Hoy es sabado 19 de enero de 2019 y son las 09:52 hs. ULTIMOS TITULOS: La historia de Leandro, el chico que espera un trasplante de corazón desde hace tres años / El mensaje de despedida de la novia del sueco que perdió una pierna tras ser baleado en un asalto / Las cinco obsesiones de Mauricio Macri en la carrera electoral / Las películas que no te podés perder, según Catalina Dlugi / El lateral que iba a ser de selección, perdió el rumbo y ahora llegó a San Lorenzo / Independiente empezó el año con una sonrisa: derrotó a Gimnasia en Mar del Plata / Otro horizonte para el golf: de deporte elitista a vehículo de inclusión social / Para River, se terminan los festejos y empieza la hora de jugar por los puntos / Rafael Nadal siempre está: avanza en Australia y suma 250 triunfos en los Grand Slams / Mohamed: lo que aprendió del básquet y el fútbol americano, y los técnicos que lo marcaron / Sandro Mareco eligió el camino más lento en el ajedrez, pero ya está dejando una huella / Antonio Mohamed: ?No miren mis goles en YouTube, pregunten qué clase de persona soy? / River Plate-Defensa y Justicia, por la Superliga: horario, TV y formaciones / Difunden imágenes de Carla, la mujer desaparecida en Pompeya / Allanaron la casa del hijo de una de las turistas israelíes desaparecidas en Mendoza / Vecinos de distintos barrios porteños se manifestaron contra el aumento de tarifas / Nicole Neumann: "Con Jimena Barón tuve y tengo la mejor" / Copa del Rey: Barcelona eludió la sanción y tendrá un duro cruce ante Sevilla / Boca se quedó sin coordinador de inferiores: Burdisso despidió a Claudio Vivas / Especializan a penitenciarios que trabajarán en una cárcel modelo para jóvenes adultos /
20 de agosto de 2015
Calles Porteñas - Por Gabriel Princip
“Las tardecitas de Buenos Aires tienen ese qué sé yo, ¿viste?”, salgo de la casa por Arenales, lo de siempre en la calle y en mi, así comienza Balada para un Loco. El hit de Astor Piazzolla se transmite en vivo y en directo en forma cotidiana. Porque a pesar de todo, la puerta de Buenos Aires resulta un ejido diferente.

Por Gabriel Princip.

Húmedo, gris, con insomnio, más luces que pobreza, riqueza en algunos autos importados y olor a muzzarella de las Cuartetas que invade el Obelisco de norte a sur y de arriba a abajo.
Afiches, chicos pidiendo en nombre del estado de clase, impiadosos caminantes que ignoran mendigos en nombre de la autoridad estatal, eso es Buenos Aires.
Luces rojas, chicas a todo servicio, cartelitos pegados en cartelones, taxis midiendo la economía de la población para observar si lo solicitan o no, eso es Buenos Aires.
Carencia de animales a la vista pero terminaciones en marrón claro de canes descuidados, gente que corre, que mira, que habla con celular cual horda histérica rumbo a un norte sin brújula, eso es Buenos Aires.
Calles bacheadas, rotas, arregladas por tercera vez en seis meses, balas gigantes adornando el microcentro, mercados chinos y cambio, “cambio” dice el arbolito. Así son las callecitas de Buenos Aires.
Observamos al porteño, un italiano que habla en español y pretende ser un inglés. El mismo que a los gritos pide un taxi, que no escucha al chofer y paga sin cambio para salir raudamente a su lar laboral.
En esas callecitas está el busca, el ciruja, el mechero, el que corre, el que pide, el diariero, el cadete, el turista, el periodista, el dirigente. Todos caminando en forma rápida y hablando con su celu. Una conjunción histérica parlante emitiendo tips cibernéticos para lograr comunicaciones vanas y frívolas. Eso también es Buenos Aires.
Charlas en bares, cortados al paso, las puertas de las radios reciben a sus estrellas, y desde arriba el firmamento luce esplendoroso con los escritos de Borges, el canto de Gardel, la voz del Pocho y los goles de Diego, relatados por Víctor Hugo. Esa es la identidad porteña invadiendo esas callecitas que tienen “ese qué sé yo”.
Buenos Aires, reina del Plata, con calles que nunca duermen, piquetes que se levantan temprano y humedad que mata porque se instala día a día. Todo eso es Buenos Aires y sus arterias. Esas callecitas que tienen “ese qué sé yo”.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
OPINIÓN
Decreto 4161
Comentarios:

RadiosNet
C