: a cuánto cotiza el miércoles 22 de enero / Las anécdotas de Johanna Francella, entre un vuelo accidentado y un muñequito de Brigada Cola / Maru Botana, sobre la crianza de sus siete hijos: "Lo que más me agota son los chats de mamis" / Divina comida: Jorgelina Aruzzi falló como anfitriona y el grupo la destruyó / Separadas: Fausto sigue sin aparecer y Luján siente la necesidad de revelar su secreto / Una mujer presidirá el INTA por primera vez en su historia / El curioso nombre que eligieron Paula Chaves y Peter Alfonso para su tercera hija / Diego Monarriz: el DT de San Lorenzo que conoció a Nelson Mandela y fue barrendero por un día / Superliga: quiénes son los tres técnicos que salieron campeón en el torneo local / Masculinidad y violencia: un estudio detalla características recurrentes en jóvenes / Internas en el Gobierno. Renunció otro funcionario de la Secretaría de Energía / Caída libre: Maria Sharapova caerá hasta debajo del puesto 350° y dejó su futuro tenístico en duda / Estudiantes quiere repatriar a Marcos Rojo, pero Manchester United busca cederlo a algún club europeo / Los Gladiadores: una goleada por 82-7 en el Premundial y el MVP que corrió los cables para que pase el ómnibus / Le escribió un poema con una propuesta a una low cost y consiguió dos pasajes a Córdoba / La justicia estadounidense desestima las demandas iniciadas por la familia de Prince / Su madre le pagó la fiesta de bodas pero luego tuvo un bebé con su marido /

18 de junio de 2015
El escorpión y la rana
Lo que hicieron con Massa no es política. “Lo dejaron herido de muerte sin ningún sentido”, confió una alta fuente opositora. Por ahora, el diputado renovador sigue en carrera con la versión que recorre las redacciones que si las encuestas siguen bajando es probable que deje la competencia.

Por Gabriel Princip

Hoy el massismo no tiene orden ni objetivo, sólo operaciones en la prensa nacional para demostrar su supervivencia. Igualmente su líder reconoció errores cometidos. La pregunta es, ¿Cuáles fueron esas fallas que nunca menciona?
Quienes se retiraron del frente en sus primeras declaraciones, esgrimen errores políticos pero terminan diciendo que el maltrato fue el factor común de los abandonos.

El ex intendente de Tigre se diluyó en su origen. Tan mal se comportó con figuras de la alta política que cuando fue el momento exacto tuvo su devolución. Pregunta, para fundamentar esta afirmación, ¿Por qué el Papa Francisco nunca lo recibió?

En el campo K su nombre y apellido es detestado por la traición cometida contra Néstor Kirchner en las legislativas que ganara Francisco De Narváez. En su nueva etapa como líder opositor, varios pares fueron víctimas de su falta de palabra. Uno de ellos, pronosticó en setiembre pasado “me voy a ir pero lo hare cuando haga más daño”. Tardo 7 meses y rompió el esquema massista.

Y así la mayoría. Aquellos que llegaron para cumplir el sueño a la gente se volvieron a sus partidos de origen luego de pasar por una pesadilla anunciada.
La mentira es moneda corriente en la política, aunque algunos exageran. En cambio, en Sergio forma parte de su naturaleza. No puede luchar contra ella. Quizás el último papelón, hasta ahora, fue cuando explicó el retiro de Miguel Peirano.

“Me dijo que se iba a China por una cuestión laboral”, adujo. Al otro día Peirano confirmaba su abandono por diferencias en la conducción política. Sin duda es su naturaleza. Para explicar mejor su forma de hacer política podemos recurrir al cuento del escorpión y la rana.

Cierto día, llegaban frente a un riacho el escorpión y la rana. Para proseguir debían saltar ese ojo de agua. La rana podía hacerlo porque saltaba, pero el escorpión no.
Cuando este último se dio cuenta que no podía saltar, trató de convencer a la rana.
“Escucha ranita, yo no puedo seguir pero si me haces un favor lo lograré”, le dijo.
“¿Qué favor?, preguntó la rana.
“Fácil, yo me coloco en tu lomo, saltas y llegamos al otro lado los dos”, explicó.
“Si claro, y cuando lleguemos me lanzas el aguijón”, dijo la rana.
“Te juro que no ranita, ¿cómo te haría eso a vos que me vas a salvar?”
“Nada, nada”, contestó la rana.
Finalmente la rana aceptó.
“Vamos ranita que nos salvamos”, exclamó el escorpión.
Cruzaron el riacho, el escorpión le agradeció a la ranita.
“Gracias ranita por todo”.
“De nada escorpión”, contestó la rana, pero esas serían sus últimas palabras.
En forma certera el escorpión clavó su aguijón.
Agonizando la ranita le preguntó al escorpión, “¿Por qué lo hiciste? ¿por qué?
“No sé, contestó el escorpión, es mi naturaleza”.

Con el diputado nacional pasó lo mismo. Su naturaleza le impidió construir una alternativa que justificara su discurso. Tampoco supo valorar a quienes llegaron temprano y se encolumnaron detrás de su sonrisa. Ellos, fueron los primeros en irse trocando esa sonrisa sin contenido por un dejo de tristeza justificada.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
OPINIÓN
Odio al odio
Comentarios:

RadiosNet