Hoy es jueves 23 de enero de 2020 y son las 08:15 hs. ULTIMOS TITULOS: Mauro Zárate, indiscutido en Boca: estuvo a punto de irse y hoy es titular para Russo / Fotos sexuales. Dura denuncia de la exnovia de un acusado por viralizar imágenes / Dólar turista hoy: a cuánto cotiza el jueves 23 de enero / Dólar blue hoy: a cuánto cotiza el jueves 23 de enero / Sigue el escándalo: Mónica Farro se desmayó en el escenario y debieron levantar la función de 20 Millones / Divina comida: El Polaco sorprendió a sus compañeros con un tema inédito / Luis Alberto Spinetta: un homenaje, a 70 años del nacimiento de "El Flaco" / El muro infernal: cuando aspira helio, a Fabián "Poroto" Cubero le sale la voz gruesa / Separadas: a pesar de los celos de Lena, Martina vive una noche de pasión con Felipe / Mendoza: un nene se electrocutó con un cartel en una parada de colectivo / Ya no mires atrás, el nuevo disco de Spinetta: una obra que viaja directo al infinito / Los acreedores se organizan en comités para agilizar las tratativas / Pases en picada: el peor enero en seis años debilita las cajas de los clubes argentinos / Experimento Ecuador: la apuesta por el hijo de Cruyff verá la luz contra la Argentina / El método Racing: la inversión en juveniles que le generó 65 millones de euros / Australian Open: el progreso de Guido Pella rinde examen ante el talentoso Fabio Fognini / La historia detrás del escandaloso descenso de Saracens, el mejor club de rugby de Europa / Rafael Nadal-Federico Delbonis, por el Australian Open: se juega el cruce de la segunda rueda / Ante la falta de acuerdo, Kicillof extendió hasta el 31 de enero el plazo para lograr un trato con los bonistas / Luis Brandoni, sobre el grito de 'Cristina asesina' en la marcha de Nisman: "No era la oportunidad" /

19 de octubre de 2016
19/O Negro contra la violencia de Género - M. L. Morales
Es cosa de hombres y mujeres. Hoy las mujeres decidimos convocarnos y bajo el lema del 19/O Miércoles Negro ni una menos, vivas nos queremos, contra la violencia de género paramos una hora para decir basta a los femicidios.

Por M. Laura Morales.

La convocatoria surgió tras el femicidio de Lucía Pérez, la niña de 16 años marplatense que fue brutalmente asesinada, drogada, violada por tres hombres el pasado sábado en esa ciudad balnearia. Y traspasó fronteras, fue de país en país, el reclamo masivo para decir basta a la violencia de género. A las 13 hs habrá cese de actividades durante una hora en la Argentina y en varios países de Latinoamérica donde se registra un alto índice de femicidios.

Falta mucho para erradicar la cuestión cultural de la “mujer objeto”… un paquete impuesto por la culturización de medios/empresas/multinacionales casi siempre con CEO´s hombres. Medios globales, grafica, televisión, cine… un mundo donde lo pornográfico antes era algo prohibido… o cosa de hombres y hoy está en los programas televisivos a las 11 de la noche… al alcance de niños, niñas y la familia.

La familia no vende… vende la mujer en ese rol que imponen los medios, cuanto más pornográfico sea el asunto mejor y cuanto más pequeña mejor, así de paso la pedofilia también está en los medios. La estigmatización de la mujer vende y es ése es el lugar… en la casa cocinando, lavando los platos con los quehaceres domésticos o cuidando a los niños… El lugar que tenía la mujer si, en los años ´30… ´50…

El destape (y no en las tapas de playboy) de la mujer estos últimos 50 años, es muy difícil de incorporar en la cultura a nivel mundial. Ya no es un tema argentino, ni latinoamericano. Aunque es en los lugares donde más femicidios se registran, y también no sólo porque la figura del femicidio es relativamente nueva sino que por lo general los delitos y más cuando se trata de crímenes primero hay que velar porque lleguen a juicio, luego tratar de que se condene, luego verificar los beneficios que incluyen las penas… aquí otra cuestión que tiene que ver con el sistema judicial en decadencia en el que vivimos.

En la mayoría de los países y muchos de Latinoamerica, la mujer empresarial o CEO, exitosa, la científica, se destaca pero no vende tanto como aquella modelo superstar de la TV que triunfa al igual que sus compatriotas que eligieron otro camino. “Las lolas y las curvas” venden más que los libros. Nos guste o no nos guste es una cuestión cultural que no es de hace una década sino que se remonta a la época de las colonias o de la edad media cuando las quemaban por brujas, o desde la época de Cristo quizás cuando apedrearon a María Magdalena por prostituta, (si hubiese vivido en este tiempo seguramente sería bailarina de Show Match) y desde el origen de todos los tiempos. Incluso ése no sería el problema, sino que no entendimos nada, no evolucionamos nada, y en el siglo XXI de la revolución de la ciencia y la tecnología matamos mujeres como en siglos pasados. Tampoco tenemos en cuenta que nos matan todos los días, cuando nos humillan en TV, en el cine o en la tapa de una revista mostrando el morbo de un cuerpo semidesnudo o desnudo, una imagen sexual lejos del “Nacimiento de Venus” la obra póstuma de Sando Boticelli.

Y en ese tren de culturización seguimos cuando vamos caminando a nuestros trabajos, a las facultades, las niñas al colegio, a realizar actividad física, o a llevar a nuestros hijos al colegio o al supermercado y de pronto nos gritan barbaridades de cualquier tipo, no importa que los menores escuchen. Desde el colectivo, un camión, un auto, que nos toquen bocina, nos griten en cualquier avenida y esto es las 24 horas. Y el clásico infaltable pasar por delante de una obra y que tres o cuatro trabajadores de la construcción uniformados con o sin casco realmente no interesa, nos griten “te voy a romper toda” o cosas similares… Pero luego se cuestiona incluso desde las mismas mujeres y aquí otra cuestión, la mujer machista que también es víctima de la violencia de cualquier tipo y forma pero la revindica y la avala en esa sumisión de la que es presa y no se da cuenta o no quiere darse cuenta. “Y también con la pollerita que tenía puesta…”, “pero tenía unas calzas y tacos para esa hora de la tarde”… “el escote era muy pronunciado” y así innumerables defensas hacia el agresor verbal o físico y no de la víctima… Agredir está bien, y la culpa la tiene la victima porque provocó esa situación. Muchas veces este accionar es avalado por las mismas mujeres, que a su vez son víctimas y no lo pueden reconocer. Hoy las mujeres nos convocamos a un reclamo desde el dolor más profundo, desde todas las edades, desde todas las latitudes, a parar un poco. A parar la mano, porque nos están matando. Y en cada una de las víctimas morimos todas.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet