Domingo 24 de Enero de 2021

Hoy es Domingo 24 de Enero de 2021 y son las 14:45 ULTIMOS TITULOS: Oficializan la designación de Cantard somo secretario de políticas universitarias / Alerta por la crecida del Río de La Plata en la costa del área metropolitana y La Plata / Turquía anunció la detención de un sospechoso del atentado en Estambul / El gobierno nacional concedió un anticipo financiero de $3.500 millones a la provincia de Buenos Aires / Indagan a los recapturados por policías baleados en Ranchos y por fuga del penal / El Gobierno designó a los nuevos titulares de la ANSV, la DNV y la CNRT / Francisco: "La lealtad y la fidelidad no están de moda" / El río Paraná descendió 7 centímetros en Victoria, tras llegar ayer a su pico máximo / Dos muertos al chocar una moto contra un paredón de contención del Puente Alsina / El papa Francisco pidió rezar por las víctimas del atentado en Estambul / Macri derogó el decreto que dispuso devolver el 15% de la coparticipación / Por seguridad cambiaron de celda ocho veces en cuatro días a "El Chapo" Guzmán / Buen tiempo y una máxima de 29 grados en la Ciudad / Macri anuncia la construcción de la autovía en la RN 5 / Independiente y San Lorenzo empataron en la apertura del Torneo de Verano 2016 / "El mundo no busca un líder en Moscú o Beijing, nos mira a nosotros", dijo Obama sobre el Estado de la Unión / Buen triunfo de Ferro sobre Weber en la Liga / La AFA resolvió que el 30 de junio a las 18 se celebren las elecciones / El ministro de Trabajo bonaerense reunió a intendentes y sindicatos para conformar Comisión de Empleo Municipal / Garavano recibió a las Madres del Dolor /

  • 32.2º
  • Parcialmente soleado

OPINIÓN

18 de agosto de 2015

Suicidios fanáticos - Por Gabriel Princip

Camino a las próximas elecciones, la sociedad va exponiendo en diferentes recintos su pensamiento político.A través de la caja boba, los mensajes radiales, las charlas de café y las pasiones visibilizadas en las sobremesas tenemos una acabada idea de una sociedad que coincide con una frase de Perón: “el argentino es un hombre que habla mucho de política pero que tanto no sabe”.

Esta apreciación se puede debatir y encontrar diferentes conclusiones, pero en algo hallaremos un factor común: la crítica desde la pasión puede llegar al fanatismo que si o si nos conducirá a la ignorancia disfrazada de pensamiento racional.
La derecha colabora con esta idea. Aquellos amantes de la república y la libertad por lo general terminan siendo funcionales al poder económico real y vituperando a los integrantes de causas populares.
Aquellos que representan a causas nacionales son atacados a través de la ética. Nunca faltará la falsa denuncia por corrupción, latrocinio, demagogia e inmoralidad. El apoyo a clases populares es visto desde la cocina de Doña Rosa hasta el estudio del financista como la apología a la vagancia.
Y desde este punto comienza la viralización de adjetivos. Choriplaneros, vagos, drogones, por decir sólo algunos conceptos que vierten los militantes de causas perdidas.
Aquellos que Arturo Jauretche llamó “el medio pelo” no son capaces de entender su clase, porque olvidan su origen, confunden su presente y crean falsas expectativas sobre su futuro.
Aquel que de chico vivió en un conventillo y la historia hizo que hoy posea una casa y un auto cree que todo lo logró con esfuerzo individual. No sostiene la idea de que otro humano no pudiera lograr lo mismo y hoy deba vivir de la solidaridad estatal. Sólo él trabajo, el resto se emborrachó, no ahorró y es injusto que viva gracias a sus impuestos. La anti política se hace presente.
Juan Perón solía decir que cuando un hombre dice “yo soy apolítico”, es como si dijera “yo soy un cretino”. No digo lo mismo de un opositor que no comparte mis ideas. Pienso que es un equivocado pero nunca pienso que es un cretino.
Tan equivocado está que termina comprando el discurso de aquellos representantes del poder que acorraló sus ahorros y devaluó su vida. Los mismos partidos que se colocaron a la derecha del terrorismo económico mantienen su mente confundida gracias a los sicarios mediáticos.
Las sobremesas ayudan a justificar este pensamiento. La pertenencia a los creadores de derechos sociales es vituperada por la media clase. La excusa utilizada en forma letal es: “yo me rompí todo trabajando, ¿y el negro qué? Se emborracha con mi plata”.
Frase tan repetida como equivocada. El trabajo no es excusa para la discriminación y la descalificación. Tampoco el habitante de la clase media logró su bienestar porque trabajó siempre. Sólo encontró la llave de la felicidad económica porque hubo gobiernos nacionales que crearon una escenografía adecuada para el trabajo y el consumo.
Cuando gobiernan los ineptos promotores de las minorías antinacionales se puede trabajar todo el día y toda la noche que sólo logrará comer, porque el bienestar no llega. Si hay algo que los cipayos en el poder conciben es que con sus políticas la prosperidad para todos y todas es una utopía.
Y en tiempos de elecciones las discusiones que bajan al ruedo popular son estas. Por un lado, los que entienden el significado de pertenecer a causas que hablan de derechos y cuestiones sociales y por otro aquellos que entienden al materialismo como fin único y último en sus vidas.
El choque es irreversible. La grieta siempre estuvo. Se amplificó durante gobiernos populares y se acalló en las dictaduras, pero las diferencias siempre existieron. Y a pesar que los que posean mayores riquezas las amplían, en la existencia de procesos nacionales, la discriminación lo puede.
La media clase también adhiere a este pensamiento. Mal no le va, pero termina votando a quienes saben perfectamente que los ajustarán y retrasarán en su progreso económico. Algo que Jauretche visualizó y con otros conceptos llego a la misma conclusión: “las clases pudientes no se bancan un negro en Mar del Plata”.
Se detesta la igualdad, la distribución equitativa de la riqueza y están dispuestos a inmolarse con tal que la diferencia exista. El problema es que el fanatismo que poseen les hace perder la brújula. El norte del bienestar puede esperar siempre y cuando no existan planeros.
Arturo Jauretche dijo alguna vez que: “el ciudadano tiene la ilusión que elige y sólo se limita a escoger entre la reducida lista que los financieros han decretado apta para el consumo popular. El político y su partido lo saben y sabe por consecuencia que antes de someterse a la elección popular ha de tener el visto bueno los financieros. Y este visto bueno se obtiene a cambio de la entrega de los intereses populares. Cuando el día del comicio llega, el pueblo no elige sino dentro de la opción que los financieros le proporcionan”.
Este año las elecciones determinarán el modelo a seguir. Uno propone industrializar tras dos gobiernos de economía en crecimiento y ampliación de derechos. El otro, habla de un cambio que no cuenta pero si se sabe que el ajuste dirá presente acompañando a una nueva devaluación. El Ku klus klan económico hará su reaparición si la clase media opta por un globo amarillo. Obvio que pagará caro su error democrático pero al menos el choriplanero dejará de sonreír y ensuciar la Plaza de Mayo. Si esto sucediera, podríamos probar cómo el fanatismo de la anti política apoyado por la derecha nos obliga al suicidio colectivo y cotidiano. ¿No le parece?

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios