Hoy es viernes 6 de diciembre de 2019 y son las 05:34 hs. ULTIMOS TITULOS: Andrés Calamaro cerró anoche su gira "Cargar la suerte" en el Movistar Arena / Dólar blue hoy: a cuánto cotiza el viernes 6 de diciembre / Quién quiere ser millonario: la dura lucha de Gabriel Batistuta para volver a caminar / ShowMatch 2019: Lourdes Sánchez explicó por qué Flor de la V no la soporta / Los fans fueron a esperar a Shawn Mendes y se encontraron con Iván de Pineda / La Cámpora gana espacio en el armado del futuro gobierno / Elecciones en Boca, el gabinete de Alberto y Trump: las noticias de la semana / Coti: "Con Diego Torres no tenemos amistad, así que no viví lo que pasó como una traición" / Netflix: Historia de un matrimonio muestra a dónde va el amor cuando termina / Rosendo Fraga, sobre Macri: "Si perdió tres diputados, probablemente pierda más" / La salvación: una escena más para la emotiva película de logros de La Aguada / El método Canapino: los secretos del tetracampeón del Turismo Carretera / Independiente: los millones de deuda y los jugadores que vendería para saldar el rojo / Elecciones en la CABB: una contienda política que podría romper la armonía de la selección nacional en el año olímpico / Muchacho de luna: vibrante hilván de textos de Lorca en un gran montaje / El dogma: el teatro idish renace con fervor y despierta polémica / Reconocimiento de todas las fuerzas políticas a Jaunarena / Tensión en el macrismo por la posibilidad de que haya nuevas fugas / Series: Por qué hay que ver Nadie nos mira, The Good Doctor y The Twilight Zone / Un "unicornio" y una empresa alimenticia, los emprendedores del año según Endeavor /

6 de julio de 2015
Modelos opuestos - Por Gabriel Princip
El 2015 será un año clave en la Argentina. Todos nosotros le diremos al sistema si deseamos continuar con este modelo o no. Quienes participamos de una u otra idea creemos que es la mejor y en algunos casos, la otra es nefasta para la totalidad de los argentinos.

Gabriel Princip.

 

Lo extraño en un país raro es que todos creemos tener razón, todos somos honestos, geniales, lindos y de ojos claros y los otros son exactamente al revés. Tan inversos como detestables.
Esta división, creada en y por los medios, tiene un sólo objetivo: hacer del odio una sana propuesta para el control nacional al servicio del poder económico.

Todos sabemos quienes son los buenos de la película y quienes son los villanos. El problema es que prima el interés individual ante lo colectivo, con lo cual nos hace egoístas y falaces en el pensamiento.
Pero, ¿Cómo determinamos quién está equivocado o confundido y quién no? La pregunta y la duda son herramientas fundamentales para hallar la razón. Descartes planteaba la duda como base de pensamiento. Por estos años y estos lares debemos plantearla como objetivo político.

Pero preguntemos primero. Y uno interroga sobre el otro acerca de que quiere para su vida en forma individual y colectiva. La respuesta sin tanto desarrollo intelectual, será pleno empleo, salud, vivienda, cultura, progreso, bienestar, distracción, entretenimiento, en síntesis, el camino a la felicidad.
Para ello hace falta un gobierno con liderazgo, con orden, con una economía sana y una población que acompañe las medidas desplegadas.

Claro que se puede llegar a lograr estos objetivos, pero bajo una idea y eso determina la segunda pregunta. ¿Qué tipo de economía quiere el ciudadano?

Para ser gráficos uno diría: ¿Querés ser Alemania o Portugal, Estados Unidos o Grecia, Brasil o Chipre? Por lógica, siempre se elige al ganador, o sea Estados Unidos, Alemania y Brasil. Aclaremos, decía el lechero mientras le echaba agua a la leche. Todos esos países poseen una economía proteccionista y nacional igual a la Argentina. La diferencia radica en los métodos que se aplican. Unos entienden que el hombre debe servir a la economía y otros como nuestro país, que la economía sirva al hombre.

Ya tenemos interrogantes básicos, faltan las dudas. Entonces revisemos los candidatos. ¿Daniel Scioli tendría dudas en seguir este modelo? Quizás, en el fondo de su corazón liberal se moriría de ganas, pero tonto no es. Cerca, adelante y al lado existen bases, militantes, hombres, mujeres y en su mayoría jóvenes que no dudarían un instante en copar una plaza para plantarse ante un engaño o injusticia.

Macri tiene dudas del camino a seguir. Ninguna. Él sabe que tiene el apoyo del círculo rojo al cual complacerá y permanecerá en el gobierno mientras no los moleste. Claro que el camino de Mau es “relaciones carnales parte 2 la historia continúa”. Entonces otra duda existiría en su forma de gobernar: ¿Cómo haría el jefe porteño para convencer a los sindicatos para que apoyen ajustes y una devaluación del 40 por ciento como anticipara su espada económica preferida el diputado Stuzenegger? ¿La iglesia apoyaría sin ton ni son la entrega y sumisión total? ¿Imitaría a Grecia para que el poder foráneo esboze una sonrisa? Uno cree que sí, pero también me queda la duda.
Massa nada. Por ahora, es el tercero en discordia que alguna vez quiso ser el candidato de Cristina pero ante el rotundo no volvió a su primer amor el departamento de estado norteamericano.
Preguntas hemos expuesto y dudas también. Ahora, cuando uno debe votar tiene una idea pero también recuerde que en estos años existieron hechos además de inflación e inseguridad.

No hubo tragedias políticas, ni guerrilleras ni religiosas. La presidenta nunca dijo cinco por uno ni usó los medios para estigmatizar a la juventud macrista. En el orden económico, la Argentina creció, sí, a pesar de todo. Amplió sus derechos o sea, usted señora ama de casa tiene su jubilación, usted que estaba en el closet puede salir tranquilo, usted señor científico volvió y fue reconocido, usted que vive de la actuación nunca como en estos tiempos pudo trabajar de su vocación, usted señor jubilado no logró el 82 por ciento pero ganó en beneficios, usted pudo viajar y extender su ocio, usted vio cómo se plantaron ante los lideres norteamericanos en la ONU y en Mar del plata, observó el andar de nuevos trenes, vio partir a un satélite, usted fue testigo del desendeudamiento, vio como se le rechazó al FMI y vio a los chicos involucrase en política abandonando el “no te metas” de otrora.
Sea honesto con usted mismo, de todo esto fue testigo. También vio una ministra de economía entre rejas y a los militares asesinos morir en cárceles comunes. También vio a los uniformados subordinarse y al Papa cansarse de recibir a la presidente. Todo esto se hizo y más.

Ya sé, reclama el 82 por ciento, me hablará de Jaime o Bouduo, o de las infamias del Trompetín. Hoy que usted mira con desconfianza, odio o fastidio al gobierno, le cree a una mentirosa serial diputada que jamás probó una denuncia. La misma legisladora que nunca faltó a TN y si a su lugar de trabajo. La misma que no le debemos, nada salvo sus intrigas y su cargamento de envidia, resentimiento y odio. La misma que se olvidó de la tragedia de 40 paisanos cuando ocupaba un rol importante en la justicia uniformada. Y a pesar de ella y de sus auspiciantes, llegamos hasta acá. Sanos y salvos. Disconformes quizás, pero haciendo memoria partimos del lugar que hoy está Grecia y llegamos a la Argentina del 46´. No es poco cosa.

Criticas hay y seguirá habiéndolas. Pero el camino a seguir es aquel que lo protege y este va de la mano de una economía nacional. Del otro lado, el cambio de Macri. Nada para decir, solamente que embelleció la ciudad a un precio muy caro y creyendo que el Metrobus es la octava maravilla. Pero todos sabemos, de triunfar en los comicios, cual será su primera dedicatoria. Si adivinó, es para vos Griesa. Lo logramos, gritará como chico que gana viaje a Bariloche.
Esa noche espectacular, dirá un discurso de cinco minutos donde nos contará sintéticamente como nos entregará y finalizará el acto con un saludo para todos los especuladores que me están mirando.

No es una cuestión personal, pero pregunto ¿Qué gobierno de derecha trabajó por los jubilados, o por la clase media, en una, palabra por las mayorías? Algún despistado dirá: “Yo con Menem estaba bien” pero recuerde la desocupación que había, la deuda que era tan eterna como las relaciones carnales. Eran los tiempos que daba vergüenza decir “Soy peronista” y para nombrar al país decíamos: “Es aquel sitio ubicado al sur de Bolivia”.

Usted decide. Daniel Scioli no es igual a Cristina. No posee ni carisma ni liderazgo, pero promete continuar por esta línea que empezó con Néstor y el control de la economía, siguió con Cristina y la ampliación de derechos y falta su parte que será la industrialización para volver a ser un país como antaño. El resto, buenas personas pero que buscan llegar al poder para la foto y los negocios.

Usted como siempre elige, pero esta vuelta se debe hacerse cargo. Mau es simpático y más con un globo amarillo pero no le da el piné para semejante responsabilidad. De hecho, la campaña se la hace Durán Barba y Magneto. Y Massa nunca entendió que él era el plan b del peronismo y creó un aura de desconfianza sobre su persona que desmotivó al círculo rojo y a la opinión publicada.

Usted ya eligió, si tiene dudas piense lo que dije y si no está de acuerdo reflexione sobre el futuro. Scioli no es el kirchnerismo, es el sciolismo que será una continuidad de este modelo pero de carácter moderado. Con lo bueno y lo malo que otorga su impronta. Simpático, educado, gentil pero sin carisma ni liderazgo. Reflexione, debata, discuta por qué en Argentina no hay grieta. Según a quien vote, lo que puede haber es una Griesa.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet