Hoy es viernes 6 de diciembre de 2019 y son las 06:07 hs. ULTIMOS TITULOS: Andrés Calamaro cerró anoche su gira "Cargar la suerte" en el Movistar Arena / Dólar blue hoy: a cuánto cotiza el viernes 6 de diciembre / Quién quiere ser millonario: la dura lucha de Gabriel Batistuta para volver a caminar / ShowMatch 2019: Lourdes Sánchez explicó por qué Flor de la V no la soporta / Los fans fueron a esperar a Shawn Mendes y se encontraron con Iván de Pineda / La Cámpora gana espacio en el armado del futuro gobierno / Elecciones en Boca, el gabinete de Alberto y Trump: las noticias de la semana / Coti: "Con Diego Torres no tenemos amistad, así que no viví lo que pasó como una traición" / Netflix: Historia de un matrimonio muestra a dónde va el amor cuando termina / Rosendo Fraga, sobre Macri: "Si perdió tres diputados, probablemente pierda más" / La salvación: una escena más para la emotiva película de logros de La Aguada / El método Canapino: los secretos del tetracampeón del Turismo Carretera / Independiente: los millones de deuda y los jugadores que vendería para saldar el rojo / Elecciones en la CABB: una contienda política que podría romper la armonía de la selección nacional en el año olímpico / Muchacho de luna: vibrante hilván de textos de Lorca en un gran montaje / El dogma: el teatro idish renace con fervor y despierta polémica / Reconocimiento de todas las fuerzas políticas a Jaunarena / Tensión en el macrismo por la posibilidad de que haya nuevas fugas / Series: Por qué hay que ver Nadie nos mira, The Good Doctor y The Twilight Zone / Un "unicornio" y una empresa alimenticia, los emprendedores del año según Endeavor /

2 de julio de 2015
La Lengua - Por Gabriel Princip
Cada vez que asistimos a un debate político observamos quien sale ganador del evento. Quien tiene la lengua más rápida, filosa o picante. Ahora, ¿Nunca nos detenemos a entender qué es la lengua, para qué sirve, cuál es su utilidad en el ser humano?

Por Gabriel Princip

 

Si encontramos una definición bibliográfica podemos decir que es aquel órgano, móvil que se radica en el interior de la boca, que interviene en el gusto y en la deglución de alimentos anque la articulación de los sonidos de la voz.
Pero, ¿Todos poseemos la misma lengua? ¿La usamos de la misma manera? Y en la política, ¿Quién la maneja mejor? esos son los interrogantes planteados.
Todas las lenguas, por suerte, son diferentes. Algunas más estrechas, otras más cortas, las hay reiterativas, lentas, picantes, filosas, rápidas, incansables y hasta piqueteras. Si, las que te repican el cerebro como la de la suegra, cuñada o compañera de trabajo que se peleó con el novio.
En el mundo político, también hallamos distinción en la ejecución. No es lo mismo la lengua de Elisa Carrió, que la de Cristina o Rodríguez Larreta, no son todas iguales.
Escuchamos a Elisa Carrió denunciando el estalinismo de Zaninni, o la trampa de Cristina al Papa, o el cajón vacío, el narcotráfico de Massa o la ineficacia de Macri. En principio, uno diría es una lengua filosa, pero no, es tan agresiva como inútil para la convivencia humana. Claro, los medios hacen uso y abuso de su órgano.
Si escuchamos a Rodríguez Larreta observaremos que cada dos frases repite “hay equipo”, que cada cuatro palabras menciona “gestión” y que siempre termina una oración diciendo “esto lo entiende o lo dijo Mauricio”. Ésta es una lengua aburrida, lenta y hasta amarillenta.
Y si hablamos del jefe de la Ciudad, analicemos su lengua. Sus discursos legislativos duran entre 5 y 8 minutos y sus mensajes de campaña, dos minutos más. Esa es una lengua vaga y reiterativa. Siempre menciona “cambio y equipo”. Ahora, en la práctica no sabemos qué quiere cambiar y de equipo ni hablar, somos amarillos y gracias.
Lengua filosa era la de Luis Juez, digo era porque detrás de cada denuncia venía el chiste. Pero acordó con el macrismo, la ironía quedó fuera de servicio y su discurso, lengua mediante, se tornó lento y tan parecido a Macri como aburrido.
Una lengua demagoga es la de Sergio Massa. La usa para que cada uno escuche lo que quiere escuchar. Finalmente todos se sienten engañados, se fugan, huyen de su partido pero antes, le sacan la lengua.
Una lengua de lujo es la de Aníbal Fernández. Conocimiento y sapiencia a 100 por hora utiliza su órgano interior más poderoso. En cinco minutos sin repetir ni soplar, ejecuta literariamente a amigos y enemigos. Desde ministros en desgracia hasta candidatos presidenciales son víctimas de su picante órgano. Una víctima cotidiana es “Little Massa”.
Algunas frases antológicas fueron: “Le dimos una calesita y la chocó. Sergio es un bruto interesante, es un libro sin tapas ni hojas, es como un océano con un centímetro de profundidad o tiene menos reacción que un Citroën 62´”
Con Carrió también uso su órgano letal. “Está pirucha o no tiene los patitos en hilera”. Solá también fue víctima asegurando, que “Felipe lidera la agrupación vengo por la mía”.
Dicen los que saben que antes de cada rueda de prensa en las mañana en la rosada, Aníbal pasa su órgano bucal por el afilador.
Pero la lengua con mayor poder es la de Cristina. El lunfardo y el español con alguna dosis anglosajona hacen de su lengua la más poderosa, la más comunicativa y la de mayor repercusión.
“No se hagan los rulos”, supo decir. También con su lengua rápida, política y militante dijo: “últimamente el partido judicial se ha independizado, pero de la Constitución. Con la solidaridad se logra más que con la inequidad o cuando hay dinero de por medio, a los jueces no les importa nada”. Y la última fue “No se gobierna el país con chamuyo y globito”.
Mencionamos las lenguas más famosas en la argentina actual. Quizás en otro capítulo, podemos hacer historia y nombrar a otros articuladores de la lengua argentina pero hoy nos quedamos con estas. Las reiteradas y lentas como las amarillas, las lenguaraces como la de la diputada rubia y pirucha y las militantes, filosas y picantes como las oficialistas.
Las lenguas periodísticas la dejamos a un lado. Más que nada por prescripción médica, porque todos sabemos que si Lanata, Majul o Bonelli llegan a introducir un diente en sus respectivas lenguas morirán en forma instantánea.
Por las dudas, uno pensando en voz alta, me permito dar un consejo: adoptá la lengua amorosa, afectiva o la rockera como la delos Rolling Stones. Porque las políticas dan para la polémica y la de su suegra, le taladra el cerebro sin ton ni son.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet