Miércoles 21 de Abril de 2021

Hoy es Miércoles 21 de Abril de 2021 y son las 12:08 ULTIMOS TITULOS: Oficializan la designación de Cantard somo secretario de políticas universitarias / Alerta por la crecida del Río de La Plata en la costa del área metropolitana y La Plata / Turquía anunció la detención de un sospechoso del atentado en Estambul / El gobierno nacional concedió un anticipo financiero de $3.500 millones a la provincia de Buenos Aires / Indagan a los recapturados por policías baleados en Ranchos y por fuga del penal / El Gobierno designó a los nuevos titulares de la ANSV, la DNV y la CNRT / Francisco: "La lealtad y la fidelidad no están de moda" / El río Paraná descendió 7 centímetros en Victoria, tras llegar ayer a su pico máximo / Dos muertos al chocar una moto contra un paredón de contención del Puente Alsina / El papa Francisco pidió rezar por las víctimas del atentado en Estambul / Macri derogó el decreto que dispuso devolver el 15% de la coparticipación / Por seguridad cambiaron de celda ocho veces en cuatro días a "El Chapo" Guzmán / Buen tiempo y una máxima de 29 grados en la Ciudad / Macri anuncia la construcción de la autovía en la RN 5 / Independiente y San Lorenzo empataron en la apertura del Torneo de Verano 2016 / "El mundo no busca un líder en Moscú o Beijing, nos mira a nosotros", dijo Obama sobre el Estado de la Unión / Buen triunfo de Ferro sobre Weber en la Liga / La AFA resolvió que el 30 de junio a las 18 se celebren las elecciones / El ministro de Trabajo bonaerense reunió a intendentes y sindicatos para conformar Comisión de Empleo Municipal / Garavano recibió a las Madres del Dolor /

MAR DEL PLATA

7 de mayo de 2013

El puerto acumula pérdidas a casi un año de haberse quedado sin portacontenedores

En junio pasado el puerto local recibió al último buque portacontenedor. Desde entonces, miles de toneladas de mercadería se transportan vía terrestre hacia Buenos Aires. La actividad sólo podría ser recuperada a través de una obra de dragado. Pero la licitación de esos trabajos fracasó por cuestiones de costos y ahora se encaró un nuevo llamado.

 

Dentro de un mes se cumplirá un año desde que la naviera Maersk ingresara por última vez a Mar del Plata para cargar mercadería, lo que significó la desaparición de una actividad que, además de generar un intenso movimiento económico, permitía que las empresas exportadoras pudieran despachar su producción al exterior sin tener que pasar por la Capital Federal.

La falta de profundidad en el canal acceso así como en el espejo de agua interior, llevó a que en mayo de 2012 esa compañía anunciara su decisión de suspender de manera indefinida la escala de su buque Falmouth, el único que por sus reducidas dimensiones, aún podía seguir operando en un puerto que ya no ofrecía garantías ni seguridad para la navegación de embarcaciones de gran porte.

Así, la estación marítima local dejó de contar con una actividad que en 2006 había alcanzado un pico floreciente pero que por la falta de obras de mantenimiento comenzó a sufrir cada vez mayores inconvenientes hasta desaparecer.

La negativa de las navieras a seguir ingresando a Mar del Plata generó desde entonces múltiples perjuicios.

Por un lado privó a las compañías exportadoras -en su mayoría pesqueras- de la posibilidad de utilizar estas embarcaciones para despachar su mercadería de manera directa desde Mar del Plata. Por el otro, causó un enorme daño entre los trabajadores de la estiba y en decenas de empresas prestadoras de servicios y proveedoras de insumos que en la última década habían ampliado sus negocios ante las buenas perspectivas que había generado el crecimiento en el tráfico de este tipo de buques.

Pero la continua acumulación de sedimentos dentro del puerto y la falta de un mantenimiento adecuado terminaron por destruir todos los logros que se habían alcanzado a partir de 1998, cuando el puerto marplatense había recibido la última obra de dragado integral que permitió crear una terminal de contenedores. En esa terminal llegaron a operar hasta tres navieras de manera simultánea.

Obra pendiente

La realización de un nuevo dragado es una promesa latente desde agosto de 2011, cuando la presidente Cristina Fernández de Kirchner anunció que la Nación y la Provincia de Buenos Aires realizarían una inversión conjunta de 90 millones de pesos para retirar los varios millones de metros cúbicos de arena que obstruyen el canal de acceso y que se acumulan junto a los muelles.

Pero lo cierto fue que la decisión de licitar esos trabajos no se concretó sino hasta febrero pasado, con un resultado negativo ya que ninguna de las empresas internacionales que revisaron los pliegos se interesaron por participar de la compulsa.

Días atrás, el consorcio de administración del puerto resolvió insistir y, tras haber reducido la magnitud de las obras previstas, realizó un nuevo llamado a licitación.

Ahora todos cruzan los dedos para que, a pesar de que los planes no se ajusten a las acuciantes necesidades del puerto, el proceso concluya con la contratación de alguna draga.

El Falmouth, el último portacontenedor que operó en Mar del Plata, hizo su último ingreso en 12 de junio pasado cargando 1.645 toneladas de mercadería en 60 contenedores.

Así concluyó, y desde entonces para siempre, una actividad que había dado comienzos a principios de la década pasada y que, en algún momento, había generado fuertes expectativas.

El despacho de mercaderías desde Mar del Plata a través de portacontenedores arrancó en 2001 con el envío de 15.512 toneladas y tocó su punto máximo en 2006, con el despacho de más de 163 mil toneladas de las cuales, más del 95%, correspondieron a la industria pesquera (ver aparte).

Pero para ese entonces la falta de un dragado eficaz ya comenzaba a ser advertida como un problema. La falta de obras hizo que progresivamente las navieras comenzaran a suspender sus escalas. Primero lo hizo Hamburgsüd, luego Maruba y más tarde Maersk, que siguió operando hasta hace casi un año por disponer de un buque relativamente pequeño en comparación con los que suelen cargar contenedores, lo que le permitió seguir operando con relativa normalidad en medio de crecientes limitaciones.

La ausencia de portacontenedores llevó a que desde el año pasado, todas las empresas exportadoras radicadas en Mar del Plata tuvieran que recurrir a la opción de transportar su mercadería por vía terrestre para llegar a embarcarla en el puerto de Buenos Aires, afrontando un enorme sobrecosto de logística. Si bien no se disponen de cifras exactas al respecto, se calcula que desde junio del año pasado, sólo la industria pesquera debió utilizar entre 8 mil y 10 mil camiones para trasladar igual cantidad de contenedores hacia Capital Federal, a un costo adicional de entre 2.000 y 2.500 dólares cada uno sumando el valor de flete, refrigeración, servicios de seguridad y derechos y tasas portuarias y aduaneras.

COMPARTIR:

Comentarios