Hoy es viernes 18 de octubre de 2019 y son las 04:16 hs. ULTIMOS TITULOS: Paulo Dybala: jugar de 9, estar siempre y proponerle cosas a Lionel Scaloni / Quién quiere ser millonario: las ?chancles? de ¡Grande, pa! contaron que tuvieron reuniones para volver con el programa / Pequeña Victoria: Marito se entera de la infidelidad de Selva / ShowMatch 2019: Leticia Siciliani es la primera confirmada para el año próximo / ShowMatch 2019: Luciana Salazar analizó el debate presidencial y reveló a quién consideró ganador / ShowMatch 2019: Charlotte Caniggia dejó fuera de concurso a Ailén Bechara / El Mundial de rugby se reanuda con partidazos: Inglaterra-Australia y Nueva Zelanda-Irlanda / Para la UCA, salir de la pobreza costaría "apenas el 0,3% del PBI" / Dólar: suben los precios no regulados por el Central / Cinco series policiales para recorrer el mundo y encontrar a los culpables / La Corte volvió a fallar contra el Gobierno: rechazó el pedido de aclaraciones en la causa por IVA y Ganancias / Pequeñas historias de una Copa Argentina que hace fuertes a los débiles / Es oficial: postergan el clásico Barcelona-Real Madrid por la situación social en Cataluña / La probable formación de Boca ante Racing, pensando en River: sin Tevez ni Wanchope / Claudio Belocopitt, de Swiss Medical, dio a entender que votará a Alberto Fernández / Carlos Verna: "Los políticos siempre caemos bien parados, el problema es la gente que pasa hambre" / La última locura de Marcelo Bielsa: fue a la gala por el centenario de Leeds con la vestimenta de DT / Roberto Lavagna perdió otro candidato a intendente en la provincia de Buenos Aires / Permiten a exportadores no liquidar dólares que deban usar para el pago de importaciones / Con un celular en la mano, Mauricio Macri chicaneó a Alberto Fernández /

2 de julio de 2015
La Lengua - Por Gabriel Princip
Cada vez que asistimos a un debate político observamos quien sale ganador del evento. Quien tiene la lengua más rápida, filosa o picante. Ahora, ¿Nunca nos detenemos a entender qué es la lengua, para qué sirve, cuál es su utilidad en el ser humano?

Por Gabriel Princip

 

Si encontramos una definición bibliográfica podemos decir que es aquel órgano, móvil que se radica en el interior de la boca, que interviene en el gusto y en la deglución de alimentos anque la articulación de los sonidos de la voz.
Pero, ¿Todos poseemos la misma lengua? ¿La usamos de la misma manera? Y en la política, ¿Quién la maneja mejor? esos son los interrogantes planteados.
Todas las lenguas, por suerte, son diferentes. Algunas más estrechas, otras más cortas, las hay reiterativas, lentas, picantes, filosas, rápidas, incansables y hasta piqueteras. Si, las que te repican el cerebro como la de la suegra, cuñada o compañera de trabajo que se peleó con el novio.
En el mundo político, también hallamos distinción en la ejecución. No es lo mismo la lengua de Elisa Carrió, que la de Cristina o Rodríguez Larreta, no son todas iguales.
Escuchamos a Elisa Carrió denunciando el estalinismo de Zaninni, o la trampa de Cristina al Papa, o el cajón vacío, el narcotráfico de Massa o la ineficacia de Macri. En principio, uno diría es una lengua filosa, pero no, es tan agresiva como inútil para la convivencia humana. Claro, los medios hacen uso y abuso de su órgano.
Si escuchamos a Rodríguez Larreta observaremos que cada dos frases repite “hay equipo”, que cada cuatro palabras menciona “gestión” y que siempre termina una oración diciendo “esto lo entiende o lo dijo Mauricio”. Ésta es una lengua aburrida, lenta y hasta amarillenta.
Y si hablamos del jefe de la Ciudad, analicemos su lengua. Sus discursos legislativos duran entre 5 y 8 minutos y sus mensajes de campaña, dos minutos más. Esa es una lengua vaga y reiterativa. Siempre menciona “cambio y equipo”. Ahora, en la práctica no sabemos qué quiere cambiar y de equipo ni hablar, somos amarillos y gracias.
Lengua filosa era la de Luis Juez, digo era porque detrás de cada denuncia venía el chiste. Pero acordó con el macrismo, la ironía quedó fuera de servicio y su discurso, lengua mediante, se tornó lento y tan parecido a Macri como aburrido.
Una lengua demagoga es la de Sergio Massa. La usa para que cada uno escuche lo que quiere escuchar. Finalmente todos se sienten engañados, se fugan, huyen de su partido pero antes, le sacan la lengua.
Una lengua de lujo es la de Aníbal Fernández. Conocimiento y sapiencia a 100 por hora utiliza su órgano interior más poderoso. En cinco minutos sin repetir ni soplar, ejecuta literariamente a amigos y enemigos. Desde ministros en desgracia hasta candidatos presidenciales son víctimas de su picante órgano. Una víctima cotidiana es “Little Massa”.
Algunas frases antológicas fueron: “Le dimos una calesita y la chocó. Sergio es un bruto interesante, es un libro sin tapas ni hojas, es como un océano con un centímetro de profundidad o tiene menos reacción que un Citroën 62´”
Con Carrió también uso su órgano letal. “Está pirucha o no tiene los patitos en hilera”. Solá también fue víctima asegurando, que “Felipe lidera la agrupación vengo por la mía”.
Dicen los que saben que antes de cada rueda de prensa en las mañana en la rosada, Aníbal pasa su órgano bucal por el afilador.
Pero la lengua con mayor poder es la de Cristina. El lunfardo y el español con alguna dosis anglosajona hacen de su lengua la más poderosa, la más comunicativa y la de mayor repercusión.
“No se hagan los rulos”, supo decir. También con su lengua rápida, política y militante dijo: “últimamente el partido judicial se ha independizado, pero de la Constitución. Con la solidaridad se logra más que con la inequidad o cuando hay dinero de por medio, a los jueces no les importa nada”. Y la última fue “No se gobierna el país con chamuyo y globito”.
Mencionamos las lenguas más famosas en la argentina actual. Quizás en otro capítulo, podemos hacer historia y nombrar a otros articuladores de la lengua argentina pero hoy nos quedamos con estas. Las reiteradas y lentas como las amarillas, las lenguaraces como la de la diputada rubia y pirucha y las militantes, filosas y picantes como las oficialistas.
Las lenguas periodísticas la dejamos a un lado. Más que nada por prescripción médica, porque todos sabemos que si Lanata, Majul o Bonelli llegan a introducir un diente en sus respectivas lenguas morirán en forma instantánea.
Por las dudas, uno pensando en voz alta, me permito dar un consejo: adoptá la lengua amorosa, afectiva o la rockera como la delos Rolling Stones. Porque las políticas dan para la polémica y la de su suegra, le taladra el cerebro sin ton ni son.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet