Hoy es miercoles 20 de noviembre de 2019 y son las 02:17 hs. ULTIMOS TITULOS: El Gobierno reconoce que la transición con Alberto Fernández está congelada / Rodolfo Santangelo: "Al peronismo le encanta crear empleos que no sirven" / María Cash: iniciaron un rastrillaje en una zona de monte de un paraje salteño / Jorge Jesus, el cerebro de Flamengo que marcó a varias figuras argentinas / Roger Federer en la Argentina: por qué el suizo es mejor fuera de la cancha que adentro / Diego en el Lobo: de la explosión mediática y el marketing... a la dura realidad / El lado B de Roger Federer, en la Argentina: perdió en el juego de las tarjetas de crédito, pero tuvo un salvataje sobre la hora / Roger Federer, en la Argentina: horario y TV de la exhibición ante Alexander Zverev / Emilia Clarke contó que la presionaron para salir desnuda en Game of Thrones y agradeció la actitud de Jason Momoa / Pochettino: el obstáculo para llegar a Bayern Munich y lo que debe pagarle Tottenham por despedirlo / Máximo Kirchner gana terreno para presidir el bloque de diputados, tras la reunión de Alberto Fernández y Cristina Kirchner / Un fuerte temblor sorprendió a Mendoza / Conocé la verdadera edad de tu perro en años humanos (multiplicar por siete no va más) / Contrapunto por el ajuste en la primera charla entre Alberto Fernández y la directora del FMI, Kristalina Georgieva / Copa Libertadores: Diego Haro, el encargado del VAR para la final en Lima, dijo que tenía "estudiado a River" y Conmebol lo reemplazó / Entre la incertidumbre local y la debilidad externa, bajó el precio de la soja argentina / División entre Cristina y el PJ en el Senado: "hay dos bloques", ratificó Caserio / Revés para Julio De Vido: un tribunal rechazó el pedido de excarcelación que había presentado hoy / Ion Tiriac y su sentencia para la nueva Copa Davis: "Este formato es una vergüenza, han arruinado 120 años de tradición" / Nostalgia on demand: Rebelde Way llega a Netflix en diciembre /

7 de noviembre de 2016
El lujo es vulgaridad
Por Gabriel Princip.

“La multitud no odia, odian las minorías, porque conquistar derechos provoca alegría, mientras perder privilegios provoca rencor”, dijo alguna vez Arturo Jauretche.

Nunca tan acertado el hombre de Lincoln. Antes y ahora, uno debe preguntarse qué molestaba a las clases altas, ¿Que un pobre pudiera ir de vacaciones? ¿Tanto irritaba que aquellos que menos tienen pudieran completar sus estudios mediante programas sociales? ¿Se puede explicar el rencor de un adinerado cuando se enteraba que alguien que vive en piso de tierra cobraba 800 pesos?

Esa clase media pacata nunca pudo entender la felicidad de un hombre o de una mujer de haber confesado su orientación sexual para unirse a alguien amado. Esos militantes del odio eterno jamás entendieron que una ama de casa es una trabajadora y merece, ella más que nadie, una jubilación.

Escuchar a un coro de jubilados pedir por el 82 por ciento móvil  y al mismo tiempo criticar al ama de casa por no haber aportado y cobrar su jubilación es al menos patético.

Resulta hasta tragicómico ver como hombres y mujeres que vivían con lo justo se alineaban a la oligarquía para someter a un gobierno popular y darle el triunfo al mundo empresarial que de a poco está terminando con un país.

Así y todo, la multitud no odia. Esos hombres y mujeres agradecidos, de buena fe y buena madera marchan al son del amor y de quien lo transmite. Las minorías se instalan al lado del odio, del rencor y de esa sinrazón que les permite discriminar, descalificar y quedarse 40 minutos  un domingo en una iglesia para interpretar el papel de buena persona.

Ese católico sin cristianismo, ese cristiano olvidado de los diez mandamientos es el mismo que replica cuanto insulto observa en las redes para reducir a sus paisanos pobres a la mínima expresión del ser humano.

La militancia en la clase media no cesa. El amor es una asignatura pendiente y el diez felicitado siempre se saca en rencor y descalificación. Ese felicitado que llega por bastardear a un par, a alguien como él, pero con menos dinero. La aprobación siempre llega por su conexión con el materialismo y su exilio en lo espiritual. Su vida es frivolidad, apariencia, carencia de afecto y lujo, un lujo que es vulgaridad porque margina a todo aquel que piensa diferente y entiende a la construcción colectiva como la solución a la vida de una sociedad toda.

Una mayoría optó por el cambio, el cambio para mejor, pero más temprano que tarde cada uno de esos votantes entenderán que ese cambio solo sirvió para el empoderamiento empresarial y que estos hagan y deshagan  sin tener en cuenta a los habitantes del país, a aquellos que los votaron, a los mismos que desfalcan, tarifas mediante. Pero se está a tiempo, el voto es un freno, utilicemos esa herramienta democrática para bien y  nunca hay que olvidar que el sabio puede cambiar de opinión, el necio nunca.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet