Hoy es viernes 24 de enero de 2020 y son las 13:20 hs. ULTIMOS TITULOS: Conmoción en Mar del Plata por la muerte de un actor en un teatro / Series: sátiras espaciales, policiales con yakuzas y un Dios que usa las redes / Australian Open. Federer sobrevivió a una batalla épica y ya está en los octavos de final / La primera vez de Guillermo Bonetto: Cafres, reggae y el secreto de los dreadlocks / Boca vuelve a ilusionarse: lo que se dice del pase de Paolo Guerrero / Recaudan fondos para colaborar con la familia de Fernando Báez Sosa / Ricky Martin y "Tiburones": los reclamos sociales presentes en su nuevo videoclip / Parto humanizado: Paula Chaves respondió a las críticas de Yanina Latorre / Rodolfo Barili publicó en Instagram un video romántico con su nueva novia / El fiscal dispuso las primeras medidas por los US$10.000 hallados en un ministerio / Dólar turista hoy: a cuánto cotiza el viernes 24 de enero / Dólar blue hoy: a cuánto cotiza el viernes 24 de enero / Uber, plazo fijo o coche. Los costos escondidos de tener un auto propio / Obra pública. Nueva polémica entre un exfuncionario macrista y el Gobierno / Pampita Ardohain habló sobre el rumor de su discusión con Roberto García Moritán / Novak Djokovic ganó y será rival de Diego Schwartzman: lo que dijo sobre el Peque / Murió Juan José Pizzuti: el adiós para el gran ídolo de Racing y clave en el fútbol argentino / Federico Bal y su romance con Sofía Aldrey, la hija de un poderoso empresario de Mar del Plata / Kicillof sobre la deuda: "Hasta el 5 de febrero sería la última oportunidad en el esquema de aceptación de los bonistas" / Australian Open: el derrumbe de Serena, el retiro de Wozniacki y la caída de Osaka /

21 de julio de 2015
Banderas, sin cantos de sirenas - Por M. Pécora Barrientos
Estos ojos han visto de todo: Balsas hechas con neumáticos, arrastrando almas mar afuera entre la ira traidora de las corrientes submarinas y las dentelladas de los tiburones, por ir tras los cantos de sirenas provenientes de Norteamérica, el “paraíso terrenal”, distante apenas 90 millas de las costas cubanas.

Por Margarita Pécora Barrientos.

 

Han visto y tratado de entender,  si vale la pena arriesgar  la vida, o  seguir padeciendo el estrés por la llegada de  un  “camello”(colectivo articulado),  para asistir al trabajo, e  intentar  cumplir un plan de producción sin contar con materias primas ni insumos, porque el barco que la trae, tiene que dar la vuelta a medio mundo evadiendo prohibiciones de  una Ley norteamericana, hecha  expresamente por dos señores para castigar a Cuba.

¡Quién no ha visto, con dolor, a toda una familia cubana, empujando por cualquier calle  del archipiélago,  un Chevrolet, un Cadillac o un Pontiac de  añeja y  pesada carrocería hecha de cañones de la  II guerra Mundial,    para llegar  con un enfermo al hospital donde  médicos y enfermeras hacen malabares  por garantizar la salud del pueblo y mantener tasas de mortalidad tan bajas, que no logran países  del Primer Mundo!.

Desde hace 7 meses  Cuba está en el foco de atención de los Medios internacionales de prensa, tanto o más  que Grecia.

Semejante cobertura tiene una poderosa justificación: El pasado  17 de diciembre  el presidente cubano Raúl  Castro, compareció  por cadena nacional de  la TV cubana, para  dar a  conocer  el resultado de  una conversación telefónica con su par el presidente estadounidense Barack  Obama, destinada a  iniciar el restablecimiento de relaciones diplomáticas, rotas  de manera unilateral en 1961.

Desde ese  17 de diciembre a la fecha, llegan  a la isla revolucionaria de Fidel Castro,  otros cantos, no precisamente de sirenas  embelesando  a  oleadas de inmigrantes suicidas.

Son cantos distintos. Me atrevo a asegurar  que de rectificación de  la  errónea política ejercida  por  sucesivas administraciones estadounidenses, para castigar a la Cuba comunista de Castro, so pretexto de que se violan en la Isla los Derechos Humanos, llevándose paradójicamente,  a su  paso,  a todo un pueblo sometido al hambre  y el  injusto aislamiento diplomático a lo largo de estos 54 años.

Por ese sufrimiento acumulado de tantas décadas,  no  hay cubano que no  esté siguiendo de cerca  esperanzado, cada ronda de conversaciones, cada acuerdo,   analizando el trasfondo de cada palabra dicha por una mujer que ha tenido un  rol  y un liderazgo notable en estos trámites;  Roberta Jacobson, secretaria de Estado Adjunta de Estados Unidos para el Hemisferio Occidental, del mismo modo que analizan los dichos del secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry y esperan  con expectación su visita  anunciada para  el 14 de agosto próximo.

A pesar de las advertencias de Jacobson  de que no sería  un proceso “sencillo”, pues hay que “sobreponerse a 50 años de desconfianza y dificultades” el “descongelamiento” de las relaciones diplomáticas ha comenzado y  ya   inscribió en la historia el  20 de julio,   como  una fecha  cumbre en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba: los dos países reabrieron sus embajadas tras más de 50 años.

” En Washington, la bandera de Cuba fue izada en medio de gritos y aplausos de una multitud, que posteriormente cantó el himno nacional. Lo curioso es que la  bandera que honraron a la entrada de la sala,  fue la misma que fue arriada hace 54 años, conservada celosamente en la Florida por una familia y luego por un museo “como anticipación de que este día tendría que llegar”, dijo Bruno Rodríguez  Parrilla,  ministro de Relaciones Exteriores de Cuba.

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, se pronunció desde el Departamento de Estado en compañía  de Rodríguez Parrilla  y hablaron  de muchas cosas  constructivas: cooperación, antinarcóticos, internet, temas ambientales y derechos humanos, entre otros, para remover obstáculos  -según dijo Kerry, pero que no  incluyen, al menos por el momento, la suspensión  del  bloqueo económico, comercial, y financiero  que aún perdura sobre Cuba,  pese los clamores de condena que ha recibido por la mayoría de los países  en   numerosas asambleas generales de Naciones Unidas. Tampoco  la devolución de la base naval  de Guantánamo.

De manera bien o mal intencionada, algunos observadores han plasmado que el pueblo cubano  está sumido en una incertidumbre. Por otra parte, elementos provenientes del núcleo más reaccionario de la comunidad cubana en EE.UU han  descalificado  este  proceso de restablecimiento de relaciones diplomáticas diciendo que “no  tiene ningún valor”, y hasta han lanzado diatribas sobre el presidente Obama  tildándolo de girar a la izquierda.

Lo cierto es que  el proceso de restablecimiento de relaciones  avanza más rápido de lo calculado.  Y si hubo  incertidumbre, ya  comienza a despejarse.

El izado  de las banderas en las sedes diplomáticas, es una prueba reveladora  ante el mundo, de la voluntad de diálogo de Cuba y de EE.UU .Solo falta que se hagan realidad los deseos de  amigos de Cuba como  la presidenta Cristina Fernández, quien aseveró: “Cuando se instaura la cultura del diálogo, terminan los bloqueos”.

Solo sin el  brutal bloqueo económico que aún pesa,  será posible el  pretendido “empoderamiento”  del pueblo cubano.  Sólo así pueden llegar realmente a su fin,   más de 50 años de hostilidad entre Washington y La Habana.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet