Hoy es lunes 25 de mayo de 2020 y son las 02:11 hs. ULTIMOS TITULOS: La divertida reacción de Cathy Fulop cuando Marley le preguntó si esperaba un nieto de Oriana / Dulces magnolias: una celebración de la amistad un poco empalagosa / Golf. Tiger Woods y Phil Mickelson: la exhibición de dos leyendas que recaudó una fortuna a beneficio / Fórmula 1. Las razones que alejan a Sebastian Vettel y Fernando Alonso de tener una butaca en 2021 / Los 80 años de la Bombonera: la obra perfecta del arquitecto olvidado que la diseñó y bautizó / Mariano Zabaleta, tras la confesión de maltrato de Guillermo Pérez Roldán: "Raúl era un tipo que estaba enfermo de la cabeza" / Coronavirus en la Argentina: ¿cómo tramitar el nuevo permiso para circular? / Liga de España. Casi todo listo para reanudar la competencia: día y hora del primer partido, un clásico / Axel Kicillof, con Luis Majul: "La cuarentena en la Provincia fue efectiva" / Coronavirus en la Argentina. La frustración de los que cumplen la cuarentena con los que la rompen / Coronavirus: hubo 723 nuevos casos en las últimas 24 horas y 494 se registraron en la ciudad de Buenos Aires / Mariotto dice que Fernández fue "moderado" para ganar, pero ahora debe cambiar tras la pandemia / Unos 25.000 comercios deberán volver a cerrar en la ciudad: "se viene lo peor", justifica el gobierno porteño / Trump suspende el ingreso de extranjeros procedentes de Brasil / Coronavirus. ¿Cuáles son los síntomas más comunes que tuvieron los argentinos contagiados? / Coronavirus. La arquera de Excursionistas es el primer caso positivo en el fútbol argentino / Kicillof y las razones de sus berrinches políticos / El lado "cholulo" de Diego Pérez: cómo fue el emotivo encuentro con su ídolo, Al Pacino / Maradona: revelan en Twitter una historia solidaria que nadie conocía del Diez / Bundesliga. Un partido que parecía resuelto y terminó en un insólito empate en el cierre de la fecha 27 /

24 de junio de 2016
Pleno retroceso
Por Gabriel Princip.
Con la excusa de fomentar palabras vacías de contenido haciendo eje en lo moral y en lo ético el gobierno de derecha votado por radicales nos lleva en el tiempo a rememorar las economías de dictaduras militares.

Con el gobierno depuesto de Perón, y los medios hablando de tiranía cuando meses atrás mencionaban lo positivo del gobierno justicialista, Arturo Jauretche en 1973 escribía el prólogo de la tercera edición de El Plan Prebisch, el retorno al coloniaje.

En él decía: “No hacía falta ser vidente para acertar. La Revolución Libertadora era, o cayó en manos, de los viejos equipos del país colonial que habían quedado marginados en 1945. Estos partieron del supuesto de que era posible borrar diez años de historia y su complemento también histórico. Creyeron que los cambios operados en la economía, en la política y en la sociedad argentina y mundial, eran arbitrarios y no correspondían a la realidad. Para ellos, todo el problema consistía en retornar a antes de 1943 reconstruyendo la estructura política de entonces y concurrentemente la composición social y económica. Quisieron restaurar un país y borrar todo lo que diferenciaba su presente del pasado”.

Hace seis meses se hablaba del lanzamiento delos  un próximo satélite, el ama de casa tenía su jubilación, la desocupación rondaba el 6 por ciento y en baja, las tasas de interés no eran altas, la ampliación de derechos arrancaba sonrisas en los trabajadores y los actos patrios eran una fiesta.

La actualidad nos marca un gobierno vigilante que utiliza prensa y justicia para establecer la moral de la derecha supliendo en la caja boba las consecuencias de un plan que nos lleva al pre peronismo.

Jauretche en este libro escrito en 1955 había acertado. Explicaba que no había que ser vidente. Lo mismo ocurre con Macri. Todo aquel que hace de la honestidad intelectual un culto, dijo y predijo las consecuencias de un gobierno de derecha. Se avisó, se gritó a los cuatro vientos pero no se pudo con la queja del habitante de la clase media. Este prefirió un globo amarillo a un derecho adquirido. Hoy se arrepiente,  pero ya es tarde.

Siguiendo con el hombre de Lincoln en su libro el Plan Prebish, en el prólogo de 1973 también escribió: “Se destruyeron en 1955 todos los instrumentos creados para encauzar una política nacional de liberación. Esta destrucción se hizo con una mentalidad que se ha sembrado a través de la escuela, el periodismo y el libro que da la idea de que un país es como una casa de comercio cuya riqueza consiste exclusivamente en el saldo que deja el intercambio con el exterior, cuando precisamente la riqueza de un país se mide por su propia producción y la capacidad de consumirla, de manera que las exportaciones y las importaciones representen un mínimo, tal como ocurre en los Estados Unidos, donde el comercio exterior solo representa el 5 por ciento del movimiento económico nacional”.

El fracaso de este plan fue admitido en 1966 por el gobierno de Onganía y en 1970 por su ideólogo. La malversación de información y el odio in extremis por parte de la derecha hacia el peronismo motivo esta derrota.

La libertadora duró tres años. Partió de la persecución ideológica, con la mentira y el fraude como bandera, pasó por los fusilamientos y su objetivo final, la destrucción del peronismo no pudo ser concretado.

Hoy Macri es la remake de Aramburu. El odio al peronismo se transmite en cadena  para cubrir un plan que nos retorna al pre peronismo y nos encolumna tras el imperio. Más tarde que temprano fracasará porque como en el pasado, los números no cierran para las mayorías. El objetivo final que es nuevamente la destrucción del peronismo tampoco tendrá un final feliz para la oligarquía.

La malversación de la información, el fraude ideológico y la deshonestidad intelectual sumados al hartazgo de las mayorías  y el hambre en vivo y en directo motivarán una nueva derrota de la derecha. No será mañana, ni el mes que viene pero será, pues al margen de pequeñas traiciones y grandes miserias las mayorías siempre triunfan.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
OPINIÓN
Macri y Perón
Comentarios:

RadiosNet