Hoy es martes 18 de febrero de 2020 y son las 12:20 hs. ULTIMOS TITULOS: Residencia fiscal. Hasta dónde puede investigar la AFIP, según los especialistas / Las señales cósmicas repetidas cada 16 días pueden tener origen artificial / Brian May le tocó la guitarra a un koala rescatado de los incendios de Australia / Crimen en Villa Gesell: suspenden la audiencia de recusación a la fiscal / Subte: los metrodelegados amenazan con un paro si no se compran nuevos trenes / Un inicio de clases distinto en China: 200 millones toman sus lecciones online / Perreo y descontrol: polémica por el video de una fiesta de Guillermo Coppola / Advierten sobre una "catarata de renuncias" de jueces para evitar la reforma jubilatoria / Coronavirus: era el director del hospital de un Wuhan, luchó incansablemente y murió / Panamá, Seychelles y las Islas Caimán vuelven a una lista negra de paraísos fiscales / La Anmat exige el retiro del mercado de insecticidas de las marca Fuyi y Raid por fallas / Alberto Fernández cuestionó el "lawfare" y pidió "nunca más a la persecución judicial" / Caso Fátima: conmoción en México por el asesinato y tortura de una niña de 7 años / Elizabeth Vernaci, tras la polémica por Jujuy: "Me puse a disposición del Inadi" / 3 simples consejos que te ayudarán a tomar mejores decisiones / Escándalo en EE.UU.: los Boy Scouts, en bancarrota por miles de denuncias de abuso sexual / "No merecía irse tan joven": el mensaje de un amigo de la chica que murió en un country de Pilar / Nick Hornby opina sobre la adaptación para TV de su novela 'Alta fidelidad' / La titular del FMI asegura que actualizará sus recomendaciones para países emergentes / Eduardo Feinmann: ?Si con Macri el país estaba parado, ahora va marcha atrás? /

3 de junio de 2016
Tranqui Prat, estás perdonado
Por Gabriel Princip

Diógenes, el filósofo griego, estaba cenando lentejas cuando vio al filósofo Arístipo que vivía a todo confort a base de adular al rey. Arístipo le dijo: “Si aprendieras a ser sumiso ante el rey no te haría falta comer esta basura de lentejas”. Diógenes le respondió: “Si hubieras aprendido a comer lentejas, no tendrías que adular al rey”.

Seguramente el ministro de Hacienda creerá que Diógenes es la pareja del linyera en la contratapa de Clarín por lo cual no está enterado de esta frase. Sin importarle Diógenes ni el pueblo argentino pidió perdón ante España por el “maltrato” del gobierno K ante las empresas ibéricas.

Hasta donde se sabe, los argentinos no pedimos al gobierno ningún acto de genuflexión ni adulación al por mayor. Igual si al ministro le importó poco el pueblo cuando armó un plan económico que hambrea, menos le importará la opinión de aquellos que no compramos acciones en la bolsa de papeles de alcahuetería S.A.

Baruch Espinoza dijo que “La adulación engendra también la concordia pero a través del repugnante vicio del servilismo o de la perfidia”.

El hijo del jefe de negocios del dictador Videla cree en la adulación, por eso pone al país de rodillas. Cabe recordar que al segundo día de ocupar el cargo voló a Estados Unidos para que le visen el plan, el mismo que hambrea a sus compatriotas. El mismo que está al servicio de las más grandes multinacionales para que tomen los que le sirve y  tiren las sobras.

En España ya fue perdonado, máxime si invitó a Repsol para que vuelva al país. Quizás planee ser el puente para una nueva privatización donde Repsol se imponga. Cabe destacar que a la empresa española se le pagó por su trabajo en YPF, no fue confiscada. Magnífico sería el negocio español si después de la paga de Kiciloff se queda otra vez con los recursos argentinos. Seguramente Alfonso hará lo imposible para el bienestar de Repsol.

Jonathan Swift dijo alguna vez: “El gusto por la adulación se debe, en la mayoría de los hombres, a la pobre opinión que tienen de sí mismos, con las mujeres ocurre lo contrario”.

La alcahuetería al poder es la máxima del Ministro de Hacienda. La adulación hacia el poder real le hace in visibilizar al pueblo que lo contrató. Hoy la gente que votó a su jefe y el resto la pasa mal gracias a su plan de trabajo, a su modelo. El mismo que más temprano que tarde terminará como el otro gobierno que integró, la alianza.

Hoy el modelo es una copia exacta del mismo de la revolución fusiladora y muy parecida al pre peronismo. Las consecuencias deberían ser las mismas con planes iguales y objetivos parecidos. Durante la década infame Arturo Jauretche opinó: “Los argentinos apenas si tendremos que pagarnos la comida de todos los días, y cuando las industrias se liquiden y comience la desocupación, entonces habrá muchos que no tendrán ni para pagarse esa comida. Será el momento de la crisis deliberada y conscientemente provocada. No habrá entonces más remedio que contraer nuevas deudas e hipotecar definitivamente nuestro porvenir. Llegará entonces el momento de afrontar las dificultades mediante la enajenación de nuestros propios bienes, como los ferrocarriles, la flota, las usinas”. Pregunto, ¿No le suena familiar lo que dijo Jauretche en la década 30´ además de posible?

El Ministro fue perdonado por España, nosotros lo perdonaremos si cambia este modelo de hambre por otro que incluya a las mayorías, sería bueno un poco de adulación para el pueblo.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet