Hoy es martes 18 de febrero de 2020 y son las 13:57 hs. ULTIMOS TITULOS: Malestar de los diplomáticos por el proyecto para modificar las jubilaciones / Por qué Yoko Ono se convirtió en la mujer más odiada de la historia del rock / Adelantan a marzo o abril la convocatoria al Consejo del Salario / Para evaluar la posibilidad de un paro. Mañana se reúne la Mesa de Enlace / Bloomberg participará del próximo debate presidencial e inquieta a los demócratas / La Plata: un camión derribó un poste de luz y un médico murió electrocutado / La Justicia pidió un informe actualizado sobre la salud de Florencia Kirchner / Andrea Rabolini, la excuñada de Daniel Scioli, fue designada en un cargo estatal / El número de parejas sexuales, determinante en el riesgo de cáncer / ¿Patricia Bullrich a Independiente? La ex ministra evalúa sumarse a un frente opositor a los Moyano en las próximas elecciones / Residencia fiscal. Hasta dónde puede investigar la AFIP, según los especialistas / Las señales cósmicas repetidas cada 16 días pueden tener origen artificial / Brian May le tocó la guitarra a un koala rescatado de los incendios de Australia / Crimen en Villa Gesell: suspenden la audiencia de recusación de la fiscal / Subte: los metrodelegados amenazan con un paro si no se compran nuevos trenes / Un inicio de clases distinto en China: 200 millones toman sus lecciones online / Perreo y descontrol: polémica por el video de una fiesta de Guillermo Coppola / Advierten sobre una "catarata de renuncias" de jueces para evitar la reforma jubilatoria / Coronavirus: era el director del hospital de un Wuhan, luchó incansablemente y murió / Panamá, Seychelles y las Islas Caimán vuelven a una lista negra de paraísos fiscales /

7 de noviembre de 2016
El lujo es vulgaridad
Por Gabriel Princip.

“La multitud no odia, odian las minorías, porque conquistar derechos provoca alegría, mientras perder privilegios provoca rencor”, dijo alguna vez Arturo Jauretche.

Nunca tan acertado el hombre de Lincoln. Antes y ahora, uno debe preguntarse qué molestaba a las clases altas, ¿Que un pobre pudiera ir de vacaciones? ¿Tanto irritaba que aquellos que menos tienen pudieran completar sus estudios mediante programas sociales? ¿Se puede explicar el rencor de un adinerado cuando se enteraba que alguien que vive en piso de tierra cobraba 800 pesos?

Esa clase media pacata nunca pudo entender la felicidad de un hombre o de una mujer de haber confesado su orientación sexual para unirse a alguien amado. Esos militantes del odio eterno jamás entendieron que una ama de casa es una trabajadora y merece, ella más que nadie, una jubilación.

Escuchar a un coro de jubilados pedir por el 82 por ciento móvil  y al mismo tiempo criticar al ama de casa por no haber aportado y cobrar su jubilación es al menos patético.

Resulta hasta tragicómico ver como hombres y mujeres que vivían con lo justo se alineaban a la oligarquía para someter a un gobierno popular y darle el triunfo al mundo empresarial que de a poco está terminando con un país.

Así y todo, la multitud no odia. Esos hombres y mujeres agradecidos, de buena fe y buena madera marchan al son del amor y de quien lo transmite. Las minorías se instalan al lado del odio, del rencor y de esa sinrazón que les permite discriminar, descalificar y quedarse 40 minutos  un domingo en una iglesia para interpretar el papel de buena persona.

Ese católico sin cristianismo, ese cristiano olvidado de los diez mandamientos es el mismo que replica cuanto insulto observa en las redes para reducir a sus paisanos pobres a la mínima expresión del ser humano.

La militancia en la clase media no cesa. El amor es una asignatura pendiente y el diez felicitado siempre se saca en rencor y descalificación. Ese felicitado que llega por bastardear a un par, a alguien como él, pero con menos dinero. La aprobación siempre llega por su conexión con el materialismo y su exilio en lo espiritual. Su vida es frivolidad, apariencia, carencia de afecto y lujo, un lujo que es vulgaridad porque margina a todo aquel que piensa diferente y entiende a la construcción colectiva como la solución a la vida de una sociedad toda.

Una mayoría optó por el cambio, el cambio para mejor, pero más temprano que tarde cada uno de esos votantes entenderán que ese cambio solo sirvió para el empoderamiento empresarial y que estos hagan y deshagan  sin tener en cuenta a los habitantes del país, a aquellos que los votaron, a los mismos que desfalcan, tarifas mediante. Pero se está a tiempo, el voto es un freno, utilicemos esa herramienta democrática para bien y  nunca hay que olvidar que el sabio puede cambiar de opinión, el necio nunca.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet