Miércoles 23 de Septiembre de 2020

Hoy es Miércoles 23 de Septiembre de 2020 y son las 00:32 ULTIMOS TITULOS: Oficializan la designación de Cantard somo secretario de políticas universitarias / Alerta por la crecida del Río de La Plata en la costa del área metropolitana y La Plata / Turquía anunció la detención de un sospechoso del atentado en Estambul / El gobierno nacional concedió un anticipo financiero de $3.500 millones a la provincia de Buenos Aires / Indagan a los recapturados por policías baleados en Ranchos y por fuga del penal / El Gobierno designó a los nuevos titulares de la ANSV, la DNV y la CNRT / Francisco: "La lealtad y la fidelidad no están de moda" / El río Paraná descendió 7 centímetros en Victoria, tras llegar ayer a su pico máximo / Dos muertos al chocar una moto contra un paredón de contención del Puente Alsina / El papa Francisco pidió rezar por las víctimas del atentado en Estambul / Macri derogó el decreto que dispuso devolver el 15% de la coparticipación / Por seguridad cambiaron de celda ocho veces en cuatro días a "El Chapo" Guzmán / Buen tiempo y una máxima de 29 grados en la Ciudad / Macri anuncia la construcción de la autovía en la RN 5 / Independiente y San Lorenzo empataron en la apertura del Torneo de Verano 2016 / "El mundo no busca un líder en Moscú o Beijing, nos mira a nosotros", dijo Obama sobre el Estado de la Unión / Buen triunfo de Ferro sobre Weber en la Liga / La AFA resolvió que el 30 de junio a las 18 se celebren las elecciones / El ministro de Trabajo bonaerense reunió a intendentes y sindicatos para conformar Comisión de Empleo Municipal / Garavano recibió a las Madres del Dolor /

  • 16.1º
  • Despejado

OPINIÓN

5 de septiembre de 2016

Explotados - Por Soledad Sganga

Se habla del costo laboral, de abuso de ausentismo, de la apertura de importaciones, de las tasas de interés, de la baja del marcado interno. La culpa de todo la tiene siempre el trabajador. Y todos olvidaron contentos el mal llamado cepo al dólar, la inflación y el impuesto a las ganancias

Por Soledad Sganga. Politóloga. UBA.

Una de las primeras medidas que tomo éste gobierno fue “limpiar” el Estado de la grasa militante, provocando miles de despidos en el sector público, lo cual abre la puerta a los despidos en el sector privado.

Como medida siguiente levantaron las restricciones en la compra de divisa extranjera. Bajaron las retenciones a los sectores que más rentabilidad obtuvieron durante los últimos años, dando la libertad que cada ciudadano comprara la cantidad de divisas que le viniera en gana.

Hasta dos millones dijeron.

Esto provocó una disparada de precios que todavía no logran controlar ya que desmantelaron todos los programas que protegían al consumidor.

En señal de “libertad” abrieron las importaciones lo cual comenzó a erosionar el mercado interno y las economías regionales, como también varias ramas de la industria.

Bueno todos aquellos que se quejaban de las medidas implementadas durante los últimos años ya no existen, por tanto las quejas tampoco deberían existir…

Sin embargo existen, porque no fueron medidas tomadas producto de un capricho ni para complacer a nadie en particular sino para beneficiar al colectivo de la sociedad.

Hay algo que el gobierno y los pilares que todavía lo sostienen, no vieron ni verán. Obviamente que ahora hay quizás menos trabajadores que están alcanzados por el impuesto a las ganancias ya que pasaron a cobrar un seguro de desempleo, con un poder adquisitivo deteriorado por la inflación. Los trabajadores que todavía tienen sus puestos de trabajo son los mismos que mantienen a una empresa o una PYME en pie y a tracción casi funcionando.

Bueno sería preguntarle a los empresarios y a los que se enojan por el ausentismo que pasaría si redujeran su personal a cero trabajadores quién mantiene en pie la producción y rentabilidad de su empresa, más allá de las importaciones.

La libertad de comprar divisas es una mentira. Ya son muy pocos los que pueden comprarlas porque no tienen con qué. Permite una fuga indiscriminada de divisas y todavía el gobierno sigue esperando la lluvia de inversiones y que el blanqueo oscurecido sea un éxito.

Entonces que las empresas la sostengan sus dueños, así se ahorran también el ausentismo inexistente del que hablan, ya que nuestro país registra uno de los niveles más bajos de la región. Que las divisas sigan en su exitoso y libre éxodo, que la producción argentina que sostenía el mercado interno se cobije en los productos importados.

La conclusión es que el resultado todas éstas medidas que sólo favorecen a los sectores más poderosos y los más beneficiados, es culpa del trabajador que se levanta todos los días para ganarse el pan, al que le sobra mes al final del sueldo. Culpa de los despedidos, ñoquis todos ellos por supuesto que ya nada tienen que aportar a la economía porque no sólo tienen poder de ahorro sino que no tienen poder adquisitivo.

La culpa la tienen los explotados, nunca los explotadores.

Bueno sería que se dieran cuenta que más allá de registrar una sociedad anónima, una empresa o una PYME, los que realmente ponen a girar la rueda son los trabajadores y no los empresarios beneficiados por medidas que en poco tiempo destruyeron nuevamente un tejido social que costó años reconstruir.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

OPINIÓN
Tres empanadas

Comentarios