Hoy es miercoles 27 de mayo de 2020 y son las 21:22 hs. ULTIMOS TITULOS: Ginés González García, desde la clínica: "Estoy fenómeno, con ganas de volver a trabajar" / Perú registra otro récord de casos de coronavirus / Coronavirus en la Argentina: con 10 muertes en el día ya son 500 los fallecidos en el país / El Gobierno activó una reforma de la ley de inteligencia nacional / La OMS se abre a donaciones individuales luego de que Donald Trump amenazara con cortarle los fondos / REVISTA LUGARES 289 - MAYO 2020 / Otro escándalo de corrupción ligado a la pandemia en Bolivia / El enérgico reclamo de Dady Brieva a Alberto Fernández: "Seamos Venezuela ahora" / El ruralista del campo incendiado: "No sé por qué tengo que declarar yo en vez de los ladrones" / A 44 años del gol antológico de Bochini contra Peñarol: gambeteó a 8 rivales y la mandó a la red / Coronavirus en la Argentina: ¿viajes de egresados en septiembre?, una pequeña ilusión para los estudiantes secundarios / Un nuevo unipersonal teatral se estrena por Internet / España. Vuelve la Liga ACB: sede única y 33 partidos en dos semanas para terminar la competencia / Río Gallegos: Rudy Ulloa violó la cuarentena en una fiesta con 40 personas / Uruguay: Lacalle Pou y Tabaré Vázquez refuerzan la unidad contra el coronavirus / La gran decisión de Biden: su compañera de fórmula / Legisladores piden más datos a la AFI sobre su denuncia de espionaje ilegal / Ajedrez, libros y parroquia: los días de Alejandro Burzaco, el arrepentido argentino del FIFAgate en Manhattan / Nuevos protocolos. Cómo viven hoy el aislamiento los barrios cerrados de la provincia de Buenos Aires / Coronavirus. En lo que va de mayo la recaudación nacional de impuestos cayó casi 40%, según Iaraf /

8 de marzo de 2016
La mitad menos uno - Por Gabriel Princip
En las elecciones que establecieron Mauricio Macri presidente tuvieron un resultado parejo. Sabemos que por lo menos la mitad de la población no está de acuerdo con el gobierno, claro que día a día este porcentaje aumenta en proporción directa con los despidos sin sentido.

Esos habitantes de la patria grande no entienden por qué la frase de moda es: “Es poco tiempo para la crítica sobre el gobierno”. Sujeto y predicado predilecto de cuanto gremialista conozcamos y de más de un legislador. Ahora, ¿Cuando alguien comete un crimen se lo justifica por la edad del asesino? ¿O por el escaso tiempo que tardó en ejecutar a la víctima? No, bajo ningún punto de vista.

Y lo que está pasando en la Argentina es el crimen perfecto. La derecha está pasando a degüello a un estado protector presente hasta hace tres meses, por si esto fuera poco el liberalismo asesina las libertades públicas y da cuenta fácilmente de todo aquello que tenga que ver con lo nacional, lo popular y lo democrático.

Solo se salvan de esta masacre los negocios, los partidos alquilados de corte popular para que la derecha se llene los bolsillos y los gremialistas que entienden que solo deben establecer los derechos de los trabajadores con los gobiernos blandos, con los duros el sometimiento es vergonzoso.

Hoy el peronista de corazón, el K ilusionado, el socialista de ley, el radical de antes y muchos más, piden a gritos participar y acompañar a dirigentes para que el país vuelva a la normalidad. Todos ellos pretenden observar una nación grande donde el empresariado ocupe su rol y no intervenga en las decisiones del gobierno. Quieren ver gente capaz y poco cool en los lugares decisivos y darían lo que no tienen por una plaza sin reclamos y de fiesta. Eso es un país normal y no una sociedad que acepte que la desocupación como línea editorial de un gobierno.

Un país normal es un lugar donde el obrero tenga derechos, trabajo y se pueda hacer el asado los domingos. Un país normal es aquel que respeta a sus próceres y presidentes democráticos no aquel que persigue y revolea bustos de hombres emblemáticos de la política argentina. Un país normal es donde se incluya el 100 por ciento de la población no aquel que diseñan los empresarios para un 75 por ciento dejando un cuarto de la población camino a la muerte segura. Un país normal ríe, no llora, no se queja. Un país normal no excluye. Un país normal vive de fiesta en forma continua. Un país normal crea programas de inclusión, sostiene la cultura y brinda por la educación. Un país normal crece en forma permanente. Ese país normal hoy no lo vemos y existe la duda que en un plazo corto pueda volver.

Hoy es un país cool, pero para una minoría selecta. Hoy las mayorías están en silencio y sus representantes  más mudos que nunca. Quizás el tiempo del desborde popular no tarde en llegar, como decía Perón: “O vamos con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes”.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet