Hoy es domingo 26 de enero de 2020 y son las 14:13 hs. ULTIMOS TITULOS: La pesadilla de Del Potro: todas las operaciones que debió soportar durante su carrera / Así fue el pedido de ayuda Fernández a Israel para negociar con el FMI / Australian Open: otro show de Roger Federer y el inesperado rival en los cuartos de final / Eduardo Feinmann, durísimo contra el oficialismo: "Gobiernan para favorecer a delincuentes" / Juan Martín del Potro será nuevamente operado de la rodilla derecha / Serie A: Gol, tarjeta roja y la furia de Lautaro Martínez en el empate de Inter / "Estados Unidos dejó sin efecto los aranceles a las exportaciones de aluminio y acero de Argentina", informó Felipe Solá / Una madre perdió el rastro de su hijo en Perú y viaja a buscarlo: "Sé que está vivo" / Los puntajes de River ante Godoy Cruz: buen nivel colectivo con una destacada figura / River potenció su racha en Mendoza: hace cuánto no era el único líder del campeonato / Schwartzman se despidió del Australian Open ante un Djokovic que no dio chances / La apertura del Cosquín hizo estallar la plaza Próspero Molina / Calu Rivero posó desnuda para la tapa de una revista / La perlita de Pedro Almodóvar en los premios Goya: reveló que Penélope Cruz presentará una categoría en los Oscar / Violencia en grupo: qué esconden los ataques colectivos de "todos contra uno" / Cómo es la pirámide de ingresos de los jubilados y por qué se cuestiona al plan oficial para achatarla / Russo vuelve a una Bombonera renovada, aunque Boca muestra casi las mismas caras / Disney anunció la remake de Bambi / Los ganadores de los premios Goya 2020 / Eduardo Sacheri, sobre La odisea de los giles: "La fui a ver siete veces al cine" /

22 de noviembre de 2016
A la gilada ni cabida
Por Simón Radowistky

El nuevo presidente norteamericano a partir del 20 de enero del 2017 hará cambiar la estrategia de muchos líderes de países aliados al norte. Mauricio Macri, con sus espadas Susana Malcorra y Martín Lostau, apostó en demasía a Hillary Clinton y ésta derrota foránea tendrá un costo extra para el empresario argentino.

En principio, algunas medidas que Trump ejecute pueden llegar a gravitar en la economía argentina. De hecho, se manifestó proteccionista y eso si o si deberá trocar la política externa criolla. También es posible que aumenten las tasas de interés y ello atado a la escandalosa deuda que este gobierno supo contraer tendrá una lógica y negativa consecuencia.

Lejos en el tiempo quedó la alegría argentina de saber que la deuda externa estaba casi saldada. A aquellos protagonistas de la historia que supieron encaminar el país hoy son perseguidos por grandes miserias y enormes mezquindades. Hoy son vistos como bárbaros, corruptos y ladrones, en cambio, la opinión publicada sonríe y apoya la deuda infernal que contrajo el amarillo gobierno.

“Civilización y barbarie, esa zoncera madre que las parió a todas. Todo hecho propio por serio, era bárbaro y todo hecho ajeno, importado por serlo, era civilizado. Civilizar pues consistió en desnacionalizar”, dijo Arturo Jauretche.

La clase media se cansó de aprobar  “la inserción de la Argentina en los mercados”, latiguillo liberal, mientras sometió a la rechifla al proteccionismo k que hizo crecer el país a tasas chinas y esto permitió la ampliación de derechos. Es civilizado rendir cuentas al FMI, es civilizado rendirse al norte, bárbaro es la lucha, plantarse delante del poder y nunca arrodillarse.

El neoliberalismo imperante fracasa en forma cotidiana. La economía hace agua por los cuatro costados y su reprobación no tiene la visibilización correspondiente ya que los medios dominantes y la justicia protegen a los representantes del poder real.

El año que entra será de grandes cambios a nivel mundial y, por el momento, la Argentina se encuentra pendiente del imperio, sin autonomía ni poder con una población empobrecida y dividida. Sólo una minoría se encuentra a gusto con este formato de gobierno y son aquellos que integran la clase alta y las capas medias altas. El resto sólo sufre y espera un acto  eleccionario que otorgue esperanza para un cambio positivo.

Se vive una época similar a la pre peronista y el encargado de la miseria actual no es Báez, no es López es el neoliberalismo, un eufemismo del conservadurismo. Parafraseando a Winston Churchill: “El neoliberalismo es la filosofía del fracaso, el credo a la ignorancia y la prédica a la envidia, su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria”.

El panorama no es alentador. Una deuda que duplicará el año que viene la solicitada por Videla, el peor gobierno de la historia, nos ata de pies y manos a la decisión foránea. Hoy Estados Unidos ha cambiado de presidente, las reglas serán diferentes, es hora que Macri piense en Jauretche cuando decía: “No se trata de cambiar de collar sino de dejar de ser perro”.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet