Hoy es domingo 24 de mayo de 2020 y son las 18:52 hs. ULTIMOS TITULOS: Racing: el anuncio del club sobre la situación de Carlos Arano y la opinión del presidente Víctor Blanco / Coronavirus. "La rigurosidad en las estadísticas en la pandemia es muy importante", dijo el embajador de Chile / Coronavirus. El Gobierno pidió perdón por los errores en las gráficas que mostró Alberto Fernández / Coronavirus en Estados Unidos: por el hambre, las ratas están más agresivas y recurren al canibalismo / Coronavirus. Detectan más de 50 casos en una villa del conurbano / "Cuarentena espacial": la NASA busca voluntarios para pasar 8 meses aislados / Las multitudes en Italia en el primer fin de semana tras la cuarentena encienden las alarmas / Coronavirus en la Argentina. Médicos cordobeses marcharán contra la imputación de dos colegas en el caso del geriátrico / Desgarrador: un perro hace guardia junto al cuerpo de su hermana atropellada / Coronavirus. En infracción: después de violar la cuarentena en Sevilla, los jugadores pidieron disculpas / Coronavirus. Descubren una fiesta en un balneario de Miramar en plena cuarentena / Inmobiliarias. Durante la cuarentena no se hizo casi ninguna operación, según un informe / Coronavirus en la Argentina: con 97 años y un marcapasos, venció al coronavirus en 16 días / La bajante histórica del Paraná cambió el paisaje y creó problemas a los que viven del río / "Odio ideológico". Una entidad del campo afirma que los ataques a silobolsas son por ese motivo / La fortuna que heredará la viuda de Kobe Bryant, Vanesa, por una participación accionaria de su marido / Juan Martín del Potro provocó "las lágrimas más grandes" en Novak Djokovic, según su madre / Vecinos de Zinedine Zidane lo denunciaron por violar la cuarentena en Madrid / Cuarentena. La preocupación económica es mayor que el miedo al contagio / Estiman que el partido entre Liverpool y Atlético de Madrid del 11 de marzo provocó 41 muertes por coronavirus /

7 de junio de 2016
El huevo o la gallina
Por Soledad Sganga

En la marcha del 3 de junio de NI UNA MENOS, se acerca una estudiante de la facultad de Ciencias Sociales con una encuesta anónima. Una de las preguntas era ¿quién es el actor responsable para solucionar ésta temática? Y fue en ese momento donde la todo el andamiaje teórico y todo el conocimiento se puso en duda. El Estado o los medios de comunicación.

Son esas preguntas que van al hueso y hacen dudar hasta de tu presencia en esa marcha. Y comenzas a pensar. Lo primero que se viene a la cabeza es el Estado. Es el Estado quien debe implementar políticas públicas que tiendan a prevenir, contener y combatir la violencia. Porque es en el donde se concentra el poder de policía, ese poder de control social. Sin embargo, inmediatamente se piensa que es también desde el Estado y desde distintas instituciones que están destinadas a ésta temática al tomar alguna denuncia o se niegan, o se te ríen. 

Se han abierto hogares para mujeres víctimas de violencia de género, en donde se las contenía, se les daba un lugar donde poder quedarse con sus hijos, donde se las atendía y asesoraba jurídicamente. Muchos de ellos los cerraron en menos de 6 meses a nivel nacional y desde mucho antes en lo que es el ámbito de la CABA.

 Programas de prevención y asistencia directa también se han cerrado o vaciado.

 Entonces si ese Estado es el que se le ríe en la cara a la víctima, no tomando una denuncia o simplemente desde la justicia dando un botón antipánico para que la víctima lo utilice cuando el victimario viola la orden de restricción que la misma justicia dictó, el Estado se transforma también en victimario. Porque justicia que llega tarde no es justicia.

 Cuando el Estado se retira de esta forma, lo segundo que se viene a la mente son los medios de comunicación, que no solo ocultan sino que dan una noticia cuando hay una muerte o cuando alguna mujer famosa es víctima.

 Cuando desde las publicidades imponen culturalmente que la mujer sólo puede y debe agarrar un artículo de limpieza o simplemente no puede enfermarse. Cuando una mujer debe utilizar cremas que retrasan el natural paso de los años, con pieles de durazno. Hasta las publicidades para niños son las mujeres las que están encargadas de cuidarlos. El hombre no aparece en ninguna de ellas. El hombre aparece en publicidades de deportes, de bebidas alcohólicas donde se juntan con sus amigos también varones a disfrutar momentos de esparcimiento. Las mujeres NO.

 Los programas de televisión, novelas, donde se muestra a las mujeres “impecables” con poca ropa, voluptuosas y sin un gramo de grasa, en las novelas donde te muestran que la única posibilidad de ascender socialmente es cuando la mucama logra enamorarse del “patrón” y así poder “ser”. Es el hombre el que hace los negocios y es la mujer la “mosquita muerta” que lo quiere utilizar para sacarle plata.

 Entonces vuelvo a la pregunta inicial… ¿Quién es el responsable?

Porque por más medidas y políticas públicas que se implementen si no existe un cambio cultural, esas políticas no son 100% efectivas. Pero si tampoco hay un control sobre lo que se muestra en los medios es inviable un cambio cultural, que haga que éste tipo de mandatos sociales cambien. Y a su vez, los destinatarios de todo, políticas públicas, campañas de prevención y el mensaje de los medios somos todos nosotros. La sociedad en su conjunto.

 Entonces… que viene primero el huevo o la gallina…

 ¿Desde que lugar se da esa batalla cultural que todavía brilla por su ausencia por más que hayamos sido miles de personas quienes participamos de la marcha?

 Y se que la autorreferencia no es apropiada, pero aún así lo voy a hacer y preguntarme como lo hice en ese momento con el congreso a mis espaldas… ¿A quién debemos reclamarle? ¿Al Estado, a los medios de comunicación que muchas veces son más poderosos que cualquier medida, a nosotros como sociedad ó a todos? Y si es a todos ¿Por dónde comenzamos y cómo?…

 Más allá de esta duda que llama a reflexionar y repensar muchas cosas, el 3 de junio asistieron a la marcha más personas que la primera, muchos niños y niñas, hombres, jóvenes, sindicatos, organizaciones políticas y también algunos dirigentes. Eso no es poco pero tampoco es suficiente en tanto no tengamos claro a quien estamos reclamando.

 Entonces… ¿Qué viene primero? Para mi vienen las dos cosas juntas y al mismo tiempo el huevo y la gallina. Porque el Estado somos todos y los medios de comunicación a lo largo de los años han ocupado también un lugar tácito dentro del estado como si fuera un cuarto poder. Entonces los responsables somos todos y debemos reclamarnos a todos la conciencia y la responsabilidad que amerita ésta problemática.

 Porque ya no queremos más decir NI UNA MENOS. Queremos que el sistema patriarcal cambie. Si lo que queremos realmente es llegar a ser una sociedad más igualitaria y equitativa, éstas son cuestiones que debemos pensar y comenzar a implementar. A exigir y a no prestarnos al juego de esa mentira que encubre la violencia de “viven de eso” o “pero ella era brava, lo volvía loco”.

 Desnaturalizar las cuestiones sexistas y retrógradas de la condena social por el paso de los años, por los kilos demás o de menos, por el 90-60-90 y los artículos de limpieza en manos de la mujer.

 Ni inferioridad ni superioridad a nadie, todos somos iguales y todos somos capaces de desempeñar los mismos roles dentro de una sociedad.

Si seguimos naturalizando determinados mandatos, nuestra mente ni nuestra cultura va a cambiar nada. Va a ser un gatopardismo. Hacer que cambie para que todo siga igual…

Soledad Sganga. Politóloga. UBA



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet