Hoy es domingo 24 de mayo de 2020 y son las 22:39 hs. ULTIMOS TITULOS: Liga de España. Casi todo listo para reanudar la competencia: día y hora del primer partido, un clásico / Axel Kicillof, con Luis Majul: "La cuarentena en la Provincia fue efectiva" / Coronavirus en la Argentina. La frustración de los que cumplen la cuarentena con los que la rompen / Coronavirus: hubo 723 nuevos casos en las últimas 24 horas y 494 se registraron en la ciudad de Buenos Aires / Mariotto dice que Fernández fue "moderado" para ganar, pero ahora debe cambiar tras la pandemia / Unos 25.000 comercios deberán volver a cerrar en la ciudad: "se viene lo peor", justifica el gobierno porteño / Trump suspende el ingreso de extranjeros procedentes de Brasil / Coronavirus. ¿Cuáles son los síntomas más comunes que tuvieron los argentinos contagiados? / Coronavirus. La arquera de Excursionistas es el primer caso positivo en el fútbol argentino / Kicillof y las razones de sus berrinches políticos / El lado "cholulo" de Diego Pérez: cómo fue el emotivo encuentro con su ídolo, Al Pacino / Maradona: revelan en Twitter una historia solidaria que nadie conocía del Diez / Bundesliga. Un partido que parecía resuelto y terminó en un insólito empate en el cierre de la fecha 27 / Racing: el anuncio del club sobre la situación de Carlos Arano y la opinión del presidente Víctor Blanco / Coronavirus. "La rigurosidad en las estadísticas en la pandemia es muy importante", dijo el embajador de Chile / En los países emergentes, el coronavirus también mata a los jóvenes / Coronavirus. El Gobierno pidió perdón por los errores en las gráficas que mostró Alberto Fernández / Jimena Barón festejó su cumpleaños con Daniel Osvaldo: "¿Se terminará el mundo?" / Coronavirus en la Argentina. Médicos cordobeses marcharán contra la imputación de dos colegas en el caso del geriátrico / Huevos solidarios. Quieren vender 15 millones al costo, pero el Gobierno no les responde /

28 de febrero de 2017
Marí Marí deleitó en San Isidro
Más de 40.000 vecinos disfrutaron anoche en Boulgone del cierre del Carnaval de San Isidro. Nueve murgas locales y Marí Marí, la comparsa más ganadora de Gualeguaychú, le dieron ritmo y color a este evento familiar y gratuito, organizado por la Subsecretaría General de Cultura de San Isidro, que se extendió por casi seis horas sobre una avenida Rolón vestida de fiesta.

"Cientos de chicos que a lo largo del año aprenden baile, ejecución y reparación de instrumentos, armado de trajes y se comprometen en sus respectivos barrios con un proyecto cultural que trasciende lo artístico. Estamos felices porque la familia, como ocurrió en la jornada de apertura, en Martínez, está reunida para ver y disfrutar de sus elencos, y también de Marí Marí que ya pertenece a todos los argentinos”, expresó el intendente Gustavo Posse, que al borde la pasarela disfrutó a la par de todos.

Con la amena conducción del Pollo Álvarez y Santiago Marochi, entre ambas fechas participaron 17 murgas locales, unos 1.500 artistas y más de 70.000 personas. Cifras elocuentes de un evento que no para de crecer. “Era muy necesario recuperar esta fiesta y lo hemos logrado en estrecha colaboración con cada una de las murgas. Hoy tenemos un Carnaval muy profesional, con un escenario privilegiado y un nivel en constante ascenso. Realmente -expresó Eleonora Jaureguiberry, subsecretaria General de Cultura de San Isidro-, se advierten mejoras sensibles en cómo suenan, las coreografías, las puestas en escena. Es un placer ver el arte de nuestros murgueros, y que la gente lo valore y reconozca”.

Alegría, alegría…

En el corsódromo, tribunas repletas de gente, brillos, color, música y baile. En las veredas, una inofensiva guerra de espuma que no sólo convocó a los más chicos. “Mucho no pude ver todavía de las murgas, pero me estoy divirtiendo un montón”, aseguró Virginia Sejo con el rostro blanco por la espuma que le acababa de tirar su sobrina, sin saber que, además de jugar se sumaban a un fin solidario, ya que parte de lo recaudado por la venta de los aerosoles será destinado a la Asociación Cooperadora del Hospital de Boulogne.

“Imaginate, todo el año pensando en esto. Con la mirada buscas a tu familia, a los vecinos, y están todos”, dijo conmovido y con el torso desnudo Damián Dipp, bailarín de Los Auténticos de Boulogne (la primera en desfilar), luego de más de 400 metros, casi desde el túnel hasta Olazábal, de adrenalina sin límite, saltos acrobáticos y brazos que se movían como rayos.

Balcones con vecinos atentos a todo, gastronómicos que cumplieron la prohibición de venta de alcohol, celulares en alto para la foto del recuerdo, zancos voladores, lentejuelas en las chaquetas, bastones y galeras iluminadas, y murgueros de todas las edades en acción formaron parte del corso que siguió con Los Elegantes de Boulgone y Los Soñadores del Bajo Boulgone, de trabajados trajes rojos y blancos, que se despidieron con una furiosa y aplaudida batucada en Olazábal, que se extendió, incluso, vallas afuera. “Hay que tener oído…con una seña todos saben lo que tienen que hacer. Esto es único, no se puede describir”, aseguró Alan (Lolo) Sánchez, del Bajo Boulogne, que con sólo 24 años dirige a los 65 intensos percusionistas de esta murga.

Luego fue el turno de Los Chiflados de Boulogne, de los barrios Covicom, Santa Rosa y Obrero, Los inesperados de Martínez, de El Congo,  Los soñadores de Beccar y Los Fantoches de San Isidro, integrada por habitantes de La Cava. “Tuvimos que cortar las vacaciones porque mi hijo no paraba de llorar. Quería estar acá. Es ése, Joaquín, tiene ocho años y toca el redoblante. Los pantalones se los hice yo”, comentó orgullosa su mamá en el túnel de Rolón, donde Los Distinguidos de Boulogne, locura de los vecinos del barrio Santa Rita, esperaban ansiosos el momento de salir al ruedo.

Otro que no quiso perderse el desfile por nada del mundo fue Pablo Lisarraga, que esta vez tuvo que dejar el zurdo. “El año que viene, cuando camine, vamos a desfilar juntos”, prometió el percusionista de Los del banquito de Beccar, mientras caminaba feliz a la par de sus compañeros con Xamaira en brazos, su hija de ocho meses, dormida y con el traje flamante de la murga.

A modo de cierre, Marí Marí desplegó lo que todos esperaban, batucada, fantasía, mucho brillo, físicos esculturales y unos 70 activos integrantes con vistosos estandartes y disfraces que le dieron color a Bazofia, un espectáculo que destaca la importancia del cuidado de la naturaleza. Así, aves empetroladas, muy oscuras, pero divertidas, al fin, les fueron dando paso a otras muy coloridas, de picos puntiagudos y tambores contagiosos, que, como anticipando el fin de fiesta, lentamente, bien pasada la medianoche, se fueron perdiendo por la avenida.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet