Hoy es miercoles 8 de abril de 2020 y son las 08:34 hs. ULTIMOS TITULOS: Fórmula 1. Recesión y ajuste: el Gran Circo maneja los números para poder resistir / Coronavirus. El drama de Walter Montillo: en una semana murieron el padre y el abuelo con síntomas de la enfermedad / Coronavirus: la Ciudad anuncia nuevas medidas para el cuidado de los adultos mayores / Coronavirus: en España se estanca el optimismo y hoy se registran 757 nuevas muertes / Coronavirus. Impulsan el "Impuesto Patria" para hacer frente a la pandemia / Coronavirus: El país centroamericano que es modelo para toda la región / Coronavirus hoy en la Argentina y el mundo: minuto a minuto y las novedades del 7 de abril / Una histórica bajante del Paraná provoca que los barcos carguen menos soja / El dolor de Silvina Escudero por la muerte de su perra Gitana / Julia Mengolini durísima con Jimena Barón: "Cada una negocia con el patriarcado como puede" / A meses de sus disculpas públicas, Leticia Brédice acusó a su novio de "abusador" y "ladrón" / Coronavirus. Andrés Oppenheimer: "Alberto Fernández es un populista que reaccionó a tiempo y bien" / Roberto Debbag: "La flexibilización sola, sin aislamiento social y más testeos, puede ser desfavorable" / El Sub 20 olvidado: Nigeria, las diez vacunas y el paso en falso del ciclo Pekerman / Mundial 2022: Qatar niega los sobornos, pero admite muertes en sus obras / Amor en las redes: Eduardo Salvio comparte su felicidad y propone desafíos durante la cuarentena / Radiografía de la Superliga: gambetas, goles, posesión, y tiempo de juego, a un mes del título de Boca / Un grupo de empresas habitués en licitaciones y con algunas críticas / Mike Tyson incrementa sus negocios con el cannabis: construye un resort para fumadores de marihuana y proyecta una universidad / Coronavirus: el Gobierno incluyó la actividad notarial como servicio "esencial" durante la cuarentena /

22 de julio de 2015
Miserables - Por Gabriel Princip
Las miserias humanas se exponen cotidianamente a través de los medios de comunicación, casi en cadena nacional. El odio, la mezquindad, el egoísmo, el individualismo, la falta de solidaridad, la mentira y el insulto tienen como objetivo limar la mentalidad de la sociedad.

En otras palabras, buscan consolidar la actitud negativa en los hogares que cometen el error de firmarles un cheque en blanco a los supuestos inventores de la credibilidad.
Vergüenza ajena dan aquellos consultores e intelectuales que utilizan la moral y la mentira para convencer a una audiencia determinada para que voten a sus clientes y amigos. Vuelan números de redacción en redacción justificando el triunfo de todos y observando que solo habrá derrotados el día de la encuesta en serio, la jornada comicial.
También estos muchachos, traficantes del no sabe y no contesta, evalúan la honestidad histórica para someter su nombre en blanco sobre negro y que el resto de los medios otorguen publicidad sobre su trabajo. Una muestra del más puro estilo bizarro, y llegando al cachivache intelectual, fue la labor realizada sobre líderes honestos en la historia argentina. Evaluación confeccionada por el consultor Giacobbe y asociados. Este buen hombre nos cuenta que en ésta tabla de posiciones Cristo figura en el puesto 71, Lanata en el 10 y Fantino es más honesto y líder que Evita. Carrió es superior a Ghandi, Martin Luther King y Mandela. El Papa se ubica en la quinta posición y los miembros de la derecha criolla permanecen en los primeros lugares. Con Discépolo vivo, reeditaría Cambalache y quizás remixado. Total “todo es igual, lo mismo un burro que un gran profesor”.
La mentira también marca presencia con ayuda del odio y la envidia cuando las radios y la caja boba enfocan a determinados políticos. Carrió, Bullrich y Laura Alonso son sus mejores exponentes. Hay en todos los partidos, pero las mencionadas son las de más alto rating en la planilla del odio y la envidia. Nadie como ellas. Miserables, tiempo completo.
También existen exponentes de la miseria en otras especialidades de la vida. No hay que olvidar a los señores empresarios. Aquellos que no entienden de democracia pero si de poder. Los mismos que hacen lobby hasta para cambiar de auto. Aquellos capaces de someter económicamente a un pueblo con tal de generar pingues ganancias. No les tiembla el pulso cuando el despido es la solución final para sus trabajadores. No dejan de dormir si son los causantes de los llamados golpes blandos y no aumentan con arrugas sus rostros cuando obtienen ganancias en forma impugne con el olvido eterno de abonar sus cuentas fiscales. En una palabra, las quieren todas. Total nunca se presentan a elecciones.
Pero también hay miserables en las fuerzas armadas, el clero, la justicia y el deporte, por mencionar algunos rubros. En realidad, la miseria humana es ante todo democrática ya que afecta a todas las clases sociales, pero se consolida y se expone fuertemente en la oligarquía y clases altas y media altas.
“La patria es el otro o el amor derrota al odio” son frases que actúan de antídoto frente al conjunto de conceptos que integran estas miserias. Pero como casi todo en este país todo se ve y se califica como si fuera un hecho matemático, o sea es inversamente proporcional.
Aquellos que insultan, que odian, que probadamente roban, que manifiestan su faltan de solidaridad y lo hacen para llegar al poder por el poder mismo son los más expuestos y los más adorados por los grandes medios.
¿Será el empresario periodístico ya que juega en la misma liga que estos?, ¿será porque a nadie le interesa un modelo nacional y un Papa setentista, al decir de un diputado macrista?, o quizás resulte como en las viejas películas yanquis, donde solamente ahí triunfaban los buenos porque la realidad era exactamente lo contrario.
Lo cierto es que la prensa da más espacio a una diputada que bajó salarios, pensiones y jubilaciones que aquellos que la aumentaron. Visibilizan más a una denunciante serial que jamás pudo probar nada, que aquellos que concurren al parlamento a trabajar como corresponde. Entrevistan sin repregunta alguna a un candidato con dos procesos en marcha y descalifican hasta más no poder a la presidente con dos gestiones.
Sabemos que son las miserias humanas. Ya la hemos dicho. Algunos nombres y apellidos hemos mencionado. Ahora bien, pregunto, ¿Usted que se consideró honesto, decente y que cree que estos profesionales de la mentira confunden su pensamiento y lo ridiculizan, no tienen ganas de encaminarse hasta la verdad? ¿No se anima a decirles, “no macaneen más”? Sean solidarios con las mayorías y trabajemos juntos para solidificar la grieta y no permanecer divididos porque un medio mintió y le hemos creído. ¿No quiere vivir tranquilo y con la conciencia en paz? ¿No tiene ganas de apagar el televisor cuando los profetas del odio acaparan la atención y descalifican hasta al Papa? ¿Que pasa por su cabeza cuando Francisco coincide con Cristina? ¿Nunca se preguntó si realmente tengo razón o estos miserables amigos del esfuerzo ajeno me confunden y me llevan al error?
Piense, razone y debata. Quizás su vida sufra un cambio tan sólo con un reconocimiento, una disculpa o mayor honestidad intelectual. No olvidemos que podemos mentirles a todos, pero nunca podemos mentirnos a nosotros mismos. Podemos ser miserables, no debemos serlo, pero como diría mi gran amigo José Perímetro, todo tiene un límite.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet