Hoy es domingo 24 de marzo de 2019 y son las 14:40 hs. ULTIMOS TITULOS: El keniata Peter Tabichi ganó el "Nobel" de educación / La magistral clase de Martín Salvetti en la previa del "Nobel" de educación / Macri anunció que EE.UU. entregará más archivos desclasificados de la dictadura / Las claves profesionales que reveló Zinedine Zidane en una plataforma paga y de contenido exclusivo / Los mensajes de los clubes de la Superliga en el Día Nacional de la Memoria / Boeing corrigió el sistema de estabilización del Boeing 737 MAX / Cuál es el nuevo escenario de precios con el avance de la cosecha / Tony Blair: ?En la política se puede llegar a la máxima posición con cero cualificación? / Paul McCartney en el Campo de Polo: una realidad paralela de paz, armonía y canciones brillantes / Diego Maradona, lapidario tras la derrota de la selección: "Este equipo no merece la camiseta" / La Brujita Verón: "Si no estudiás, no podés jugar" / El taco de Benedetto a Messi, la imagen viral de la derrota: la comparación con Suárez / ¿Por qué se retira? La hazaña de David Ferrer frente a Alexander Zverev en la noche de Miami / Así será la agenda de los reyes de España en su visita oficial al país / Fake News: Grupo de Diarios América trabaja para combatir la desinformación / Zaira Nara: "Para Wanda, yo tendría que cobrar más que Susana Giménez" / Florencia Peña contó que a los 18 años fue acosada por un actor: "No me toques, no me hagas esto" / Marcha por la vida: un organizador sugirió que una nena de 10 años puede tener sexo consentido / Radiografía de la cosecha: la soja tiene picos de 5500 kilos en la zona núcleo / La selección argentina navega entre el compromiso mudo de Messi y las dudas de Scaloni /
20 de agosto de 2015
Calles Porteñas - Por Gabriel Princip
“Las tardecitas de Buenos Aires tienen ese qué sé yo, ¿viste?”, salgo de la casa por Arenales, lo de siempre en la calle y en mi, así comienza Balada para un Loco. El hit de Astor Piazzolla se transmite en vivo y en directo en forma cotidiana. Porque a pesar de todo, la puerta de Buenos Aires resulta un ejido diferente.

Por Gabriel Princip.

Húmedo, gris, con insomnio, más luces que pobreza, riqueza en algunos autos importados y olor a muzzarella de las Cuartetas que invade el Obelisco de norte a sur y de arriba a abajo.
Afiches, chicos pidiendo en nombre del estado de clase, impiadosos caminantes que ignoran mendigos en nombre de la autoridad estatal, eso es Buenos Aires.
Luces rojas, chicas a todo servicio, cartelitos pegados en cartelones, taxis midiendo la economía de la población para observar si lo solicitan o no, eso es Buenos Aires.
Carencia de animales a la vista pero terminaciones en marrón claro de canes descuidados, gente que corre, que mira, que habla con celular cual horda histérica rumbo a un norte sin brújula, eso es Buenos Aires.
Calles bacheadas, rotas, arregladas por tercera vez en seis meses, balas gigantes adornando el microcentro, mercados chinos y cambio, “cambio” dice el arbolito. Así son las callecitas de Buenos Aires.
Observamos al porteño, un italiano que habla en español y pretende ser un inglés. El mismo que a los gritos pide un taxi, que no escucha al chofer y paga sin cambio para salir raudamente a su lar laboral.
En esas callecitas está el busca, el ciruja, el mechero, el que corre, el que pide, el diariero, el cadete, el turista, el periodista, el dirigente. Todos caminando en forma rápida y hablando con su celu. Una conjunción histérica parlante emitiendo tips cibernéticos para lograr comunicaciones vanas y frívolas. Eso también es Buenos Aires.
Charlas en bares, cortados al paso, las puertas de las radios reciben a sus estrellas, y desde arriba el firmamento luce esplendoroso con los escritos de Borges, el canto de Gardel, la voz del Pocho y los goles de Diego, relatados por Víctor Hugo. Esa es la identidad porteña invadiendo esas callecitas que tienen “ese qué sé yo”.
Buenos Aires, reina del Plata, con calles que nunca duermen, piquetes que se levantan temprano y humedad que mata porque se instala día a día. Todo eso es Buenos Aires y sus arterias. Esas callecitas que tienen “ese qué sé yo”.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet