Hoy es lunes 6 de abril de 2020 y son las 17:53 hs. ULTIMOS TITULOS: Coronavirus: el primer ministro británico Boris Johnson fue trasladado a la unidad de terapia intensiva / Coronavirus: rechazo unánime de la oposición al proyecto kirchnerista para gravar grandes patrimonios / Las condolencias del mundo del fútbol a Pep Guardiola por la muerte de su madre / Ezra Miller: repudio por un video en el que se ve cómo el actor "ahorca" a una fanática que se le acerca / Coronavirus. El desenlace menos pensado para un veterinario que fue a EE.UU. / Cifras de estadio: del boom solidario de Hernán Cattáneo al suceso de El lago de los cisnes / Coronavirus: La Legislatura porteña sesionará por primera vez fuera de su recinto / Lo mejor y lo peor de Quibi, la nueva app de series para el celular / Coronavirus: destinan US$3,2 millones de los bolsos de José López al Hospital Gutiérrez / Ley seca y división por sexo: las medidas que tomó Panamá contra el coronavirus / Análisis: el coronavirus destapa en el mundo una nueva clase de terror / Se viene un remate que conectará ocho ciudades / ¿Qué es la anosmia y qué relación tiene con el coronavirus? / Murió la ex "chica Bond" Honor Blackman, a los 94 años / La madre de Pep Guardiola fallece por Coronavirus: Dolors Sala Carrió tenía 82 años y había contraído la enfermedad en Barcelona / Coronavirus: EE.UU. supera las 10.000 muertes y Nueva York amplía las medidas de confinamiento / Detienen en Rosario a la hermana de uno de los archirrivales de Los Monos / La niñera: una reunión soñada para sus fanáticos / Coronavirus. El Conicet pone en marcha un comando anti fake news / Coronavirus. El exarquero Rustu superó 72 horas críticas y fue dado de alta: cómo dejó atrás la enfermedad /

30 de julio de 2015
Contrabandistas de la palabra - Gabriel Princip
Hoy en día, el principal opositor a los gobiernos americanos son los medios de comunicación. Obama tiene a Fox, Dilma a Red O Globo y Cristina a Clarín. Los mismos no actúan con veracidad sino con oprobioso lobbismo en primer grado.

El caso argentino es bastante peculiar porque aquí el gobierno al menos se pudo plantar y mostrar los dientes con una ley de medios democrática. En el resto del mapa americano no supieron desarrollar esta idea.
Pero, ¿por qué los medios reemplazan a los partidos opositores? La respuesta es tienen más llegada, entran a las casas en forma diaria y no participan de ninguna elección, con lo cual sus líderes pueden hacer uso y abuso de la mentira sin ponerse colorado.
La falta a la verdad es moneda corriente en los medios llamados dominantes. El papel en primera instancia, la radio segunda, la TV luego y las redes sociales como corolario tratan de encaminar al gobierno bajo los intereses impunes de la llamada prensa libre.
Pero lo que uno cree novedoso porque lo vive en tiempo presente siempre ha existido. El engaño que perpetran los medios gráficos es de tiempos inmemoriales y no tiene fecha de vencimiento. Por eso uno tiene que saber leer los diarios.
Sobre esta idea el eterno Arturo Jauretche escribió en la revista Que en los finales de la década del 50´: “Ya he dicho, en otra ocasión, que esa desconfianza popular a la letra impresa y el buen sentido que apareja deben ser hijos del hábito del mate, y que esa pausa entre mate y mate, que abre un interrogante humorístico mientras se leen los diarios mañaneros, y por donde se desliza esa pregunta socarrona: ¿Qué hay detrás de todo esto? ¿Qué finalidad persiguen? ¿Qué interés se mueve? Conviene que los hombres que han llegado al gobierno tomen mate. O cumplen el programa nacional y popular que nos han prometido, y entonces lo van a pintar como si fueran el diablo o no lo cumplen, y entonces los van a pintar como angelitos de cielorraso”.
Las verdades explotaban en la boca del sociólogo peronista y eso determina que uno coincida medio siglo después observando el presente mediático. Hoy Jorge Lanata, Luis Majul, Nelson Castro y asociados se han convertido en traficantes del sustantivo, revendedores del verbo y en contrabandistas de la palabra. Ellos y sus amigos van encolumnados detrás de Héctor Magneto que no trepida en seguir capitalizando su fábrica de mentiras con tal de ordenar en forma liberal a los gobiernos nacionales.
Los medios no dudan en violar en forma sistemática cualquier código si el objetivo es ubicar al gobierno. Ordena a sus empleados periodísticos y políticos hablar de libertad de expresión, grieta, división, conflicto y un sinnúmero de conceptos que llevan al malestar popular.
En la década del 60’ Arturo Jauretche, hincha de Racing, en otro artículo para la revista Que, supo escribir sobre la mentira de la prensa libre. “Unificaron todo el periodismo, radio y TV. Sobre el papel y sobre los oídos toneladas, ¿Cómo se mide esto? De injuria y difamación. Convirtieron en traidores a la patria a los que la habían redimido de las viejas coyunturas a que ellos sirven, presentaron como tiranos a los libertadores, y no hubo basura del rincón o de retrete que no se arrojaran sobre los hombres, sobre las ideas y sobre la fe del pueblo argentino.
Llamaron al patriotismo, esquizofrenia, demagogia al amor al pueblo, paralelo 42 a la organización sistemática del contrabando, libre empresa a la destrucción del capital argentino para subordinarlo al extranjero, y la libertad de trabajo y de asociación a la destrucción de organismos sindicales y patronales de defensa de los intereses nacionales. Llamaron jueces a los sicarios, policía a los matones, virtud al entreguismo, desfiguraron todo, anatematizaron lo argentino, exaltaron lo extranjero, llamaron valentía al asesinato impune, y cobardía a la resistencia popular. Volvieron a desfigurar la historia, exaltando al cipayo y al vende patria y denostando al patriota de verdad. Y eso lo dieron por el diario, por la radio, por el libro, por la universidad, por la escuela. Y lo dieron en dosis masivas, en dosis para adultos, se dormían oyendo la palabra mentirosa del locutor y despertaron oyendo la palabra mentirosa del locutor”.
Así relataba este emblema del peronismo la actuación de los medios. Mucho no ha cambiado. Por eso la zoncera “es verdad porque lo escuche en la radio y lo vi en la tele” ya tuvo su vencimiento. Por lo menos en aquellos que asumimos que la única verdad es la realidad. No piensa de la misma manera los militantes de la media clase que son capaces de dar la vida por los Lanata, Majul, Castro y Biassati, sicarios de la verdad pero les sirven como avales a su discriminador y descalificador discurso.
En su lar de la calle Piedras, Héctor Magnetto le falta el respeto a Jauretche. Tampoco respeta a la política y menos aún a quienes actúan como opositores. Los encolumna, dando órdenes para atentar contra los gobiernos populares. En ese objetivo a conseguir sigue contrabandeando palabras, traficando conceptos, denostando al saber, ultrajando la buena fe, amenazando al conocimiento y violando la verdad en pos de desarrollar con éxito su eterna fábrica de mentiras.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet