Hoy es miercoles 27 de mayo de 2020 y son las 21:50 hs. ULTIMOS TITULOS: Ginés González García, desde la clínica: "Estoy fenómeno, con ganas de volver a trabajar" / Perú registra otro récord de casos de coronavirus / Coronavirus en la Argentina: con 10 muertes en el día ya son 500 los fallecidos en el país / El Gobierno activó una reforma de la ley de inteligencia nacional / La OMS se abre a donaciones individuales luego de que Donald Trump amenazara con cortarle los fondos / REVISTA LUGARES 289 - MAYO 2020 / Otro escándalo de corrupción ligado a la pandemia en Bolivia / El enérgico reclamo de Dady Brieva a Alberto Fernández: "Seamos Venezuela ahora" / El ruralista del campo incendiado: "No sé por qué tengo que declarar yo en vez de los ladrones" / A 44 años del gol antológico de Bochini contra Peñarol: gambeteó a 8 rivales y la mandó a la red / Coronavirus en la Argentina: ¿viajes de egresados en septiembre?, una pequeña ilusión para los estudiantes secundarios / Un nuevo unipersonal teatral se estrena por Internet / España. Vuelve la Liga ACB: sede única y 33 partidos en dos semanas para terminar la competencia / Río Gallegos: Rudy Ulloa violó la cuarentena en una fiesta con 40 personas / Uruguay: Lacalle Pou y Tabaré Vázquez refuerzan la unidad contra el coronavirus / La gran decisión de Biden: su compañera de fórmula / Legisladores piden más datos a la AFI sobre su denuncia de espionaje ilegal / Ajedrez, libros y parroquia: los días de Alejandro Burzaco, el arrepentido argentino del FIFAgate en Manhattan / Nuevos protocolos. Cómo viven hoy el aislamiento los barrios cerrados de la provincia de Buenos Aires / Coronavirus. En lo que va de mayo la recaudación nacional de impuestos cayó casi 40%, según Iaraf /

28 de marzo de 2016
Mirta no invitó a Cristo - Por Gabriel Princip
Hoy existen varias versiones sobre el almuerzo de Mirta Legrand, uno de los primeros, donde concurrió Poncio Pilato. La producción no halló a Cristo y no pudo invitarlo. Cuenta la leyenda que por esos días, en que la tierra se estaba enfriando, el almuerzo se realizó en la casa del gobernador.

El locutor anunció a los invitados. “Hoy almuerzan con Mirta, el gobernador Poncio Pilato, el defensor de derechos sociales Juan el Bautista, la modelo Salomé y el sumo sacerdote Caifás”.

Mirta  abrió el dialogo.

-Salomé, qué linda estás. ¿Qué estás haciendo últimamente?

-Nada. Sigo con la danza de los siete velos recorriendo los barrios, aunque a veces me cuesta llegar a cada lugar por los piquetes de Juan el Bautista. Digo Juan, podría tener en cuenta que la gente quiere trabajar, ¿no?

-Salomé, nosotros llevamos la palabra de Dios. No somos piqueteros, sino una simple orga que responde al maestro y con su idea recorremos el país hablando con la gente.

-Todo bien Juan- agregó Mirta- pero mire que Salomé es mujer de armas  llevar. No sea que algún día le cueste la cabeza su trabajo social. Quiero agregar, aprovechando el momento que la producción estuvo buscando por todas partes a ese que dice ser el rey de los judíos y no lo pudimos ubicar.

-Mirta -contesta Juan- es Jesús el maestro, hijo de José el Carpintero y María. Y hoy está de campaña. No se olvide que  es nuestro conductor.

-Sí, pero usa barba, le regala la comida a los pobres, le multiplica peces, pan y vino y está en contra de nuestro gobierno. Y eso no está bien. ¿Coincide conmigo Poncio?

-Delo por seguro Mirta, aunque yo en este tema prefiero lavarme las manos. Casualmente en un operativo dimos cuenta de Barrabás y si tenemos éxito con algún allanamiento, creo que Jesús dará con sus huesos donde indique la justicia.

-¿Es un delincuente?, preguntó Mirta

-Es un subversivo- replicó Caifás. Salomé asentó y Juan movió la cabeza.

-Y si, dijo Mirta. Está con los pobres, le molesta el sistema, siempre mal vestido, desalineado y  manejando, como diría Juan, una orga. No queda más que  pensar que es un militante y futuro ñoqui.

-Permítame una palabra, contestó Juan. Él es nuestro maestro, nuestro salvador, nuestro mesías.

-Si claro, contestó Mirta. Un salvador pobre y mal vestido. Que lo salve a usted,  a mi déjeme con el imperio, con Pilatos, con Salomé, con Caifás, con la gente linda. Bueno, pasemos a tomar el café al living, invitó la señora.

Concluida la infusión, Mirta cerró el almuerzo solicitando un deseo para cada uno.

-A ver Salome, ¿Cuál es tu deseo?

-Seguir el éxito de la danza de los siete velos y que mi rey o el sumo sacerdote  me entregue en bandeja lo que más quiero.

-¿Vos Juan el Bautista?

-Que triunfe nuestra palabra, la del maestro y que no pierda la cabeza por el gusto de una nena caprichosa.

-¿Vos Caifás?

-Que el imperio me ascienda y que sigamos con esta política pro mercado para el sostenimiento de este modelo sin  inclusión y conectados al mundo.

-Por último nuestro gobernador Poncio Pilato, que se acaba de lavar las manos.

-Nada. Que la palabra de los subversivos no llegue a la gente, que este Jesús no triunfe y que usted siga organizando estos almuerzos con gente linda. Ah, le tiro una primicia, ya salió la orden de captura para el hijo del carpintero, y que será sumariado prontamente junto a Barrabas.

-Que eficiencia la del gobierno, contestó Mirta y cerró el almuerzo con un saludo para todos y recordando que en las pascuas con Jesús preso y el futuro descabezamiento de su corriente política, la casa está en orden.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet