Hoy es viernes 18 de octubre de 2019 y son las 03:35 hs. ULTIMOS TITULOS: Paulo Dybala: jugar de 9, estar siempre y proponerle cosas a Lionel Scaloni / Quién quiere ser millonario: las ?chancles? de ¡Grande, pa! contaron que tuvieron reuniones para volver con el programa / Pequeña Victoria: Marito se entera de la infidelidad de Selva / ShowMatch 2019: Leticia Siciliani es la primera confirmada para el año próximo / ShowMatch 2019: Luciana Salazar analizó el debate presidencial y reveló a quién consideró ganador / ShowMatch 2019: Charlotte Caniggia dejó fuera de concurso a Ailén Bechara / El Mundial de rugby se reanuda con partidazos: Inglaterra-Australia y Nueva Zelanda-Irlanda / Para la UCA, salir de la pobreza costaría "apenas el 0,3% del PBI" / Dólar: suben los precios no regulados por el Central / Cinco series policiales para recorrer el mundo y encontrar a los culpables / La Corte volvió a fallar contra el Gobierno: rechazó el pedido de aclaraciones en la causa por IVA y Ganancias / Pequeñas historias de una Copa Argentina que hace fuertes a los débiles / Es oficial: postergan el clásico Barcelona-Real Madrid por la situación social en Cataluña / La probable formación de Boca ante Racing, pensando en River: sin Tevez ni Wanchope / Claudio Belocopitt, de Swiss Medical, dio a entender que votará a Alberto Fernández / Carlos Verna: "Los políticos siempre caemos bien parados, el problema es la gente que pasa hambre" / La última locura de Marcelo Bielsa: fue a la gala por el centenario de Leeds con la vestimenta de DT / Roberto Lavagna perdió otro candidato a intendente en la provincia de Buenos Aires / Permiten a exportadores no liquidar dólares que deban usar para el pago de importaciones / Con un celular en la mano, Mauricio Macri chicaneó a Alberto Fernández /

26 de junio de 2015
Disconformes
Los peronistas aceptan y hasta ahí, a Scioli, los radicales tranzan con Macri, los massistas se alían con cualquiera y todas las izquierdas se unen a regañadientes. Conclusión: nadie está conforme, nada nos concita alegría ni placer. El poder nos llama y nos obliga, también nos aburre y nos envejece.

Por Gabriel Princip

 

El que vive en piso de tierra no se conforma con comer salteado. El que vive en country se enoja porque el cumpleaños de 15 de su hija se hace un domingo en vez de un sábado a la noche.
El hincha de Boca protesta por un miserable segundo puesto, el de River nos dice que la sudamericana es poco, el de Chicago pretende jugar en primera y además alguna vez ganar.

Messi nos disgusta pero es un buen chico y de Maradona no bancamos su vida privada. Tampoco los agrada el mundial del 78´ y menos aún el segundo puesto del 2014. Criticamos a Menotti por querer jugar, a Bilardo por no querer jugar y al resto porque sí.

La clase media se queja de los impuestos, la clase baja de las colas para cobrar un plan, la clase alta de las dos anteriores.
Cristina se agota con dos presidencias, Macri con viajar por el mundo, los radicales se aburren de alquilar el partido para la derrota y Lilita no está conforme con los 100 gramos que bajo y menos aún con medir un punto menos en TN, su segundo hogar.

El jefe se cansa de mandar, el empleado de ser mandado. El que protesta no se banca más protestar, el que corta la calle de cortar y el automovilista de ser cortado.
Griesa se aburre de no vencer al país, el país se cansa de Griesa. El imperio se hastía de decretar guerras por la paz, la paz no se conforma con ser la excusa para las matanzas y La Matanza se queja de los triunfos peronistas.
La corrupción no se conforma con el fútbol, la AFA no se priva de la corrupción y Grondona descansa en paz.
Milani se hartó y se fue. Cristina harta, lo cambió, la clase media protestó por Milani y también por el cambio.
Los que reclaman, se cansan de hacer turismo. Los otros, escuchan sus reclamos pero el viaje lo hace el amargo, el que debe, el que tiene y el que reclama. Todos se unen para decir lo mismo: pobre país.

Reclama el jugador por una falta, grita la hinchada por el penal no cobrado y el réferi tampoco se conforma con inclinar la cancha por una modesta coima.
El carnicero se enoja por las bajas en las ventas, el cliente lleno de ira por los precios del carnicero. El carnicero tampoco lo conforma un 200 por ciento en las ganancias. El asado igual se hace pero en disconformidad.
El dueño del restaurante protesta por un mísero 1000 por ciento de más en los costos, el cliente protesta por la mala atención del mozo, el mozo se queja de la propina y en la puerta un pobre protesta porque comió una sola vez en el día.

El cura reclama por más gente en su iglesia, la gente interpela a Dios por mayor bienestar y Dios no se queja. Ya mandó a Cristo, lo crucificaron y ni con eso se conforman.
Por eso todos reclamamos, interpelamos, pedimos, nos quejamos, todos, absolutamente todos. Usted en los mensajes, yo en la radio, su esposa porque se le quemó la comida y su hermano que no cobró la jubilación. Sí, adivinó. La gataflora también demanda.

El mundo es en definitiva una queja que rota, que se traslada pero que vive. Y vive porque se cansa y porque se cansa, se harta y por eso reclama. En síntesis, cortemos el aire, protestemos por un mejor programa.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
OPINIÓN
Odio al odio
Comentarios:

RadiosNet