Hoy es lunes 22 de julio de 2019 y son las 11:49 hs. ULTIMOS TITULOS: Mauricio Macri encabeza el homenaje a los caídos de las Fuerzas de Seguridad / En una carta, Lavagna criticó la polarización y denunció que quieren silenciarlo / Jujuy Jiménez y Del Potro suben más fotos para blanquear el amor bajo la nieve / Cambio de esquema. El Banco Central flexibiliza su plan monetario para contener al dólar y la inflación / Taquilla: El rey león desbancó a Toy Story, que se acerca a los 6 millones / Susana Giménez contó que Celeste Cid le pidió "permiso" para interpretarla / Copa Libertadores: cuándo juegan River y Boca, y cómo formarían en los octavos de final / Manchester City pagaría 20 millones de dólares por Thiago Almada, que ya recibe elogios de la prensa británica / La casa de papel 3: Helsinki y Nairobi, ¿prófugos en La Pampa? / Las primeras imágenes de "Messi 10", el nuevo espectáculo de Cirque du Soleil / Largas filas en Aeroparque en las vacaciones de invierno: las quejas de los usuarios / Cristina Kirchner pidió enviar a juicio oral la causa de los cuadernos de las coimas / Habló el abogado de "El Pepo", Miguel Ángel Pierri / Polémica. El DT Cristian Díaz "participó" de la jugada de un gol de su equipo Jorge Wilstermann / "Apolo", el primer animal en ingresar a la Rural que le rinde honor a los 50 años de la llegada a la Luna / Netflix: en agosto vuelve Las chicas del cable / Los preppers que dedican su tiempo y energía a prepararse para el fin del mundo / El Sherrif: Facundo Campazzo ya comenzó con sus tiros imposibles / Qué es la pica: el trastorno que hace que algunas personas tengan un antojo irresistible por comer tierra, tiza o hielo / De Jorge Almirón a Juan Antonio Pizzi: la metamorfosis de San Lorenzo en tan solo 77 días /

25 de marzo de 2013
El congelamiento de los precios no se percibe en los comedores
La suba de alimentos pesa en los barrios. Dicen que el acuerdo oficial con los supermercados no tiene efectos reales. Más adultos mayores recurren a los comedores para calmar el hambre. En las donaciones llegan menos harina y azúcar.

 

Para los comedores, el congelamiento de precios en los supermercados pasa desapercibido. Lo miran de costado. La inflación no da tregua. Los encargados compran en mayoristas, tienen convenios con proveedores, recurren al almacén del barrio para salir de apuros o esperan con las manos abiertas donaciones. Cada vez cuesta más conseguir harina, azúcar o aceite. Cambiar el postre por la suba de alguna fruta ya es una rutina.

Pasaron algunos minutos del mediodía. En la mesa no solo hay niños. Al comedor Casa de Nazaret, de barrio Asunción, llegan ancianos, madres y padres. Las cocineras se apresuran a servir. ­Milanesa con fideos!, se alegra una niña de ocho años. Su madre, de 23, y sus hermanos de 10, 6 y 4 y 2, también se sientan. Hay porciones para unas 300 personas.

“Ahí viene la hermana”, dicen las cocineras. Sor Gregoria Colil es la responsable de la Casa de Nazaret. Los comensales van por el postre: un vaso de uvas para cada uno. La hermana Gregoria dice que esta temporada comieron poco esa fruta. “El cajón pasó de $140 a $170”, explica.

Al momento de realizar las compras, no van a los supermercados. Para abaratar costos prefieren ir a un comercio mayorista o recurrir a algún proveedor de frutas y verduras. Así, no vieron ni de cerca el congelamiento de precios que el Gobierno nacional estableció para febrero y marzo en las grandes cadenas de ventas de alimentos. Gregoria refuerza: “Estábamos comprando la bolsa de papa unos meses atrás a $90 y en estos días nos costó $130”. De las 300 personas que almuerzan en el comedor de Asunción, 150 son del Plan infantil Alimentario Provincial. El resto de los fondos viene de programas nacionales.

Menos harina y azúcar

Aunque no reciben dinero y subsisten a través de donaciones, en el comedor “Sopita de Letras” notan que algunos alimentos llegan en menor cantidad. Gloria Escalante, encargada de ese centro de asistencia, sostuvo: “Vemos que ciertos productos llegan poco, como el aceite, la harina y el azúcar”. Como los víveres son donados por empresas, fundaciones y particulares, no suelen adquirir mercadería en los súper.

Hasta a los clientes cotidianos de los comercios les cuesta llevar varios paquetes de harina o azúcar. En las góndolas hay carteles que limitan a uno o dos unidades por cliente.

“¿Disculpe doña Gloria, me convida un poquito más de sal? Y un poco más de tuco, está rico”, le dice un niño. Ahí también no solo comparten la mesa los chicos. Abuelos, jóvenes y adultos van para calmar el hambre. Agarran un plato de lata y comen.

“No recibimos plata, solo donaciones. A veces tenemos que comprar algo que no falta en el almacén, pero las cosas siguen subiendo. Ese acuerdo en los supermercados no nos impacta”, remarcó Gloria.

Más chicos se acercan corriendo. Abren la reja y se sientan. En total se da de comer a 80 personas. “No solo cubrimos la necesidad de alimentarse. Aquí dictamos cursos y hacemos actividades para que salgan adelante”, aclaró Gloria.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

RadiosNet