Hoy es miercoles 27 de mayo de 2020 y son las 22:35 hs. ULTIMOS TITULOS: Soja: proponen bajar retenciones para que ingresen divisas extra por más de US$4300 millones por año / Coronavirus en la Argentina: temor entre los vecinos de Villa Itatí por los casos en la aledaña Villa Azul / Un ministro del gobernador Schiaretti destacó que el campo necesita "reglas claras" / "Mucho gasto". Los contadores respondieron ante la crítica de Alberto Fernández / Coronavirus: Brasil vuelve a superar los 1000 muertos en las últimas 24 horas / Ginés González García, desde la clínica: "Estoy fenómeno, con ganas de volver a trabajar" / Perú registra otro récord de casos de coronavirus / Coronavirus en la Argentina: con 10 muertes en el día ya son 500 los fallecidos en el país / El Gobierno activó una reforma de la ley de inteligencia nacional / La OMS se abre a donaciones individuales luego de que Donald Trump amenazara con cortarle los fondos / Por los motochorros, Tucumán prohíbe que vayan dos adultos en una sola moto / REVISTA LUGARES 289 - MAYO 2020 / Otro escándalo de corrupción ligado a la pandemia en Bolivia / Córdoba: piden justicia por la chica de 14 años asesinada; hay dos detenidos / El enérgico reclamo de Dady Brieva a Alberto Fernández: "Seamos Venezuela ahora" / El ruralista del campo incendiado: "No sé por qué tengo que declarar yo en vez de los ladrones" / A 44 años del gol antológico de Bochini contra Peñarol: gambeteó a 8 rivales y la mandó a la red / Coronavirus en la Argentina: ¿viajes de egresados en septiembre?, una pequeña ilusión para los estudiantes secundarios / Un nuevo unipersonal teatral se estrena por Internet / España. Vuelve la Liga ACB: sede única y 33 partidos en dos semanas para terminar la competencia /

17 de febrero de 2016
¿Anestesia general? - Por Margarita Pécora
Acudo al uso de términos de la Medicina, y la Cinética química, para marcar cierta semejanza entre la cuasi parálisis de la reacción social que se advierte en estos momentos en la sociedad argentina, con el efecto de la anestesia, y la velocidad de la reacción de ciertos los compuestos químicos.

Los 2 primeros meses transcurridos en el Gobierno  neoliberal  y de extrema derecha de Mauricio Macri que la propia sociedad argentina avaló como ganador en las urnas,  han sido más que suficientes para demostrar que  “cosificó” al pueblo, al utilizarlo con promesas de cambio, que ya están  demostrando ser todo lo contrario  de las mejorías que pregonaba, dado que las medidas apuntan, por el contrario, a empeorar  la calidad de vida de los ciudadanos al afectar  divisas tales como el consumo interno, la producción y el empleo.

Las flechas  que indicaban el camino hacia el “cambiemos  para mejorar a  la gente”, giraron  en rumbo contrario.  Ahora son las que apuntan al  ajuste que implica una enorme transferencia de recursos a sectores concentrados. La alianza Cambiemos había prometido bajar la inflación. Sobre esto último, Macri avisó el miércoles, en un acto junto al supermercadista Alfredo Coto, que habrá que esperar hasta tres años. En los otros objetivos se observa la misma tendencia: en lugar de crecer, la economía empezó a caer, y lejos de haber más empleo, se multiplicaron los despidos y creció la conflictividad social.

Aletargados

A diferencia de  épocas pasadas, en las que el pueblo argentino  reaccionaba a puro cacerolazo ante cualquier   medida del Estado que le  afectase, esta vez se nota un comportamiento anómalo, solo comparable a cuando una persona recibe  anestesia general  y queda “fuera de combate”, lo que significa que está totalmente inconsciente e inmovilizada.

¡Cuántas  más pruebas necesita la población  para  activar  sus mecanismos de reacción  ante lo que ya se ve  ha sido un “engaño” para quienes  creyeron en un proyecto que cambiaría  para mejor, y que dejaría atrás  lo “nefasto”, que  creyeron  era el kirchnerismo.

Todo parece indicar que muchos piensan que  hay que seguirle dando tiempo a Macri  para  que destruya  más  la economía nacional,  y  siga saqueando  a las clases  trabajadoras  llevando  a la sociedad  a la pobreza máxima  y no cero como  había prometido.

Se ve que los bailes  y el  torpe  discurso  del Ingeniero, fueron suficientes para actuar  como anestesia  sobre la médula espinal, el tallo cerebral  y toda su corteza, porque la velocidad de reacción social es casi nula, incluso  tardía  la del movimiento obrero- lo cual es aún peor, porque en él,  los trabajadores depositan  sus esperanzas de ser defendidos ante los atropellos que constituyen los despidos indiscriminados y los techos a las paritarias salariales.

La velocidad de reacción  de la sociedad argentina,  puede ser comparada con la oxidación del hierro bajo condiciones atmosféricas, tan  lenta que puede tardar años.  Esperábamos que la velocidad fuera tan  rápida, como la que se opera ante  la combustión del butano ante el  fuego.

Sería lamentable tener que presenciar cómo  la sociedad  se convierte en masoquista.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet