Hoy es jueves 20 de junio de 2019 y son las 00:21 hs. ULTIMOS TITULOS: Pichetto suma a la neuquina Crexell a su nuevo espacio en el Senado / Argentina-Paraguay. Lautaro Martínez: "Estaba para seguir, pero son decisiones del entrenador" / Copa América. Hay noticias del futuro: Argentina es un alma en pena que seguirá sufriendo / Estela de Carlotto apoyó a Julio Zamora, el intendente de Tigre enfrentado con Massa / San Miguel del Monte: Rocío, la única sobreviviente de la tragedia, festejó su cumpleaños en el hospital donde la salvaron / Los famosos disfrutaron de la avant premiere de No soy tu mami, la nueva película de Pablo Echarri y Julieta Díaz / Copa América: el empate de Argentina y un penal que sólo vio el VAR / Copa América: el gol con el que Paraguay abrió la cuenta frente a la Argentina en Belo Horizonte / Copa América: Franco Armani, de villano amonestado a héroe por atajar un penal / Argentina-Paraguay: los mejores memes y tuits del empate, con Scaloni como principal apuntado / Revuelo en Tigre, Moreno e Ituzaingó por las candidaturas del peronismo / Argentina-Paraguay: así formará la selección y el por qué de los cuatro cambios / Una figura joven y proaborto, el perfil que se buscó para acompañar a Lousteau como candidata al Senado / Pro League: Los Leones acarician el objetivo de meterse entre los cuatro mejores / Claribel Medina, a corazón abierto: "Con mi adicción, perdí la confianza de mis hijas" / Pampita Ardohain, sobre Amalia Granata como diputada: "De acá a diciembre, va a tener que desarrollar la diplomacia" / Mundial Francia 2019. Qué necesita la selección argentina para clasificarse / Mundial Francia 2019. Cómo fueron los 5 minutos finales inolvidables de la selección femenina / Tini Stoessel le declaró su amor a Sebastián Yatrá públicamente en un tierno mensaje / Toy Story 4: la misma aventura, pero con elenco ampliado /

21 de julio de 2015
El Hamster - Por Gabriel Princip
Odiamos las dictaduras, no nos conforman las democracias representativas, apaleamos los modelos populares, insultamos al comunismo pero, sin saber por qué, adoramos al capitalismo.

Por Gabriel Princip


No entendemos por qué nos conforma este modelo donde sólo cuenta lo que se posee y no lo que uno es. Aquel con un trabajo rentable cree que está en el paraíso porque toma vacaciones y posee un auto 2015. De esta manera, se convierte en esclavo de sus conquistas.
Ahora bien, el desocupado o el que apenas trabaja para entretener la mente, vive en la actualidad del infierno. Todo cuesta, todo vale y un conjunto de miopes le amargan el día por televisión alegando que se está mal, que nos irá peor y que nuestra vida sólo tiene sentido si consumimos los productos que nos venden a través de la caja boba en vivo y en directo.
Pero, ¿Alguna vez se detuvo a reflexionar sobre su vida, sus afectos, su vocación, en una palabra apreció su ser? Quizás sí, probablemente no. Porque sin darnos cuenta, los militantes de la vida entramos en la rueda del hámster. Todo el día, todo el año, toda nuestra vida se asemeja a este ratón light y cuando nos dimos cuenta la vida se nos fue.
Pero ¿Por qué la comparación? Simple, el hámster se mete en la rueda para distraerse e ir tras su alimento. Y nosotros, ¿Que hacemos en este capitalismo salvaje nunca ponderado por el Papa Francisco?
Lo mismo que el hámster. Hoy, si tenemos la suerte de trabajar, iremos a nuestro lar laboral, completaremos la jornada, retornamos al hogar aprisionados en vehículos públicos, cenaremos, dormiremos unas horas hasta la mañana del otro día. Nos despertamos, desayunamos y repetimos la jornada anterior y así todo el mes. Pasado ese lapso cobraremos un sueldo, pagaremos deudas, impuestos y algo consumiremos. Al otro mes lo mismo, y así todo el año, si nos va bien, pues si la rueda se detiene solo se repetirá la etapa de deudas e impuestos, el consumo pasará al olvido.
En el medio de esta rueda existirán los afectos, que por escaso tiempo que le dediquemos quizás tengamos que separarlos, porque nuestra mentalidad nos indica que lo importante es el trabajo para poder alimentarnos y entretenernos, o sea, la rueda del hámster.
El primer mundo hoy vive de un lejano glamour y con un presente de ajuste similar a la América de los finales del siglo XX. La Sudamérica actual es aquella de la década del 40´ pero en vísperas de optar por dos alternativas: la década del 50´ o la del 90´. Usted decide.
El Papa y la Iglesia en general siempre han criticado al capitalismo pero tampoco lo conforma el comunismo. Con lo cual, la opción más cercana son los nacionalismos populares, mal llamados socialismos criollos. Pero cuando la gente elige ésta amplia avenida para su recorrido en la vida, la derecha se encarga de colocar los carteles de contramano. Ahí actúan sus voceros, los medios de comunicación, para desprestigiar ese pensamiento. Corrupción, populismo, intolerancia y dictaduras son los calificativos que vociferan los miembros del conservadurismo vernáculo. Nada es verdad, pero desde cuando el poder económico se interesó en ella. Siempre auspició a la mentira, su colaboradora de toda la vida.
No obstante este planteo, hoy la Argentina está culminando un proceso de doce años de una economía proteccionista. Hubo subas y bajas. Crecimiento a pleno con una tasa china de 8 por ciento anual y también una inflación en los últimos tiempos de 35 por ciento en el año. Se ampliaron derechos, se duplicó la clase media pero la inflación logró detener esta etapa de crecimiento aumentando la pobreza.
A pesar de no pasar por el mejor momento este gobierno, en su balance tiene un saldo positivo, tal es así que la imagen presidencial no baja del 55 por ciento.
Después del 10 de diciembre, el hámster seguirá haciendo la misma labor con la rueda. El seguirá con su tarea diaria. Trabajará y consumirá. Mientras el proceso siga así, será cansador, poco atractivo, pero al menos el trabajador podrá solucionar con sus manos el andamiaje de su familia.
Pero esta idea seguirá con un candidato que no se olvide de la última década. En cambio, sí ocupa el sillón de Rivadavia el neoliberalismo del siglo 21, lo único que se puede pronosticar es que el hámster quedara desocupado. ¿La razón? ¿No adivinaron? El gobierno le habrá privatizado la ruedita.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet