Hoy es martes 21 de mayo de 2019 y son las 12:49 hs. ULTIMOS TITULOS: El regreso a escena de Whitney Houston: una gira con holograma, un disco póstumo y un musical en Broadway / Willem Einthoven: el médico que creó el electrocardiograma y cambió la forma de analizar el corazón / Amalia Granata defendió al médico condenado por frenar un aborto legal / Conmebol anunció los requisitos de participación y dejó a Tigre sin chances de Copa Libertadores / Juicio a Cristina, en fotos: la previa, la llegada a Py y la lectura de acusaciones en su contra / Mientras comenzaba el primer juicio a Cristina Kirchner, Macri encabezó un acto en una fábrica ferroviaria con Vidal / Roland Garros: la estrofa que el torneo le inventó a Del Potro y la práctica Federer-Schwartzman / La nueva pareja de Sergio "Kun" Agüero: quién es Sofía Calzetti, la joven que publicó la foto en Instagram / Miami: una inédita misión comercial busca convencer a turistas argentinos / Rating: Argentina, tierra de amor y venganza logró su mejor marca desde su estreno / Las razones por las que la OCDE dice que la Argentina crecerá en 2020 / ?Chernobyl? revisa el desastre nuclear de Rusia como una temporada en el infierno / Jimena Barón contó que Daniel Osvaldo la obligó a borrarse un tatuaje / Escuchá a Tom Morello tocando el tema de 'Game of Thrones' / Las polémicas imágenes de Felipe y Martita Fort al volante / Río Negro: declaran culpable a un médico por no realizarle un aborto no punible a una joven violada / Cuándo debuta la Argentina en la Copa América 2019 / Aníbal Fernández: "Haría lo imposible por conquistar e incorporar a Massa" / Game of Thrones: Isaac Hempstead-Wright pensó que el final de Bran Stark como rey era una broma / Expectativa y fuerte presencia de exfuncionarios kirchneristas en Comodoro Py /
20 de agosto de 2015
Calles Porteñas - Por Gabriel Princip
“Las tardecitas de Buenos Aires tienen ese qué sé yo, ¿viste?”, salgo de la casa por Arenales, lo de siempre en la calle y en mi, así comienza Balada para un Loco. El hit de Astor Piazzolla se transmite en vivo y en directo en forma cotidiana. Porque a pesar de todo, la puerta de Buenos Aires resulta un ejido diferente.

Por Gabriel Princip.

Húmedo, gris, con insomnio, más luces que pobreza, riqueza en algunos autos importados y olor a muzzarella de las Cuartetas que invade el Obelisco de norte a sur y de arriba a abajo.
Afiches, chicos pidiendo en nombre del estado de clase, impiadosos caminantes que ignoran mendigos en nombre de la autoridad estatal, eso es Buenos Aires.
Luces rojas, chicas a todo servicio, cartelitos pegados en cartelones, taxis midiendo la economía de la población para observar si lo solicitan o no, eso es Buenos Aires.
Carencia de animales a la vista pero terminaciones en marrón claro de canes descuidados, gente que corre, que mira, que habla con celular cual horda histérica rumbo a un norte sin brújula, eso es Buenos Aires.
Calles bacheadas, rotas, arregladas por tercera vez en seis meses, balas gigantes adornando el microcentro, mercados chinos y cambio, “cambio” dice el arbolito. Así son las callecitas de Buenos Aires.
Observamos al porteño, un italiano que habla en español y pretende ser un inglés. El mismo que a los gritos pide un taxi, que no escucha al chofer y paga sin cambio para salir raudamente a su lar laboral.
En esas callecitas está el busca, el ciruja, el mechero, el que corre, el que pide, el diariero, el cadete, el turista, el periodista, el dirigente. Todos caminando en forma rápida y hablando con su celu. Una conjunción histérica parlante emitiendo tips cibernéticos para lograr comunicaciones vanas y frívolas. Eso también es Buenos Aires.
Charlas en bares, cortados al paso, las puertas de las radios reciben a sus estrellas, y desde arriba el firmamento luce esplendoroso con los escritos de Borges, el canto de Gardel, la voz del Pocho y los goles de Diego, relatados por Víctor Hugo. Esa es la identidad porteña invadiendo esas callecitas que tienen “ese qué sé yo”.
Buenos Aires, reina del Plata, con calles que nunca duermen, piquetes que se levantan temprano y humedad que mata porque se instala día a día. Todo eso es Buenos Aires y sus arterias. Esas callecitas que tienen “ese qué sé yo”.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet